Comisión de Diputados comienza a estudiar ley de eutanasia en un clima tenso en la coalición y sin recibir nuevas delegaciones

escribe Leonel García 

Pasó casi un cuarto de siglo, pero Andrea no olvida cómo cambió el rostro de su padre. Del ceño fruncido, los ojos apretados y los labios crispados, señales de un dolor inaguantable y desesperante, pasó a una expresión mucho más aliviada y serena. “No quiero sufrir más”, le había dicho tres días antes a su única hija. Ella, médica de profesión, entendió el mensaje de este hombre, siempre tan vital, enérgico y destacado, completamente alejado de fatalismos, pero que en cuatro meses se había visto consumido por un cáncer de pulmón que ya había hecho metástasis en los huesos.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.