• Cotizaciones
    domingo 16 de junio de 2024

    Crédito: tasas ofrecidas por las financieras oscilan entre 35% y 123%; el promedio bajó

    Administradoras de crédito prevén que la demanda de préstamos continúe creciendo y que la menor inflación refuerce la capacidad de pago de los clientes

    Las tasas promedio para préstamos con tarjetas de crédito de las empresas administradoras de crédito disminuyeron desde la pandemia y están cerca de su mínimo desde 2016. Sin embargo, existen disparidades en el costo del crédito ofrecido, analizó Búsqueda a partir de datos de las tasas “informativas” publicadas por estas financieras y recopiladas por el Banco Central (BCU).

    Entre las financieras de mayor porte —con activos y contingencias mayores a las 150.000 unidades reajustables, unos US$ 6,7 millones—, cuatro concentraron el 75% de la cartera total de créditos en los últimos 12 meses. Son OCA, la Asociación Nacional de Afiliados (Anda), Creditel y Crédito de la Casa.

    Estas empresas históricamente han cobrado tasas menores a las del resto del sector. Pero desde la pandemia esa brecha tendió a disminuir y en marzo prácticamente se cerró a en torno a 92%, en un mercado donde las tasas van de 35% a 123% efectivo anual.

    En el caso de los créditos vía órdenes de compra —financiamiento en comercios adheridos—, solo dos de esas cuatro grandes empresas administradoras de crédito participan en este segmento. Si bien históricamente cobraron tasas promedio inferiores a las demás, durante la crisis por el Covid esa diferencia se redujo, para luego crecer y volver al nivel prepandemia (110%). En el conjunto del mercado las órdenes de compra tienen tasas de 68% a 123%.

    El BCU no dispuso de datos sobre tasas para créditos con otras modalidades, como los préstamos en efectivo.

    Negocio

    En este contexto de disparidades de tasas, de tamaño de sus carteras y de niveles de morosidad, los resultados de las 16 financieras de mayor porte también fueron disímiles. En marzo, estas empresas en su conjunto tenían créditos vigentes concedidos al sector no financiero privado que aumentaron 6,7% en valores reales —descontada la inflación— respecto a un año atrás y totalizaron el equivalente a US$ 1.230 millones, surge de los datos del BCU.

    Pero esa cifra no es representativa de todas las empresas. En ese período Crédito de Valor más que duplicó su cartera (112%) y el stock de créditos de Paigo creció 50%, mientras que hubo caídas en siete empresas (la mayor fue en Microfin, de 53%).

    La proporción de préstamos vencidos en los créditos totales dados al sector no financiero privado fue de 21%, en promedio, prácticamente igual que en marzo de 2023. Sin embargo, los niveles de morosidad oscilaron entre un mínimo de 3,5% (República Microfinanzas) y 66,4% (Microfin).

    En el primer semestre del actual ejercicio ­—de un año que cierra en setiembre—, las financieras en su conjunto ganaron unos US$ 46 millones, lo que significó una rentabilidad promedio de 6,2% calculada sobre el capital (ROE) y de 2,7% respecto del activo (ROA), ambos por debajo de su nivel de un año atrás (8,1% y 3,5%). Mientras la mayoría de las empresas generó utilidades, tres acumulan pérdidas en lo que va del ejercicio.

    Para el resto del año, desde OCA señalaron a Búsqueda que esperan un “mejor desempeño de la economía, crecimiento del salario real y corrección de precios en Argentina que deriven en una mejora del consumo y la demanda de crédito. Las proyecciones son optimistas, pero no dejan de ser desafiantes”, como fueron en 2023.

    En Anda, una organización sin fines de lucro que presta solo a sus socios, su director comercial, Ignacio Rossi, coincidió en cuanto a que, en la medida que “la economía uruguaya continúe creciendo, impulsará la demanda de créditos”. En línea con eso, destacó el “crecimiento interesante en la captación de nuevos socios”.

    Rossi informó que Anda lanzó productos nuevos, como un crédito que busca atender las necesidades que tiene una persona al momento de mudarse, con una “tasa muy preferencial (25% más IVA), a la que puede optar en diferentes plazos (tres, seis, nueve y 12 meses).

    Una fuente del sector dijo que “la morosidad sigue dura y la demanda de crédito sigue constante, pero con más nivel de endeudamiento y de peor calidad. Todo lleva a más riesgo”. A pesar de esto, ese ejecutivo estimó que su empresa podrá “cerrar el año con una ganancia”.

    Acerca de cómo las financieras incorporan la menor inflación en su negocio, esa fuente explicó que la tasa que cobran a sus clientes necesita “cubrir toda la operativa de la empresa”. Reconoció, no obstante, que un mayor poder adquisitivo de los ingresos puede mejorar la capacidad de pago de los créditos.

    Economía
    2024-05-08T18:10:00