• Cotizaciones
    jueves 06 de junio de 2024

    Destilado en Escocia: lo nuevo de Mark Knopfler

    A los 74 años el ex Dire Straits publicó One Deep River

    El tráfico está imposible. Escuche un disco de Dire Straits y disfrutará el embotellamiento. El sueldo se le terminó y tiene que llegar a fin de mes a crédito. No pasa nada, Brothers in Arms lo hará olvidarse de la malaria. La criatura no para de llorar y son las tres de la mañana. Ponga junto a la cuna One Deep River (Universal), el flamante disco de Mark Knopfler, y la angustia se transformará en remanso.

    A los 74 años, el viejo Mark se tomó su tiempo. Seis años. Parece no tener apuro. Lo bien que hizo. El otrora frontman, guitarrista y líder compositivo de Dire Straits conserva intactas las virtudes que lo distinguieron en la frondosa jungla del rock. Su identidad sonora se sostiene, como siempre, en su guitarra y en su voz. En su estilo para dibujar riffs melódicos delicados y asombrosamente pegadizos, nunca estridentes, siempre elegantes. En su fraseo suave, cadencioso, heredero del country y del blues. El paso del tiempo se traduce, como es lógico, en su timbre levemente atenuado. Pero el maestro escocés sigue dando cátedra cuando sus versos y sus punteos de viola entran en diálogo junto a sus clásicos colchones de pedal steel guitar.

    Los 12 temas son relatos entrañables que encuentran su canal en el jazz, el blues, el folk, el vals y también en los sonidos ancestrales de raíz celta. Desde la juguetona Two Pairs Of Hands, que abre el disco, a la hermosa balada que le da nombre y lo cierra. En el medio, riffs que recuerdan a los Straits como Ahead Of The Game, relatos hipnóticos como Janine y Smart Money, guitarras que aún conservan el filo de viejos rocanroles como Scavengers Yard e intros inquietantes como la de Tunnel 13 que recuerdan a la mítica entrada de Money for Nothing.

    El viejo Mark acaba de firmar uno de los discos del año y se lo agradecemos profundamente.

    Vida Cultural
    2024-05-22T19:00:00