• Cotizaciones
    viernes 12 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    El BPS vive su “mejor momento financiero de los últimos 30 años”

    Su vicepresidente dice que el reparto en la seguridad social será “de toda la vida” y se mostró a favor de un sistema complementario para sueldos más altos; “no tiene sentido” el aporte voluntario a AFAP

    Para el vicepresidente del Banco de Previsión Social (BPS), Gabriel Lagomarsino, en torno al sistema jubilatorio debe darse una discusión con “serenidad”, en parte porque ese organismo atraviesa por su “mejor momento financiero de los últimos 30 años” y se puede aprovechar una “ventana demográfica”.

    En su opinión, el régimen del reparto entre generaciones que gestiona el BPS “es algo de hoy, ayer y de toda la vida”. También piensa que debe existir otro pilar complementario para las jubilaciones que puede ser adaptando “la institucionalidad actual” de las administradoras de fondos previsionales (AFAP).

    “Hay algo psicológico, que inhibe el razonamiento. Si uno lo analiza serenamente, incorporar esto que la gente va a vivir más años es perfectamente sustentable. El país lo que tiene que lograr en estas dos o tres décadas es crecimiento económico para aprovechar la ventana de oportunidad demográfica que tenemos, porque la proporción de personas en edad de trabajar crece hasta 2040”, dijo a Búsqueda.

    Según proyecciones financieras del BPS, para 2065 la asistencia de Rentas Generales que precisará ese organismo previsional supondrá 2,5% del Producto Bruto Interno (PBI). Una población más envejecida demandará más jubilaciones que, por el aumento en la expectativa de vida, deberán pagarse por más tiempo. Pero una tasa de natalidad estancada no llevará a un incremento de la población activa que lo sustente.

    En 1996 —y con un déficit del BPS equivalente a 3,1% del PBI— se reformó el sistema previsional y surgieron dos pilares: uno de reparto intergeneracional en manos del BPS y otro de capitalización individual administrado por las AFAP. Para Lagomarsino, cuando se hizo la reforma el sistema necesitaba “cambios” en “parámetros obsoletos”, aunque “no se venía ninguna catástrofe inminente como se hizo creer”.

    En 2015, tras una pérdida de 0,6% en la cantidad de trabajadores aportantes, el BPS registró un déficit de U$S 390 millones.

    “El BPS está en el mejor momento financiero de los últimos 30 años. Ha habido una mejora importantísima más allá de coyunturas. Y eso tiene que ver con políticas de la institución pero también con el medio ambiente en el que se mueve. El empleo ha crecido, sobre todo el formal. Las finanzas del banco han mejorado porque tenemos más cotizantes”, analizó.

    “Se ha llegado a decir que gracias a la reforma no estalló el sistema de seguridad social. Pero tuvimos déficit de 3% o 4% del PBI en los años 2000. La reforma lo que está haciendo es exigir más al BPS y al gobierno, porque de lo que se recauda por aportes se transfieren U$S 1.000 millones a las administradoras. Es un dinero que antes quedaba en el BPS y ahora aumenta el déficit fiscal. Y el alivio que hoy tenemos (en pago de jubilaciones) por la existencia del ahorro individual es prácticamente marginal”, agregó.

    Según datos oficiales, al cierre de junio las AFAP pagaban 32.835 pasividades. De ellas 26% eran jubilaciones comunes y 31% correspondían a la causal por incapacidad total. Otro 29% se abonaba tras fallecimiento del afiliado mientras se encontraba en actividad.

    A su vez, en julio el BPS pagaba 439.636 jubilaciones y 250.494 pensiones.

    A futuro.

    Posibles cambios al sistema previsional empezaron a ser discutidos la semana pasada en el ámbito del Diálogo convocado por el gobierno, aunque en la primera instancia no hubo mayores coincidencias. Allí el sindicato de trabajadores del BPS anunció su intención de promover una consulta popular para eliminar las AFAP (ver Búsqueda Nº 1.885).

    “Las transferencias intergeneracionales van a jugar un rol fundamental. Para los salarios mayores tendría que haber un sistema complementario, ahí es admisible que haya un rendimiento relacionado con algún indicador. En Suecia es con el PBI, y hay variantes. Pero en los niveles de ingresos más bajos estamos hablando de (asegurar) subsistencia o de canastas básicas o de niveles de vida. Hay que analizarlo con serenidad”, opinó el jerarca.

    Este economista y funcionario del BPS desde 1977 consideró que la gestión de dicho sistema complementario “puede ser a partir de la institucionalidad actual” que comprende a tres AFAP privadas y una de capitales estatales (República). Pero esto requeriría “adaptar algunas de sus características”, acotó. “En definitiva, lo que hacen estas empresas es administrar ahorro de los trabajadores, que tendrían que tener algo que ver (en las decisiones) porque legalmente son dueños de los fondos. Es su dinero el que está ahí. Hoy hay una alienación de esa plata. Son cosas a discutir serenamente”, opinó.

    “Si se logra un crecimiento económico del 3% en el largo plazo, que es un escenario posible si hacemos bien las cosas, el PBI en el año 2100 se multiplicaría por 15 con una población que no pasaría de cuatro millones. Entonces lo que el país va a requerir es un sistema eficiente de transferencias intergeneracionales. Y esto con hipótesis nada demenciales. Para eso tenemos que seguir logrando niveles de inversión relativamente mejores, hacer crecer la tasa de actividad femenina y eliminar brechas educativas. Pero no tenemos que verlo como una catástrofe. No hay que tomar una decisión (ahora) porque se nos cae el Uruguay”, agregó.

    Aportes voluntarios “sin sentido”.

    Con la ley 16.713 que reformó el sistema de seguridad social, todos los trabajadores menores de 40 años en abril de 1996 quedaron incorporados al régimen mixto. Si bien la obligación de aportar a una AFAP comienza con un sueldo superior a los $ 43.810, el artículo 8 de la norma permite el aporte voluntario para quienes tengan un ingreso menor.

    Las AFAP han hecho hincapié en la importancia de aportar desde joven al sistema, para obtener una mejor jubilación por este pilar.

    Para Lagomarsino, dicho artículo se incorporó “simplemente para generar más mercado”, ya que desde una perspectiva de seguridad social “no tiene lógica ninguna”. Criticó además, la “incertidumbre” que provoca la tasa de interés técnica que fija el Banco Central y que forma parte del cálculo de la renta vitalicia que se cobrará por el pilar de ahorro individual. En 2012 esa tasa bajó de 3% a 1,5%, provocando una caída en esas jubilaciones.

    “La seguridad social tiene que tener previsibilidad: si aporté por determinado sueldo, saber cuál va a ser mi jubilación. Pero cuanto más extenso sea el sistema de ahorro individual menos lo asegura, porque depende de la tasa de rentabilidad, a la vez que los movimientos de la tasa técnica han generado incertidumbres. Por algo tenemos ahora la oportunidad de revertir ese artículo”, opinó el jerarca. En 2014 se aprobó la posibilidad de desafiliación de una AFAP para quienes ingresaron voluntariamente y tengan entre 40 y 50 años de edad. En su primer año de funcionamiento, 8.309 personas habían solicitado salir de su administradora entre 38.401 que pidieron asesoramiento para evaluar la opción.

    “¿Qué oportunidad tiene un joven a los 20 años de tomar una decisión con tantos parámetros y variables que después cambian? Con el artículo 8 estás volcando muchos recursos a un mercado de capitales como el uruguayo que no se caracteriza por su profundidad. ¿Y no será que estamos exigiendo, por ejemplo, al Banco de Seguros? Porque una cosa es administrar rentas vitalicias para los ingresos superiores a un tope y otra es volcar demasiado desbordando sus posibilidades. El artículo 8 genera ruidos”, estimó.

    Economía
    2016-09-29T00:00:00