• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024

    El MTSS planteará desfasar la negociación salarial en sectores que producen para el mercado interno y aquellos “transables”

    Con la aprobación de las modificaciones a la Ley de Negociación Colectiva, el gobierno finalizó las primeras tres etapas que se propuso para el levantamiento parcial de las observaciones que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hizo sobre la regulación laboral uruguaya.

    Antes de tratar esta normativa, se había incorporado en la Ley de Urgente Consideración (LUC) la “libertad” de los no huelguistas y el “derecho” a ingresar a los lugares de trabajo. Luego, en abril, se votó el proyecto que faculta a las organizaciones gremiales a tener personería jurídica.

    Pero estas tres leyes no incluyen todas las observaciones de la OIT que le valieron a Uruguay el ingreso a la “lista negra” de países que no respetan las libertades del trabajo. La disposición que el país sigue incumpliendo está referida a la competencia de los Consejos de Salarios (y, en particular, a la participación del Estado en las negociaciones).

    Con las modificaciones de la negociación colectiva convertidas en ley, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) incorpora en su agenda el debate sobre la intervención del Ejecutivo en las negociaciones salariales y la modernización de los Consejos de Salarios, según dijo a Búsqueda el subsecretario de esa cartera, Mario Arizti.

    El “punto de partida” para analizar el aggionarmiento de ese órgano de negociación es un informe que CAF-Banco de Desarrollo de América Latina entregó al MTSS.

    Negociación actualizada

    Los borradores de la Ley de Personería Jurídica y de las modificaciones de la Ley de Negociación Colectiva se analizaron primero en una comisión integrada por el MTSS y las gremiales de trabajadores y empresarios. El Ejecutivo convocará de nuevo a esa comisión para tratar los cambios que pretende hacer en los Consejos de Salarios. Más allá de los “cuestionamientos” que hace la OIT al funcionamiento de los Consejos de Salarios, en la cartera consideran necesaria su actualización.

    El MTSS planteará que haya un reagrupamiento de las mesas o que se creen nuevos grupos de actividad. Un segundo tema que presentará será el de encontrar propuestas para “atenuar las heterogeneidades que existen dentro de cada uno de los grupos” por la competitividad y la productividad de las empresas, dijo Arizti.

    El informe de CAF —que aún no fue presentado públicamente— es un “buen insumo” para avanzar en la “modernización de la negociación colectiva”, indicó el viceministro.

    La consultoría constata que un “problema” para la negociación está dado por la “heterogeneidad” de cada grupo de actividad. El documento concluye que es necesario que exista una buena “articulación” entre los niveles de negociación por rama y por empresa y sugiere que se incorpore la “productividad” en los convenios.

    Recomienda que los sectores transables y no transables —volcados al mercado interno— negocien en “momentos diferentes”. “Varios autores insisten en que habría que contemplar este punto, pero no se puede hacer de un día para el otro porque todos los convenios se vencen el 30 de junio”, comentó Arizti.

    Si se comenzara a aplicar en la décima ronda de los Consejos de Salarios, prevista para julio, algunos sectores se quedarían sin convenio durante medio año. Una solución para superar ese problema es establecer un plazo de duración de los convenios de dos años y medio. La idea del ministerio es “hacer esta recomendación, pero sin inferir en la negociación”, amplió.

    Sobre la sugerencia de productividad, Arizti dijo que es una “vieja discusión” y que hay convenios que ya incluyen cláusulas con este aspecto. El viceministro opinó que lo “más correcto” sería “fomentar” que existan indicadores de productividad pero a escala de empresa y no de sectores.

    Otro tema que recomienda la consultoría de CAF es la elaboración de un protocolo para los descuelgues de las empresas. Este es otro de los asuntos que el MTSS les propondrá a los actores sociales. “Si bien la ley actual lo permite, está bueno que haya un protocolo con un procedimiento, plazos y pruebas para determinar si procede o no el descuelgue”, detalló Arizti.

    Intervención del Estado

    La OIT recomienda que la intervención del Poder Ejecutivo en los Consejos de Salarios sea para fijar los laudos mínimos de cada categoría y no para pautar los ajustes en las remuneraciones, como sucede hoy en Uruguay. Esta es una observación hecha por el organismo que no fue levantada.

    El MTSS pondrá a discusión este tema con los actores sociales, pero ese debate requerirá, según Arizti, de “mucho diálogo” sin “apasionamiento” por ser un tema “sensible”.

    Sobre la participación del Ejecutivo, el jerarca sostuvo que las cámaras empresariales y el movimiento sindical “están en veredas contrarias, pero hay que insistir en las coincidencias. Y luego tratar de trabajar en las diferencias, pero siempre sobre un principio de acuerdo”.

    Aclaró que las modificaciones que puedan surgir en los Consejos de Salarios no afectarán “la importancia que tienen”. Recordó que durante la última campaña electoral desde la izquierda se afirmaba que el actual gobierno no convocaría a ese órgano de discusión y que lo vaciaría de “contenido”. “Hemos demostrado que no es así y en la próxima ronda tampoco lo será. Pero si lo podemos mejorar para enriquecer su funcionamiento, bienvenido”, afirmó.

    En la décima ronda de los Consejos de Salarios se sumarán cambios sobre el aggiornamiento de los Consejos de Salarios, como la reagrupación de algunas mesas de negociación. Los cambios, dijo Arizti, “profesionalizan” el proceso de negociación.

    “Todos sabemos de las fortalezas de los Consejos de Salarios. Lo que tenemos que hacer es ver qué debilidades nos puede presentar para ver cómo los podemos seguir fortaleciendo. Ese es el objetivo”, sostuvo.

    Modificaciones de la ley

    La aprobación de los cambios a la Ley de Negociación Colectiva fue rechazada por el PIT-CNT y valorada por las organizaciones patronales. De todas maneras, los empresarios decidieron mantener la queja por el incumplimiento de las observaciones de la OIT, informó El Observador el sábado 13.

    Arizti dijo que lo “único que hizo el Poder Ejecutivo” fue hacer los cambios en el sentido sugerido por la OIT y no “ingresó en otros aspectos”. El articulado votado obliga a las organizaciones a contar con personería jurídica para recibir información confidencial; establece que si el sindicato de rama no tiene representante en la empresa, los trabajadores pueden negociar; y deroga la ultraactividad, que disponía que las cláusulas aprobadas en convenios anteriores seguían vigentes en los siguientes.

    Cuando se trataba el proyecto de ley en la Cámara de Diputados, el presidente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, cuestionó que las modificaciones eran un “retroceso” para los derechos de los trabajadores porque se “deteriora” la negociación colectiva y se restringen las competencias de los Consejos de Salarios. Consultado sobre estas críticas, Arizti dijo que no existe el “riesgo” porque los cambios “no alcanzan las competencias de los Consejos de Salarios”.

    “No es del agrado de un gobierno ser observado en un convenio de un derecho fundamental. Cuando un inversor invierte en Uruguay estudia cómo es la legislación comercial, la tributaria y la laboral. No es buena cosa que vea que estamos incumpliendo un convenio importante como el de negociación colectiva. Más allá de la querella presentada por las cámaras empresariales, una vez que la OIT observa, hay que tratar de solucionar el tema”, justificó el subsecretario.

    Si bien el gobierno no levantó todas las observaciones, Arizti cree que la OIT no volverá a incluir a Uruguay en la “lista negra” porque “verifica” que está “avanzando” en dirección de subsanarlas.

    Economía
    2023-05-17T20:00:00