El Ministerio del Interior estudia en Brasil cárceles modelo para la prisión de máxima seguridad que prevé construir en Libertad

escribe Juan Pittaluga 

A las afueras de la ciudad de Vitória, en la costa este de Brasil, se encuentran las penitenciarías de seguridad máxima del estado de Espirito Santo, conocidas como PSMA I y PSMA II. Destinadas a albergar a los presos más peligrosos del estado, ambas se rigen por un estricto cronograma de rutinas que ha dado resultados contra los motines, las comunicaciones con el exterior y el enfrentamiento entre bandas, aunque también han tenido sus problemas: el PSMA I fue denunciado por insalubridad y fallas estructurales, y hace unas semanas una persona se fugó del PSMA II.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.