El Ministerio del Interior quiere aumentar los caballos para patrullar, una herramienta con más carga simbólica que eficacia táctica

5 minutos Comentar

Nº 2159 - 27 de Enero al 2 de Febrero de 2022

Luis Alberto Heber se sentía tranquilo cuando, como ministro de Transporte y Obras Públicas, concluía la jornada de trabajo y al salir de la sede en la calle Rincón veía siempre en la Plaza Matriz a dos policías montados a caballo. La imagen diaria se le hizo tan habitual todas las noches que meses después arribó al Ministerio del Interior con la idea de impulsar la caballería en la Policía Nacional como herramienta de seguridad. Encontró aprobación en las autoridades de la institución y de la Guardia Republicana para, como primer paso, adquirir más caballos y mejores uniformes para el personal que los maneja.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.