• Cotizaciones
    martes 04 de junio de 2024

    El Partido Independiente quiere reeditar la coalición y no ve posible acordar con el Frente Amplio

    ¿Cuánto puede durar el Partido Independiente en la coalición? Esta pregunta era una de las que sobrevolaba a fines de 2019 y a principios de 2020 un escenario político renovado. Se la hacían incluso algunos de los referentes de esta alianza política que daba sus primeros pasos porque intuían que ese podía ser el primer socio en salir. Además de su perfil de centroizquierda, Pablo Mieres era el líder político que se había mostrado más cauto para dar su apoyo a Luis Lacalle Pou en el balotaje, y durante la campaña electoral hasta había expresado que no haría acuerdos con Cabildo Abierto, un partido al que consideraba de “derecha pura y dura”, que luego tuvo una muy buena votación en octubre.

    El tiempo respondió aquella duda. En la recta final del período, el Partido Independiente sigue firme en el gobierno y Mieres renunciará a su cargo de ministro de Trabajo pero para afrontar una nueva campaña electoral convencido de que se debe “reeditar” la experiencia de la coalición y de que mostraron “muchas credenciales para renovar el mandato”.

    De hecho, al participar el miércoles 17 del ciclo Desayunos Candidatos de Búsqueda, aseguró que no se imagina una “posibilidad de acuerdo con el Frente Amplio”. Ni siquiera en un escenario en que la coalición de izquierda resultara ganadora de las elecciones pero sin mayoría parlamentaria. En ese caso, dijo, su partido apoyaría lo que fuera “apoyable”, pero no ve coincidencias para una coalición.

    “Si acabo de decir que el Frente Amplio se lava las manos con la reforma de la seguridad social (ver recuadro), que si gana el Frente Amplio la transformación educativa queda por el camino, si acabo de decir que el Frente Amplio es cada vez más angosto para posiciones más radicales, es muy difícil imaginar un acuerdo”, afirmó.

    En caso de que la coalición triunfe en las elecciones nacionales, Mieres anunció que a su partido le gustaría estar al frente del Ministerio de Desarrollo Social (Mides). “Si hay un nuevo gobierno, nos tenemos fe para empujar las políticas sociales de este país”.

    Mieres recordó que, como diputado en 2002 —antes de que el Frente Amplio creara el Mides en su primer gobierno—, presentó un proyecto de ley para proponer la creación de esa secretaría de Estado. Aunque en ese momento la iniciativa no prosperó, “habla de que es una preocupación central” para el Partido Independiente, consideró.

    Mieres rechazó la identificación con la “izquierda” —un rótulo que hoy “hace ruido”— pero sostuvo que su partido tiene “sensibilidad social” y preocupación por los “débiles” y la “equidad”. Entiende que su gestión al frente del Ministerio de Trabajo mostró buenos resultados y que eso debería ser valorado para confiarle a su partido la gestión del Mides.

    Desde su fundación, tanto Mieres como otros dirigentes del Partido Independiente usaron la imagen de “fiel de la balanza” para describir su función en un escenario político polarizado.

    Pese a estar convencido de la necesidad de que continúe la coalición, Mieres reconoció que varias veces sintió “incomodidad” con Cabildo Abierto como socio. Al partido liderado por Manini Ríos le cuestionó iniciativas concretas, como el intento de “empujar un cuestionamiento a la política forestal del país” o el impulso de una ley “con nombre y apellido” para personas que violaron derechos humanos durante la dictadura (en referencia al proyecto de ley que propuso prisión domiciliaria a los presos mayores de 65 años), pero también su forma de “tramitar las desavenencias”.

    “Nosotros tuvimos pulseadas con el gobierno, se podrán imaginar, pero no las ventilamos ni las transformamos en temas de debate público en aras de que priorizamos el camino juntos y la lealtad. Cabildo eligió otro camino que yo no comparto”.

    Gestión e identidad

    Hasta el 2020 el Partido Independiente había sido un “partido parlamentario” y sus aspiraciones políticas solían ser aumentar esa representación en el Poder Legislativo, relató Mieres. Al integrarse a la coalición pudo probarse en la gestión y dijo estar “muy orgulloso” de la respuesta que dieron. “Lo pasamos con muy buena nota, no solo en el Ministerio de Trabajo sino en todos los lugares que estuvimos”, afirmó.

    En particular sobre el mundo del trabajo, destacó en reiteradas ocasiones que mejoraron los niveles de empleo respecto a 2019, que se redujeron los niveles de informalidad, que hay nivel récord de registro en el Banco de Previsión Social (BPS). También resaltó la recuperación del salario real e incluso una leve mejora. Eso se hizo en un período de gobierno que debió enfrentar la pandemia del Covid-19 primero y una sequía después.

    Consultado sobre si luego de este período de gobierno su partido puede seguir siendo visto como “independiente”, Mieres aludió a algunos temas que entiende que están en el “núcleo duro” de la identidad de su partido y que lo distinguen de otros. Allí se refirió a la reforma del Estado y dijo que no están satisfechos con “los avances” logrados; señaló asignaturas pendientes en “el fortalecimiento de los organismos de transparencia” (la Junta de Transparencia y Ética Pública y el Tribunal de Cuentas) y finalmente en el combate a la pobreza infantil.

    “Ese tema nos parece central y vamos a poner todo arriba de la mesa para que en el próximo período podamos reducirla a la mitad y en 10 años bajarla a cero”, afirmó.

    En otro momento de la entrevista, Mieres dejó en claro que la llamada transformación educativa también está en el “núcleo duro” de las preocupaciones de su partido. De hecho, la calificó como “la reforma más importante” y como un elemento determinante en su posicionamiento en el escenario político porque entiende que son cambios que corren riesgo de detenerse si gana el Frente Amplio.

    “Si vos me preguntás cuál es la principal razón para que el Partido Independiente ratifique el camino de la coalición para adelante, es la certeza de que tenemos que transformar la educación”, dijo.

    Preocupación y orgullo

    A lo largo de la entrevista, Mieres se refirió en repetidas ocasiones al Frente Amplio, casi siempre en tono muy crítico. Para el ministro de Trabajo, esa fuerza política eligió “durante todo este período de gobierno estar en la vereda de enfrente” y buscó “trancar, trancar y trancar”.

    En ese contexto, consideró la decisión de Mario Bergara de bajar su precandidatura en la interna frenteamplista como una “señal preocupante”. Subrayó que “por primera vez en la historia” el espacio del astorismo-seregnismo dentro del Frente Amplio no tendrá un precandidato que lo represente en las elecciones internas. Según su lectura, eso muestra un Frente Amplio “cada vez más angosto”.

    Pese a describir un escenario político más polarizado, Mieres está convencido de que en Uruguay no existe “una grieta”, pero cree que es necesario “trabajar todos los días” para que siga siendo así. Dijo sentir “orgullo” por el sistema político y de partidos de Uruguay.

    “Tenemos un sistema que hay que cuidar entre todos sin perjuicio de que haya diferencias, y diferencias grandes, pero no en lo esencial, que son las reglas de juego, que en algún momento en Uruguay estuvieron en tela de juicio y así nos fue. Esa enseñanza para quienes somos de la generación del 83 es indeleble”, dijo.

    Y agregó: “Confío en que, aun con un Frente más a la izquierda, más escorado, más angosto, también en esas cosas podemos contar con ellos”.

    Desayunos Búsqueda
    2024-04-18T00:46:00