El berretín del cine argentino: la batalla cultural del gobierno

Gonzalo Aguilar 

El jueves 14 de marzo una multitud se juntó en las puertas del Cine Gaumont para alertar sobre los ataques que estaba recibiendo desde el gobierno nacional la industria del cine y el Incaa (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales). El Gaumont también corre el peligro de cerrar sus puertas. Fue en una época la sala de cine con la mejor pantalla y, en las últimas décadas, fue el lugar de exhibición de cine nacional con entradas muy accesibles y una fortuna variable, como cualquier sala que pasa cine alternativo o no mainstream.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA y GALERÍA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita por semana.