El gobierno considera que va logrando adhesión a su plan de desdolarización y despeja “miedo”: “Esto no es Argentina”

6 minutos Comentar

Nº 2138 - 2 al 8 de Setiembre de 2021

Alineado con el objetivo de bajar la inflación a niveles parecidos a los internacionales —más próximos a 3% anual que a 7%-8%, como los que tiene hoy Uruguay—, el gobierno multicolor se propone restablecer la confianza de las empresas y las familias en la moneda nacional. Es un plan de desdolarización a largo plazo, ya en marcha, que más adelante tiene previstas medidas tributarias o de otro tipo que operen como “incentivos” a cambios de actitudes enraizadas en lo “cultural”.

Se trata de una reforma liderada por el Banco Central (BCU). Sus referentes —con Gerardo Licandro, gerente de la Asesoría Económica, a la cabeza— comentaron los avances y algunos de los pasos que siguen en una charla convocada este 30 de agosto en la sede del organismo con cuatro periodistas, entre ellos uno de Búsqueda.

En los meses recientes los jerarcas mantuvieron reuniones y dieron seminarios con el sector empresarial. La estrategia fue la de “ganar aliados”; primero hablaron con asesores para que estos “convenzan” a los directivos de los beneficios de desdolarizar la economía, y después conversaron con los empresarios de manera directa, con el sector automotor y la construcción como “paradigmáticos”. Licandro contó que lo que surgió en esos contactos fue una comprensión del problema —básicamente, que con niveles de inflación superiores a 8% se “daña el crecimiento económico porque desaparece el mercado financiero en moneda doméstica”— y la adhesión al propósito de encontrarle solución. Los empresarios y sus asesores también hicieron planteos relativos a la necesidad de bajar el costo del crédito en moneda nacional y la escasez de financiamiento para algunas ramas de actividad como un cuello de botella, y criticaron el uso del dólar en las adquisiciones estatales y en la comunicación pública.

El BCU también presentó el plan al PIT-CNT, que mostró comprensión, según relató. Sin embargo, el gerente de la Asesoría Económica del BCU admitió que “de la palabra a la acción puede haber una distancia”, en la medida que los aumentos nominales de salarios son vistos como un “triunfo” sindical en momentos de inflación elevada.

Incentivos

Licandro aseguró que, ayudado en parte por el programa de “inclusión financiera” impulsado por gobiernos del Frente Amplio, en los últimos años se produjo un pasaje a pesos de parte de las transacciones corrientes en la economía, pero sostuvo que hay “todavía una dolarización remanente”, también por el lado de los depósitos y otras modalidades de ahorro. Persiste, en el fondo, una raíz “cultural” del problema que viene del siglo pasado y los episodios de inestabilidad que llevaron a varias generaciones a pensar en el dólar como moneda de refugio: “No llegamos hasta acá por bobos o conspiradores”, pero ahora “estamos acá, y nos damos cuenta de que esto está mal”. Agregó: “Para un economista, la cultura es un problema de coordinación. Todos estamos haciendo una determinada acción, y hay una que es mejor, pero no hay incentivo para que hubiera un movimiento solitario hacia la otra acción. Los individuos no tienen incentivos para cambiar de manera individual” el hecho de tener su “cabeza hecha en dólares”, explicó Licandro.

Esa preferencia de los uruguayos por el “billete verde” quedó visualizada en dos nuevos indicadores que el BCU presentó a los periodistas y simultáneamente publicó en su web. A uno lo denominó índice de avance en la pesificación (IAP), que mide el nivel de participación de la moneda nacional en la actividad económica: en los medios de pago; en los créditos y el ahorro en manos de las AFAP; en el desarrollo de los mercados financieros en pesos; y, el más atractivo y al mismo tiempo parcial, referido a la “dolarización cultural” (calculada como la proporción de veces que la palabra peso o sus variantes usadas en la prensa respecto a las referencias totales al concepto de moneda, una metodología que el propio organismo dice que no lo satisface plenamente). En junio pasado el IAP se ubicó en 57%, cuando 14 años antes —el inicio de la serie— se encontraba en 43%.

El miedo a Argentina

Un temor comentado por empresarios en las reuniones con los funcionarios del BCU fue que el proceso de desdolarización en Uruguay tuviera algún carácter forzoso. En su charla del lunes con los periodistas Licandro fue enfático en desmarcarse del vecino: “No esperamos que el dólar desaparezca” y “no hay nada más lejos (de la intención de) prohibir el uso del dólar de manera total o parcial (…). Esto no es Argentina, no se trata del tipo de proceso a la argentina”. Ni siquiera respecto a la fijación de los precios al público: a las reuniones la “gente llegaba con las mismas referencias” y el “miedo” de que se siguieran ejemplos argentinos.

El camino uruguayo será por la vía de “incentivos”, aunque, según dijo, el gobierno todavía no definió cuáles. Serán “una o varias iniciativas de corte regulatorio, legislativo, que se pudieran aprobar cuando la inflación hubiese bajado”.

Por otro lado, los dos sectores identificados como “paradigmáticos” —porque venden autos e inmuebles en dólares— “sintieron la responsabilidad” y se piensa en lanzar “productos específicos” para “empezar de a poco”, contó el jerarca. Si bien no entró en detalles, en el caso de los vehículos eso sería para unidades de “bajo valor”, con la idea de que haya una “cobertura temprano en la cadena” para que los concesionarios no tengan el “problema de la dolarización del precio”.

Es posible que haya algún cambio impositivo, algo que medita el Ministerio de Economía. Licandro mencionó por ejemplo el impuesto a la renta, que según dijo desincentiva la inversión en títulos de deuda en moneda nacional en un contexto de inflación todavía alta, y el IVA sobre los créditos.

Otra acción apunta a dar más referencias temporales para las empresas respecto a las tasas de interés en el mercado de crédito en pesos, y con ese fin el BCU empezó en julio a emitir Letras de Regulación Monetaria a dos años de plazo.

Economía
2021-09-01T16:14:00