El gobierno debate cómo actuar ante la ola de Covid-19 sin frenar la reactivación económica

4 minutos Comentar

Nº 2156 - 6 al 12 de Enero de 2022

Los contagios de Covid-19, con su variante ómicron ya circulando en Uruguay, se aceleraron en los últimos días provocando algunas tensiones en la atención primaria hospitalaria, aunque no en las áreas para los enfermos graves. Con ese panorama, en el Poder Ejecutivo buscan conciliar opiniones entre aquellos proclives a adoptar medidas de mayor control y quienes se resisten a dar pasos atrás, en el entendido de que ello puede frenar una recuperación económica, reconocieron a Búsqueda fuentes oficiales.

En principio, la posición que predominó hasta ahora fue la de ir monitoreando la situación sanitaria —que se entiende controlada— y continuar por el camino de la reactivación económica, con una temporada alta para el turismo que arrancó con perspectivas halagüeñas, indicaron los informantes. El asunto fue tema de conversaciones en la cúpula del gobierno.

El número de nuevos contagiados con Covid-19 fue en escalada en los últimos días. “Estamos a nivel de consultas de invierno”, aseguró a Búsqueda el ministro interino de Salud, José Luis Satdjian. “No invierno Covid, invierno común. No hay un colapso del sistema de salud ni mucho menos”, aclaró.

El Ministerio de Salud Pública actualizó el miércoles 5 las condiciones para el cumplimiento de aislamientos y la realización de test de detección de la enfermedad. Por otro lado, decidió que en febrero volverá a llevar vacunatorios a distintos pueblos del interior para acercar a quienes vivan en zonas más alejadas la tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19. Además, para ese mes Uruguay ya contará con las vacunas pediátricas, disponibles para niños de entre cinco y 11 años, y esas dosis se incluirán también en el nuevo Pueblo a Pueblo.

Optimismo e incertidumbre

Por el lado económico, los últimos datos conocidos dan optimismo a las autoridades, si bien están atentas a los acontecimientos en torno al coronavirus en el mundo. En algunos países, ante la aceleración de los contagios se vuelve a tomar medidas de distanciamiento que perjudican a las economías.

La reactivación global, fuerte hasta hace unos meses, fue lo que le permitió a Uruguay alcanzar montos récord de exportaciones en 2021 y 43% mayores a las del año anterior, informó el lunes 3 el Instituto Uruguay XXI. Esa agencia gubernamental proyecta una continuidad de la expansión en el nuevo año, aunque más moderada y “en el orden de 5%” (por encima de los US$ 12.000 millones).

Desde el gobierno también ven positivos el flujo de arribos de visitantes desde el exterior en los primeros días de enero y la actividad turística en los principales balnearios. Esa percepción es, en general, compartida por los operadores.

El director de Planeamiento y Presupuesto, Isaac Alfie, entrevistado el lunes en Radio Carve, hizo un balance optimista sobre la economía uruguaya. “Tenemos la esperanza razonable de que cuando termine el primer trimestre tengamos un indicador bastante más sólido, por encima de los niveles prepandemia”, comentó, en referencia al Producto Bruto Interno.

Al analizar los números fiscales, señaló que se espera que siga disminuyendo el déficit. Estimó que los recursos destinados a paliar los efectos del Covid-19 deberían bajar, aunque planteó: “Estamos en un momento distinto de la pandemia; (si bien es) cierto que la incertidumbre es grande, uno piensa que esto va a pasar. Si la pandemia cambia de rumbo y hay que tomar otras medidas, ese gasto no se baja”, aunque “parece lógico que pueda disminuir”.

En una línea similar, el Banco Central visualiza para el primer trimestre del año en curso que “continuaría la senda de recuperación” económica en Uruguay “impulsada en parte por la apertura de fronteras” y la reactivación del turismo, indicó en un comunicado difundido el miércoles 5 después de resolver medidas monetarias que buscan contener la inflación.

De todos modos, el organismo admitió como un riesgo que se debe tener en cuenta el “recrudecimiento de la pandemia asociado a la propagación de nuevas variantes de coronavirus y la posible desaceleración de la actividad en China causada por la crisis en el mercado inmobiliario”.

Portada
2022-01-06T00:38:00