El gobierno evalúa nuevas obras ferroviarias, que ayudarían a contrarrestar “desplome” del empleo

REDACCIÓN  

La fábrica de durmientes de portland que se estableció en Florida como consecuencia indirecta de la inversión de la segunda planta de UPM en el país terminará su trabajo este mes o el que viene, cuando se hayan entregado todos los materiales necesarios para el Ferrocarril Central. Son 100 trabajadores que, en principio, quedarán desocupados. Ese caso —que la senadora floridense Amanda Della Ventura mencionó cuando las autoridades del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) comparecieron en el Parlamento semanas atrás— sirve como ejemplo de la preocupación por los puestos que quedarán vacantes cuando se termine de ejecutar esa megainversión.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.