• Cotizaciones
    lunes 15 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    El gobierno se entusiasma con un megaproyecto de hidrógeno verde que, si se concreta, comenzará a producir en 2027 o 2028

    La producción de combustibles verdes anunciada hace pocos días por el gobierno a partir de un proyecto millonario presentado por la chilena HIF Global —seleccionado por el Grupo Ancap— significaría un “punto de inflexión” en la matriz productiva del país, con el “establecimiento de un valle del hidrógeno desde el litoral hasta Montevideo” y un impacto “igual o mayor” al que tienen las plantas de celulosa en la economía. Así lo destacó el ente energético en una presentación donde resumió el “proyecto efuels Paysandú” a autoridades del Poder Ejecutivo semanas atrás.

    Ancap indicó que HIF Global (Highly Innovative Fuels) es una empresa líder en proyectos de efuels y que el presentado para desarrollar en Uruguay requerirá una inversión cercana a los US$ 4.000 millones en total, a ejecutar “en un período de casi cuatro años”.

    El jueves 8 Ancap relató en un comunicado el proceso de selección de la propuesta de HIF Global para “avanzar hacia la inversión más grande en la historia del país en un proyecto de fuerte impacto ambiental”.

    La iniciativa surgió en la búsqueda del gobierno de desarrollar la ruta del hidrógeno verde en Uruguay, lanzada hace menos de un año.

    A fines del 2022, Alcoholes del Uruguay (Alur) realizó un llamado para codesarrollar un proyecto de producción de metanol o combustibles sintéticos a partir de dióxido de carbono (CO2) biogénico, aprovechando los activos disponibles en su planta de etanol en Paysandú y en Montevideo para la exportación de productos.

    Ese proceso culminó a principios de este mes con la selección de la empresa chilena como desarrollador privado, que prevé tomar una decisión final de inversión en 2025.

    La producción de efuels utiliza energía eléctrica (por eso la e en su denominación) renovable para hacer la electrólisis del agua y generar el hidrógeno verde, que combinado con el CO2 verde produce metanol verde. A partir de eso y luego de un proceso de síntesis es posible producir efuels o gasolina sintética para vehículos o combustible sostenible de aviación.

     

    “Disruptivo”

    “Es algo disruptivo, innovador”, dijo a Búsqueda el gerente general de Alur, Álvaro Lorenzo, entusiasmado con la millonaria iniciativa.

    Contó que representantes de la empresa chilena visitaron la planta durante el proceso de llamado competitivo y luego transmitieron estar “fuertemente comprometidos” con el proyecto para Uruguay, que pasa a ser “alta prioridad”, detrás de otro que HIF Global tiene en proceso en Texas (Estados Unidos), de US$ 6.000 millones.

    A la luz de la propuesta seleccionada, Lorenzo evaluó que las emisiones de CO2 de la planta de Alur en Paysandú se “valorizan en doble sentido”.

    Por un lado, porque HIF Global ofertó comprar a Alur las 150.000 toneladas de dióxido de carbono biogénico que genera al año, lo que equivale a un negocio de “unos US$ 10 millones”. Señaló que ese ingreso “va a impactar favorablemente en el costo del etanol que Ancap mezcla en las naftas por mandato legal”. Estimó que la reducción del costo rondaría el 10%, lo que podría llegar a traducirse en una rebaja en el precio de las naftas. Actualmente, las naftas de Ancap tienen la mezcla de 10% de etanol producido por Alur.

    Por otro lado, planteó que significa otro paso hacia la “sostenibilidad ambiental y social” que Alur tiene como “razón de ser”, porque hoy ese CO2 se va a la atmósfera y al captarlo se transformaría en materia prima de valor para los nuevos combustibles verdes.

    Lorenzo apuntó que la planta de Alur en Paysandú cumplió ocho años de operación y se encuentra “en óptimas condiciones”, que es “ultramoderna y automatizada”, y que ya en su diseño tiene previsto un espacio para la captación del CO2 que emite. Ello, dijo, es algo que también permitió recibir la propuesta del privado.

    Proyecto y tiempos

    De concretarse, HIF Global produciría 180.000 toneladas anuales de gasolina verde en una planta que se ubicaría a siete kilómetros al norte de la planta de Alur, en Paysandú. De allí captaría el 20% del carbono biogénico que precisaría; el 80% restante lo generaría y captaría de la quema de biomasa de desecho forestal y agrícola en calderas de alta eficiencia (oxicombustión) instaladas en su planta. Además produciría 100.000 toneladas de hidrógeno verde al año.

    A partir de estudios de expertos, Alur estimó que en Uruguay hay cuatro veces más biomasa de desecho forestal de lo que este proyecto demandaría.

    HIF Global prevé para desarrollar su proyecto una inversión de US$ 2.000 millones en la ingeniería e instalación de plantas de captura de carbono biogénico, electrólisis, producción de metanol y de efuels. Una cifra similar de inversión sería la que demandaría la generación y transmisión tercerizada de energías renovables de cuatro futuros parques eólicos/fotovoltaicos en Paysandú, Salto, Tacuarembó y Durazno, que el proyecto presentó complementariamente.

    Implicaría, además, inversiones en el desarrollo de infraestructuras de transporte alternativas, como fluvial, ferroviaria o incluso poliductos.

    HIF Global fue la propuesta que obtuvo mayor puntaje —en función de una matriz de 18 indicadores— en el proceso competitivo, explicó el gerente general de Alur. Además, fue la que presentó el proyecto de mayor escala y el que ofertó el precio más alto por el CO2 biogénico de Alur.

    En la evaluación se consideraron aspectos vinculados a la trayectoria de la empresa —si bien es un sector embrionario a escala mundial—; la factibilidad de acceso a la tecnología y los equipos necesarios para la instalación, y la existencia de cartas de entendimiento o memorándums con interesados en comprar su producción futura, entre otros puntos. Lorenzo mencionó que la compañía chilena tiene compradores comprometidos por nueve veces el volumen de producción previsto para Uruguay, por ejemplo.

    Otros indicadores tuvieron que ver con la posibilidad de que el Grupo Ancap tuviera acciones disponibles (HIF Global lo prevé en hasta un 30%) o la creación de empleos locales. Según lo anunciado, se prevé que la construcción ocupe a unos 2.000 trabajadores y que  en la etapa de operación cree unos 300 puestos.

    Lorenzo explicó que el proyecto de la chilena se desarrolle en varias fases.

    En el segundo semestre se llevarán a cabo los estudios de factibilidad para, en 2024, iniciar la etapa de “permisología e ingeniería”, que demandaría unos 12 meses.

    Con eso terminado, la empresa estaría en condiciones de tomar la decisión final de inversión “entre fines de 2024 y principios de 2025”. Pero dijo que para fines del próximo año iniciaría la fase con Alur, al firmar un acuerdo de adjudicación.

    La construcción de la planta e infraestructura, que según el plan iniciaría a fines de 2024, demandaría entre 33 y 39 meses para estar en condiciones de que HIF Global empiece a producir combustibles verdes en Uruguay (desde fines de 2027). Un año después, para principios de 2029, se proyecta la fecha de operación comercial en su última fase.

    Según el cronograma que comentó a Búsqueda el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, la decisión final de inversión de HIF Global se prevé “para fines de 2024, cuando se espera que comience la etapa de construcción, que llevaría tres años. La planta entraría en funcionamiento en 2027-2028”. Por tanto, agregó, el proyecto tendría “impacto favorable hacia el 2030” en el cumplimiento de los compromisos medioambientales que el país tiene a escala internacional.

    La empresa chilena, fundada en 2016, tiene entre sus accionistas mayoritarios a AME, EIG, Gemstone, Baker Hughes y Porsche. Actualmente está operando una planta piloto en Magallanes, en Chile, y tiene proyectos de escala industrial en etapa de factibilidad y de ingeniería en Estados Unidos, Chile y Australia.

    “Muy entusiasmados”

    El proyecto de HIF Global encaja en la estrategia de desarrollo del hidrógeno verde que viene impulsando el gobierno y en los lineamientos estratégicos hacia la transición energética que el Grupo Ancap también definió en este período. “En esa transformación energética que está viviendo el mundo, Uruguay ha hecho los deberes”, destacó el presidente Luis Lacalle Pou, el jueves 8, durante el anuncio de la megainversión.

    Paganini dijo a Búsqueda que la matriz de energía renovable, la disponibilidad de CO2 biogénico y de biomasa (de desecho forestal y agrícola) es algo que “distingue” a Uruguay de otras regiones del mundo para atraer este tipo de proyectos.

    Señaló que la inversión de HIF Global “es el punto inicial” para el desarrollo de la industria del hidrógeno verde a gran escala en el país. E indicó que si bien la propuesta de la empresa chilena tiene varias etapas, hay un “compromiso fuerte” y valoró la escala del proyecto porque es “la que permite alcanzar niveles de competitividad internacional”.

    Por su parte, el titular de Ancap, Alejandro Stipanicic, señaló que el proyecto de HIF Global “pone a Uruguay a la vanguardia de los países en este tipo de producción energética verde y las políticas que la están impulsando”.

    Búsqueda consultó a HIF Global sobre el proyecto. La empresa se limitó a señalar que “ve a Uruguay como un país con muchas condiciones para el desarrollo de la industria del hidrógeno”.

    “Es un gran avance, un gran impulso. Estamos muy entusiasmados”, dijo el subsecretario de Industria, Walter Verri, la semana pasada en el evento regional sobre hidrógeno verde H2LAC realizado en Río de Janeiro, aludiendo al anuncio del gobierno y la empresa chilena. Señaló que Uruguay está concretando proyectos de hidrógeno verde y derivados más rápido de lo previsto en la hoja de ruta establecida.

    Economía
    2023-06-21T21:09:00