• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    El plebiscito, una amenaza para los sectores moderados del Frente Amplio y una “oportunidad” para posicionarse

    Dirigentes afines a la consulta popular quieren “redefinir” la libertad de acción en la coalición de izquierda y sostienen que el “mensaje” tras la recolección de firmas “no se puede obviar”

    Es barajar y dar de nuevo. Así es la situación en el Frente Amplio después de que el PIT-CNT y parte de los sectores de la coalición de izquierda lograran alcanzar las firmas necesarias para forzar un plebiscito que reforme la Constitución para prohibir las AFAP en el rubro, establecer la edad mínima de jubilación en los 60 años e igualar las pensiones y jubilaciones bajas con el salario mínimo.

    El tema aterrizó en el Secretariado Ejecutivo del Frente Amplio el lunes 29, días después de que los impulsores de la propuesta entregaran más de 400.000 firmas en la Corte Electoral. La breve ronda de opiniones de los sectores que integran el órgano de conducción política frenteamplista dejó en claro que nadie hará concesiones ni cambiará su postura ante la consulta popular. No importa cuántas firmas sean.

    El problema, explicaron a Búsqueda varios dirigentes de los sectores a favor de la reforma, es que la resolución que había tomado el Frente Amplio sobre el tema era dar “libertad de acción” a los sectores para acompañar o no la recolección de firmas. Ahora que el plebiscito es un hecho varios grupos consideran que al menos es necesario rediscutir el posicionamiento de la coalición de izquierdas. El propio presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, dijo que era partidario de volver a conversar sobre el tema tras las internas de junio.

    En la Mesa Política del Frente Amplio el debate volvió a aparecer. El organismo emitió una declaración de saludo a la recolección de firmas que no contó con el aval de Convocatoria Seregnista Progresistas. El sector liderado por Mario Bergara, que recientemente adhirió a la precandidatura de Yamandú Orsi, se abstuvo de aprobar el documento, mientras que otros como el Movimiento de Participación Popular (MPP) y la Vertiente Artiguista impulsaron modificaciones al texto original para incluir una mención a que existían “diversas visiones” sobre el tema, según recogieron ayer miércoles El Observador y la diaria.

    Ahora, mientras la Corte Electoral se encarga de validar cada una de las más de 430.000 firmas presentadas por el PIT-CNT, organizaciones sociales y sectores de la izquierda, comienza a asomar el debate de qué postura tomará el Frente Amplio cuando la papeleta ya sea una opción de cara al 27 de octubre.

    La posibilidad de que se replique la libertad de acción es la salida que más se menciona en la dirigencia. Es la opción preferida por sectores que no apoyan la reforma, pero no todos quieren reeditar exactamente la postura que el Frente Amplio tuvo hasta ahora.

    “El escenario de haber entregado las firmas es un mensaje que no se puede obviar”, dijo a Búsqueda el delegado de la Liga Federal ante la Mesa Política, José Maldonado, sector que apoya la precandidatura del intendente salteño Andrés Lima. Además, sostuvo que habría que debatir qué grado de autonomía y “neutralidad” van a tener las coordinadoras y los comités de base de acá en más. “Podríamos exhortar a invitarlos a ensobrar, redoblando la apuesta”, disparó.

    Daniela Brandon, también integrante de la Mesa Política del Frente Amplio pero por el Partido Socialista, opinó a título personal que la fuerza política debería abordar esta vez la discusión de fondo, algo que no había ocurrido durante la recolección de firmas. Dado que ahora el plebiscito es un hecho, va a ser “más difícil” eludir un posicionamiento, dijo. “Es necesario saber qué es lo que piensa el Frente Amplio de esto y ver si hay condiciones de repetir la libertad de acción o no”.

    El diputado del Partido por la Victoria del Pueblo Daniel Gerhard sostuvo que tras la recolección de firmas el “escenario es otro” y ahora el Frente Amplio “va a tener que volver a decidir”, y si bien “hay compañeros que en este proceso se han expresado muy en contra y no los obligaría a cambiar de opinión, sí es importante que el Frente Amplio haga una lectura más allá de lo que se resuelva con eso”. El legislador añadió: “Sería oportuno redefinir cómo vamos a dar el debate o qué significa la libertad de acción; me cuesta pensar que los comités de base no puedan tener las papeletas por el Sí, habiendo tantas organizaciones que apoyaron esto”.

    Statu quo

    Mientras tanto, los sectores que rechazan la reforma dan por hecho que el Frente Amplio continuará con la libertad de acción, aunque sostienen que el plebiscito estorba la carrera por recuperar el gobierno.

    Dirigentes del MPP han planteado en sus actos partidarios que es inconveniente apoyar el plebiscito. “La decisión del Frente Amplio es la libertad de acción y por el momento estamos concentrados en las internas. Hay que esperar a que se validen las firmas y después veremos cómo sigue el tema”, dijo a Búsqueda la diputada Cecilia Cairo, integrante de la dirección del sector.

    El posicionamiento contra el plebiscito, empero, puede volverse una oportunidad de algunos sectores para posicionarse. Aunque en la interna del Frente Amplio descartan realizar una campaña contraria, con comando e inversión publicitaria, como lo hubo en otros casos como la reforma llamada Vivir sin Miedo, que promovía el extinto dirigente nacionalista Jorge Larrañaga, o con la baja de la edad de imputabilidad.

    Un dirigente del ala seregnista dijo a Búsqueda que, así como ocurrió en la Mesa Política, el plebiscito puede ser una oportunidad para que su bloque marque perfil y haga valer, por ejemplo, uno de los puntos de su acuerdo con Orsi: aquel que refería a que las políticas de crecimiento se debían desplegar “sobre la base del orden macroeconómico”. La discusión, señaló, también pone en juego la independencia de la fuerza política respecto del movimiento sindical, tan interpelada desde el oficialismo. La campaña sí debería incluir expresiones claras y contundentes de la dirigencia sobre por qué rechazan la reforma, explicó.

    Mientras tanto, uno de los principales actores del sector, el senador José Carlos Mahía, recordó que la posición oficial del Frente Amplio, incluida en su programa de gobierno, no es favorable al plebiscito, sino a modificar la reforma jubilatoria aprobada por el actual gobierno a través de otra ley. “Se llegó a esta recolección con libertad para sectores y militantes que entendían esa opción y para los que no lo hacíamos. No creo que sea bueno cambiar el trillo”, dijo el dirigente. Además, sostuvo que no cree que “le haga bien” al Frente Amplio rediscutir esto “en medio de un año electoral”, porque “puede generar dificultades importantes si se transforma en un eje de discusión interna”.

    La discusión interna del Frente Amplio por la seguridad social removió heridas recientes surgidas en la Mesa Política del miércoles 25 de abril, cuando no se alcanzaron las mayorías para aceptar la propuesta del Partido Colorado de impulsar un plebiscito para establecer el ingreso por concurso en los gobiernos departamentales. Los reproches apuntaron al Partido Comunista, que se opuso a ese plebiscito y que ahora promovió el saludo a la recolección de firmas en la Mesa Política. “No querían que les escupan la torta de la juntada de firmas y su celebración durante el 1° de mayo”, concluyó un legislador que respalda la precandidatura de Orsi.

    Información Nacional
    2024-05-01T23:26:00