• Cotizaciones
    jueves 13 de junio de 2024

    En medio de la crisis en la Caja de Profesionales aumentan las declaraciones de no ejercicio, con lo que se evita aportar

    Encontrar una fórmula que extienda la vida de la Caja de Profesionales (CJPPU) podría ser una ecuación matemática: si se aumentan los aportes de los activos, se retiene un porcentaje de las jubilaciones, se sube el costo de los timbres profesionales y se aplican varios cambios paramétricos, el instituto paraestatal tendría un patrimonio positivo durante 30 años. Así se solucionaría el deterioro financiero que atraviesa, que implica que sus reservas se acaben en un máximo de tres años. Pero esa ecuación no es perfecta.

    Para estimar el impacto de esas medidas, los técnicos de la CJPPU tuvieron en cuenta cómo reaccionarían los afiliados, basados en los datos históricos. Considerando este escenario —que en la jerga se le denomina “sensibilizado”—, el patrimonio se volvería negativo en el año 14.

    En las conclusiones de un informe técnico entregado al directorio de la caja —al que accedió Búsqueda— se advierte que un incremento de los aportes de los profesionales “podría acentuar el deterioro de las tasas de ejercicio que se observa históricamente”. Eso ocurriría porque, del total de aportantes, 40% son voluntarios —es decir, aportan para tener una segunda jubilación— y solo un tercio realiza exclusivamente ejercicio libre de la profesión, según informan los técnicos con datos al 2019. Un 20% de los aportantes de la caja tiene un trabajo en el que es dependiente y, a la vez, ejerce de forma libre su profesión.

    Para argumentar la afirmación, el informe señala que el aumento de 2,5 puntos porcentuales implica una suba del 15,15% en el aporte mensual de parte de los activos.

    El incremento en el aporte que propuso el directorio es de 16,5% a 19%. Sus propuestas también incluyen una retención en las jubilaciones de hasta 8% y el aumento del costo de los timbres profesionales de 15%.

    La asesora económica actuarial de la CJPPU, Jimena Pardo, explicó que el comportamiento de los profesionales tiene “cierta inercia”, según consta en el borrador del acta de una sesión de directorio de setiembre a la que accedió Búsqueda. Por ejemplo, los que declaran que no están ejerciendo en los primeros tres años “se mantienen así”, lo que es probable que persista en los próximos años por la “evidencia histórica”.

    El informe técnico estima que si se aplicaran las medidas que pretende el directorio, las tasas de ejercicio caerían 23% para los afiliados con menos de cinco años de antigüedad, un 17% para los activos de entre cinco y 10 años y 5% para los que aportan hace más de 10 años.

    Otro de los comportamientos analizados refiere a las categorías de sueldos fictos. Los profesionales no aportan según lo que facturan sino a partir de una escala dividida en 10 que se basa en sueldos ficticios (aunque el directorio le propuso al Poder Ejecutivo elevarla a 15). Cada tres años, cambian de categoría, pero, si lo deciden, pueden establecerse en una.

    El análisis también estima la cantidad de afiliados que se detendrían “de por vida” en una categoría. De aprobarse las propuestas, el número de profesionales que elija quedarse en la segunda, la tercera o la cuarta categoría aumentaría, lo que produciría menores ingresos para la caja.

    Las medidas planteadas por la CJPPU mejoran, pero no equilibran sus resultados financieros. Además, “el bajo nivel de reservas” del instituto provoca que exista un “muy escaso margen para absorber shocks exógenos negativos”, concluye el informe.

    Los datos

    Cuando un profesional recibe su título universitario, debe inscribirse en la CJPPU, ya sea para hacer la declaración jurada de ejercicio —en caso de que ejerza libremente o decida aportar de forma voluntaria— o para declarar no ejercicio. La mayoría se inclina por la última opción: del total de los afiliados (157.834), 95.009 declararon no ejercicio y 40% declaró que ejerce la profesión (62.825), según datos cerrados a agosto que la presidenta de la caja, Virginia Romero, informó a Búsqueda. La relación entre esas dos categorías es 1,5 a 1. Si se analizan solo las afiliaciones de 2022, hay un leve cambio en la tendencia: por cada dos afiliados que declaran que no ejercen, uno dijo que ejerce.

    Al hablar de una “duplicación” en las declaraciones juradas de no ejercicio, el director Francisco Rodríguez concluyó que el escenario para la CJPPU “va a ser pesimista”. En una sesión del directorio en setiembre, sostuvo que la opinión pública y de los profesionales sobre el instituto “no es muy favorable”.

    Fantasía y Einstein

    La sesión del directorio en la que Pardo presentó el impacto que tendrían las medidas siguió con una discusión entre el resto de los directores.

    Romero comentó que el “cambio paramétrico” del instituto debe ocurrir “urgentemente” y agregó: “Ya el 1º de enero de 2023 debemos empezar a recaudar”.

    El director por los pasivos, Odel Abisab, insistió en votar otras medidas, entre ellas, solicitar un préstamo “puente” al gobierno, cobrar —ya desde antes de fin de año— el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS) que pagan los profesionales y hacer una campaña de captación de quienes declaran que no ejercen. “Nosotros como institución fuimos discriminados. ¿Por qué se nos discriminó? Porque no tenemos la fuerza sindical de los bancarios. ¿Qué otra razón puede haber para decirnos que no sobre algo que se dijo que sí a la Caja Bancaria? Pedimos lo mismo; no estamos pidiendo nada que no se haya hecho. La única diferencia es que nosotros no tenemos fuerza, o no la hemos querido usar, en todo caso”, opinó Abisab.

    Luis González, director de la CJPPU designado por el Poder Ejecutivo, criticó los cuestionamientos del representante por los pasivos y los definió como “algo demasiado fantasioso”. Las propuestas de Abisab son compartidas por los directores Fernando Rodríguez y Blauco Rodríguez, pero no tienen mayoría.

    Rodríguez le contestó que las propuestas no son “fantasiosas” sino “imaginativas”. Y criticó: “Llevamos nueve meses y no hay ninguna sola idea nueva”. Ese director consideró que “no hay liderazgo” porque se hace lo mismo “hace décadas”, sin “nada nuevo como para salvar la institución”.

    “Como decía (Albert) Einstein y como lo decía mi amigo Abisab, seguimos haciendo lo mismo, por lo que obtendremos los mismos resultados”, dijo Rodríguez.

    Economía
    2022-10-05T20:46:00