• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    Gobierno se muestra conforme con la reforma jubilatoria, aunque el “agua” diluyó en 1% del PBI su impacto fiscal; técnicos dudan

    La propuesta de reforma jubilatoria que ingresó al Senado en octubre era una versión diluida del diseño original por las negociaciones que hubo entre los socios de la coalición de gobierno.

    De hecho, en el Poder Ejecutivo entendían que el texto remitido era la versión viable políticamente y que había “poco margen” para modificaciones en el trámite parlamentario. Fue en ese momento que el presidente Luis Lacalle Pou transmitió a su entorno una metáfora que meses después volvería a utilizar públicamente: el proyecto era como un vaso de leche que se fue diluyendo con agua (Búsqueda Nº 2.205).

    Después de los últimos cambios propuestos por cabildantes y colorados y votados en Diputados, el Senado le dio sanción definitiva el 27 de abril.

    Un propósito central de esta reforma es hacer sostenible desde el punto de vista financiero un sistema que es deficitario y que, según las tenencias demográficas —menos trabajadores activos por cada pasivo— requeriría cada vez mayor asistencia. Desde esa perspectiva, con todos los cambios hechos, la ley aprobada tendrá efectos menos potentes que los que se pretendía cuando se diseñó la iniciativa.

    Las proyecciones definitivas indican que el gasto que se destinará al Banco de Previsión Social (BPS) y los servicios militares y policiales representarán 10% del Producto Bruto Interno (PBI) a partir del 2070. Sin cambios en el sistema, esos egresos superarían el 13%, según cifras oficiales a las que accedió Búsqueda.

    Sin embargo, el diseño original del anteproyecto estabilizaba el gasto previsional en torno a 8,9% del PBI desde ese año. Esa diferencia —1,1 puntos del Producto— es el costo de los cambios negociados (o el “agua en la leche” a la que refirió Lacalle Pou).

    La reforma final

    Pese a las modificaciones acordadas, la reforma definitiva mantuvo su esquema básico. Crea un régimen único al igualar, a largo plazo, las reglas de los cinco subsistemas jubilatorios: el BPS, las tres cajas paraestatales (bancarios, escribanos y otros profesionales) y los servicios de retiro de militares y policiales.

    La modificación más sonada es la que sube la edad mínima de jubilación de 60 a 65 años.

    La tasa de reemplazo (el porcentaje en relación con el sueldo que se pagará como jubilación) será de 45% a partir de esa nueva edad de retiro y para quienes hayan tenido 30 años de aportes. Eso se calcula considerando el promedio mensual del salario de los 20 años de trabajo mejor pagados.

    La ley crea el suplemento solidario, un ingreso que complementa las jubilaciones más bajas según los años aportados —aunque no alcancen el mínimo exigido— y que se financia con recursos fiscales.

    Otro de los pilares de la reforma es la ampliación del pilar de las administradoras de fondos previsionales (AFAP). Aportar a una cuenta personal pasará a ser obligatorio para los nuevos trabajadores de todos los subsistemas (hoy lo es para los afiliados al BPS y si ganan más de $ 78.770 nominales), salvo la Caja Notarial. Durante la discusión legislativa a esta última entidad se la excluyó dándole tres años para evaluar los resultados de la reforma que tuvo en 2019.

    Agua en la leche

    El camino a la aprobación de la reforma comenzó con la Ley de Urgente Consideración, que creó una Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS) destinada a diagnosticar el sistema y a recomendar ideas. Funcionó desde noviembre de 2020 y durante un año, integrada por delegados de los partidos de la coalición, el Frente Amplio, el PIT-CNT, la organización de jubilados Onajpu y las cámaras empresariales.

    Las recomendaciones se aprobaron con los votos de los representantes del oficialismo y de los empresarios. Rodolfo Saldain, que presidió la CESS, siguió colaborando con el Poder Ejecutivo en la redacción del proyecto, que se basó en aquellos insumos.

    La idea original era que el aumento de la edad de retiro involucre a los nacidos a partir de 1967, pero a sugerencia de Cabildo Abierto afectará desde la generación nacida en 1973.

    En esas negociaciones, el Partido Colorado logró un cambio relevante sobre el aporte a las AFAP. El anteproyecto establecía que los aportes de los nuevos trabajadores irían 8% al régimen general y el restante 7% al ahorro individual. Esa división se cambió a 10% y 5%, respectivamente.

    La propuesta que ingresó al Parlamento bajaba el gasto previsional a 9,8% del PBI al 2070.

    En el trámite parlamentario, junto con la propuesta de cambiar los años para el cálculo del sueldo jubilatorio, a instancias de los cabildantes se acordó desglosar del proyecto la autorización para que las AFAP puedan invertir en acciones de empresas del exterior. Eso se discutirá con la próxima Rendición de Cuentas.

    Cuando el Ejecutivo aceptó estos cambios, los colorados pidieron nuevas modificaciones. Sugirieron —y fue incorporada— una nueva transición en el aumento de la edad. En vez de aumentar a 63 años el retiro a los nacidos en 1973, lo aumenta a 61, de forma de evitar un salto brusco. Así, la edad jubilatoria sube de a un año hasta llegar a los 65 a los nacidos a partir de 1977.

    Otra modificación incorporada a pedido del Partido Colorado fue la de adelantar la edad de retiro para quienes acumulen 38 años de aportes. En ese caso, podrán jubilarse desde los 63 años; quienes tengan 35 años de aportes, se podrán retirar a los 64.

    Los colorados también solicitaron una reducción del Impuesto a la Asistencia de la Seguridad Social (IASS), que se acordó discutir en la Rendición de Cuentas.

    Con las modificaciones en la ley votada, las proyecciones de los egresos totales en seguridad social se estabilizan en torno al 10,02% a partir del 2070.

    En cuanto a los resultados, con los cambios establecidos la reforma implicaría una asistencia financiera del 2,02% del PBI en ese año. Sin cambios, el déficit por ese rubro sería de 4,68% del Producto.

    El coordinador de los equipos técnicos de la reforma reiteró que es “imposible” lograr un equilibrio en el sistema previsional. “Va a haber siempre un desfinanciamiento que debe ser controlable, y ahí está la clave, que no se salga de ciertos niveles de razonabilidad”, comentó Saldain al participar de un conversatorio organizado por la Facultad de Ciencias Económicas el día que se votaba la ley.

    Proyecciones en duda

    La ley deja dos posibilidades para el aumento del suplemento solidario que crea: se puede ajustar por inflación (IPC) o según la evolución del Índice Medio de Salarios (IMS). El análisis de sostenibilidad tomó en cuenta la semisuma entre los dos índices.

    El director del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve), Gonzalo Zunino, cree que esta doble opción pone dudas sobre las proyecciones. “Si se ajusta por el IPC, los problemas de sostenibilidad fiscal parecen estar mucho más resueltos, pero la focalización de los subsidios y los problemas de suficiencia en las jubilaciones más bajas no van a quedar lo suficientemente bien resueltos; si se ajusta por el IMS, el sistema tiene un diseño mucho más deseable en la focalización de los subsidios, pero la sostenibilidad fiscal no está del todo garantizada”, afirmó el economista en ese foro académico.

    A su turno, Hugo Bai, que representó al PIT-CNT en la CESS, también cuestionó las proyecciones. Sostuvo que hay una “discrecionalidad enorme” para ajustar el suplemento solidario y que, según el criterio de ajuste, “hay una diferencia en la proyección del gasto de dos puntos del PIB”. Por lo tanto, desde su perspectiva, “la sostenibilidad no está para nada garantizada con esta reforma”.

    Consultado el 28 de abril en el programa Desayunos informales de Canal 12, Saldain dijo que en la reforma no se eligió que el ajuste se hiciera de una única manera porque el efecto se notará dentro de unos 30 años. “¿Cómo va a evolucionar la economía del país en ese proceso? No tiene sentido ponerle una rigidez porque no sabemos la capacidad económica del Uruguay. Los futuros gobiernos tienen trabajo”, alegó.

    Economía
    2023-05-03T21:25:00