• Cotizaciones
    domingo 09 de junio de 2024

    Guerra en Armenia

    Sr. Director:

    Desde el “Euromaida´n” de finales del 2013, Ucrania mira definitivamente hacia la Unio´n Europea y a la OTAN, crece un sentimiento antirruso principalmente en la parte occidental, en tanto en la parte oriental, en la regio´n del Donba´s, en la frontera rusa, las fuerzas prorrusas anunciaron las autoproclamadas Repu´blicas Populares de Donetsk y de Lugansk despue´s de la anexio´n de Crimea por parte de Rusia.

    Para el 2019 llega a la presidencia Vladi´mir Oleksa´ndrovich Zelenski, ra´pidamente en julio del 2020, participa de la iniciativa del llamado Tria´ngulo de Lublin, donde junto a Lituania y Polonia buscan promover la integracio´n y adhesio´n de Ucrania a la UE y la OTAN, aumentando asi´ las tensiones con Rusia. Finalmente Ucrania pierde el control de un veinte por ciento de su territorio a manos de Rusia.

    En tanto en Armenia se desencadeno´ la Revolucio´n de Terciopelo en 2018, que termino´ depositando en el poder al actual primer ministro Nikol Pashinian, quien tuvo su luna de miel con occidente. Recordamos las ilustres visitas que llegaban a Armenia: Justin Trudeau, primer ministro de Canada´, y Emmanuel Macron, presidente de Francia, en ocasio´n de celebrarse la cumbre de la francofoni´a en Erevan, capital de Armenia. En agosto recibio´ a la canciller de Alemania, Angela Merkel, entre otras personalidades. Para noviembre de 2019 el Gobierno de Pashinian suscribio´ el Acuerdo de Asociacio´n Integral Ampliado con la Unio´n Europea.

    Luego parece que viene el costo de la fiesta, Azerbaiya´n inicia un ataque masivo contra Artsaj Nagorno Karabagh (NK), con apoyo militar turco y armamento avanzado comprado a Israel entre otros. El apoyo turco seguramente tuvo el visto bueno de Washington, que en aquel momento era presidido por Donald Trump, quien manteni´a fuertes vi´nculos econo´micos con el cuasidictador turco Erdogan (Torres Trump en Turqui´a y Azerbaiya´n, cuyo flujo de dinero de esta u´ltima iba a terminar a las arcas de la Guardi´a Revolucionaria de Ira´n ).

    Asi´ como Ucrania perdio´ Crimea, Armenia perdio´ tres cuartas partes de Artsaj NK.

    Durante esta guerra, Rusia, que suscribe un tratado de defensa mutua con Armenia, no intervino en favor de los armenios, alegando que las acciones militares no se desarrollaban sobre territorios soberanos armenios, es ma´s, en el peri´odo previo le vendio´ armas a ambas partes. Solo intervino cuando le resulto´ conveniente a sus intereses. De esta forma dejo´ parcialmente satisfecho a Erdogan y al dictador de Azerbaiya´n, Ilham Aliev, y simultáneamente se presento´ como el salvador de los armenios de Artsaj NK, recuperando para Rusia una base militar enclavada en Azerbaiya´n que ya teni´a y le fue negada cuando la cai´da de la Unio´n Sovie´tica.

    Para Azerbaiya´n la victoria resulto´ muy incompleta, ya que no logro´ el objetivo principal: borrar la presencia de los armenios dentro de lo que los azeri´es llaman integridad territorial y, por otra parte, ahora se le suma la presencia militar rusa en su territorio. Visto los u´ltimos ataque del 13 de setiembre de este an~o de Azerbaiya´n, ahora sobre territorio soberano de Armenia, deja al descubierto el plan original: el intere´s manifiesto de los aliados turcos azeri´es es privar a Armenia de su provincia suren~a, Siunik, que limita con Ira´n y que separa a Turqui´a de Azerbaiya´n.

    A pruebas vistas, la campan~a rusa en Ucrania no esta´ avanzando de acuerdo a los intereses rusos, entonces el dictador de Azerbaiya´n aprovecho´ la oportunidad para patear el tablero e intentar nuevamente por la vi´a armada obtener ma´s concesiones por parte de Armenia. Los intereses turcos azeri´es pasan principalmente por obtener comunicacio´n entre ellos por la regio´n sur de Armenia, privar a Armenia de la frontera con Ira´n, ya que de esta forma se afianza el histo´rico proyecto panturquista y simulta´neamente privara´ a Ira´n de la frontera con Armenia, con todo lo que ello implica. Eliminada la frontera entre Armenia e Ira´n, este tendri´a solo fronteras terrestres en el norte con Azerbaiya´n y Turqui´a. La primera, aliada de Israel y Turqui´a. La segunda, una potencia regional con la cual compite y mantienen fuertes diferencias de intereses en la regio´n de Li´bano, Siria, Irak, Israel y Palestina, solo a modo de ejemplo, pero que parado´jicamente tienen problemas en comu´n, la Cuestio´n Kurda. A todo esto Ira´n ya expreso´ que para ellos resulta inadmisible la alteracio´n de dicha frontera y movilizo´ fuerzas hacia la zona, reafirmando asi´ su determinacio´n.

    En este contexto, una guerra chica tiene el potencial de generar conflictos a mayor escala teniendo en cuenta a los actores que se veri´an implicados. Directamente, por un lado, por ahora Armenia, Rusia e Ira´n, por otro, Azerbaiya´n, Turqui´a e Israel, y que por supuesto afecta los intereses de Estados Unidos y Europa, ya que la Pentalasia, la tierra de los cinco mares, es una de las zonas de inmensos recursos energe´ticos y geogra´ficamente excepcional de la cual tampoco es ajena China, que pretende establecer corredores comerciales reeditando la antigua Ruta de la Seda hacia Europa, donde justamente el llamado corredor de Zangezur en la regio´n de Syunik integra parte de su proyecto que le permitiri´a evitar pasar por Ira´n, Georgia o Rusia favoreciendo asi´ a los intereses turcos azeri´es.

    En el presente la independencia, soberani´a e integridad territorial de la actual Armenia se ve seriamente comprometida. Con un serio riesgo de nuevo genocidio, teniendo en cuenta los antecedentes y brutales crímenes de guerra cometidos por el ejército de Azerbaiyán y brigadas turcas trasplantadas a la región.

    Solo una sensata poli´tica interna en Armenia y tambie´n un equilibrado manejo de sus relaciones internacionales posibilitarán sortear esta nueva encrucijada histo´rica. El involucramiento de terceros pai´ses deberi´a considerar no hacer de Armenia una nueva Ucrania y evitar una nueva cata´strofe humanitaria como las del pasado, de la cual los armenios au´n no nos hemos recuperado.

    Por todo esto los uruguayos de origen armenio esperamos de nuestro Gobierno y Cancilleri´a una condena firme a las agresiones de Azerbaiya´n y una colaboracio´n ma´s decidida a la resolucio´n de la tema´tica de Artsaj, que solo es posible mediante el reconocimiento de su independencia fuera de la administracio´n azerbaiyana. Que haga valer los valores expresados en la Convencio´n de Montevideo de 1933 aprobados en la se´ptima Conferencia Internacional de Estados Americanos firmados a nombre de Uruguay por Luis Alberto de Herrera y Pedro Manini Ri´os, entre otros.

    El terreno ya esta´ preparado para esto, pues tanto Estados Unidos como Francia, entre otros, identificaron a Azerbaiya´n como el agresor y exigieron la retirada de las tropas azeri´es de Armenia, pero Uruguay no au´n.

    Es nuestro deseo que el Estado honre sus mejores tradiciones humanistas y sea nuevamente un ejemplo universal como lo fue cuando en 1965 tuvo la valenti´a de romper el muro del silencio construido alrededor del Genocidio armenio y de esta forma prevenir uno nuevo.

    P. D.: Mientras termino de escribir estas líneas, Azerbaiya´n vuelve a atacar a Armenia.

    Daniel Mekhjian Keosseian

    Cartas al director
    2022-10-05T22:35:25