• Cotizaciones
    martes 18 de junio de 2024

    INAU registró un récord de adopciones en 2021 y su presidente lo adjudica a los efectos de la Ley de Urgente Consideración

    Desde el sindicato rechazan el argumento de Abdala y atribuyen la mayor rapidez a que se incorporó más personal

    A pesar de que la pandemia de Covid-19 afectó el funcionamiento en distintas áreas del Estado, el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) logró cumplir una de sus principales metas. Desde que asumió como presidente del instituto el nacionalista Pablo Abdala, se fijó como prioridad mejorar el sistema de adopciones para que crezca la cantidad de niños, niñas y adolescentes que encuentran padres adoptivos.

    Para ello, en setiembre de 2020 creó el área Adopciones, que buscó jerarquizar su labor y ordenar el trabajo en la interna del INAU. El escenario de 2021 no fue sencillo para el organismo, ya que entre marzo y julio se cerraron las oficinas ante el avance de la pandemia y la valoración de las familias que aspiran a adoptar debió readecuarse a un formato virtual. A pesar de estos desafíos, ese año se alcanzó un récord de 125 adopciones, de acuerdo a datos del INAU a los que accedió Búsqueda.

    El presidente del INAU asegura que hay varias acciones que se vienen desarrollando bajo su administración que llevaron a este resultado, pero en especial apunta a la influencia que tuvo la Ley de Urgente Consideración (LUC). Entre otros puntos, la norma determinó que la evaluación de las familias aspirantes no puede superar los 18 meses.

    La cantidad de adopciones que se concretaron en 2021 es la mayor registrada en los últimos 20 años (cuando se comenzó a llevar control estadístico). En 2020 fueron 106 adopciones, en 2019 se concretaron 108 y en 2018 fueron 109 adopciones. El número más alto hasta ahora se había registrado en 2013, con 115 adopciones.

    La mayoría de las adopciones corresponden a familias radicadas en Montevideo –60 de ellas– aunque, a excepción de Salto y Flores, hubo al menos una adopción en cada uno de los demás departamentos del país. Luego de Montevideo, Paysandú es donde se dio el mayor registro con siete adopciones, seguido por Lavalleja con cinco, Maldonado, Rocha, Tacuarembó y Artigas con cuatro cada uno.

    De acuerdo a los datos de la división de Adopciones del INAU, del total hay 19 casos que corresponden a procesos que iniciaron el trámite en la Justicia y que, en opinión de Abdala, no habrían podido concretarse de no ser por los cambios normativos que impuso la LUC. Entre los 106 casos que no se iniciaron en la Justicia, unos 95 corresponden a niños, niñas y adolescentes que residían en centros de 24 horas del INAU, mientras que otros 11 se integraron a familias directamente desde el centro hospitalario o maternidad. Al analizarlo por edad, 54 tienen entre cero y dos años, 37 de tres a siete años y 15 tienen ocho o más años. Además, 53 son de sexo femenino y 53 masculino.

    En relación a quienes adoptan, de los 106 niños, niñas y adolescentes que fueron adoptados, 81 de ellos se incorporaron a núcleos familiares de parejas de distinto sexo, 22 a monoparentales y 3 a parejas del mismo sexo, de acuerdo a los datos.

    Entre los 135 artículos de la LUC que se pretenden derogar en el referéndum del 27 de marzo hay diversos temas, entre los cuales se encuentran modificaciones realizadas al sistema de adopciones –artículos 403 y 404– y la participación del INAU en organismos de la educación –artículos 172 y 185–.

    Los cambios normativos vinculados al sistema de adopciones definieron que la Justicia, con informes fundados del Instituto Técnico Forense o equipos técnicos de los juzgados especializados en la materia, pueda otorgar la adopción a una familia sin haber pasado por el proceso de selección del INAU. De este modo se buscó acelerar el proceso al evitar la demora de esperar por la evaluación del organismo.

    Abdala dijo a Búsqueda que “en todo y en parte este resultado es consecuencia de la LUC”. También atribuyó el mérito a las medidas administrativas que se tomaron. En ese sentido, en mayo se incorporaron bajo diversas modalidades 11 profesionales en Trabajo Social y en Psicología, que conformaron equipos de trabajo distribuidos en cuatro zonas del país.

    “Pero es claro que sin los cambios de la LUC estos resultados no se hubieran alcanzado y no estaríamos por el camino que estamos transitando”, insistió. “Hay 19 casos que se concretaron por la vía legal que no se hubieran podido gestionar, y sabemos que hay otros pedidos de adopción que se están gestionando. Es una buena señal que prueba que el procedimiento funciona y donde los jueces deben resolver con certeza”, agregó.

    Por último, destacó que también haya crecido el número de padres y madres que culminaron los proceso de evaluación de forma exitosa. En 2021 el Registro Único de Aspirantes cerró con 195, mientras que en 2020 fueron 78 y en 2019 unos 82.

    Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

    “No mueve la aguja”

    El sindicato de trabajadores del INAU (Suinau) tiene una visión muy diferente del impacto que tuvo la LUC. En primer lugar, afirmaron que una cifra de 125 adopciones no es un salto cualitativo con relación a años anteriores. Además, dijeron que el hecho de que 19 de las adopciones correspondan a procesos legales marca, según el gremio, que su incidencia “no mueve la aguja”.

    En diálogo con Búsqueda, el secretario general del gremio, Carlos Salaberry, aseguró que desde hace dos años se implementan medidas administrativas “buscando ampliar la cantidad de horas/hombre, y eso repercutió en la reducción de los tiempos de espera de los aspirantes”. Incluso, identifica como un momento clave cuando asumió el nuevo director de la división de Adopciones, quien solicitó que equipos locales destinados a otras funciones dentro de INAU pudieran capacitarse para ser ellos quienes realizaran las primeras entrevistas con los aspirantes a adoptar.

    Esto implicó una reducción considerable de los tiempos, según Salaberry, porque por ejemplo una pareja que vivía en Bella Unión debía viajar a Montevideo en cuatro instancias diferentes para ser entrevistada. Con este cambio, equipos locales van a los hogares de los aspirantes descentralizando la etapa de entrevista y acelerando los tiempos.

    Por otra parte, Salaberry resaltó que “el verdadero nudo” en el proceso de adopciones no está en las demoras. Si bien reconoce que la evaluación tanto de aspirantes como de niños, niñas y adolescentes para considerarlos en condición de adoptabilidad es larga, en su opinión el problema es otro. “El dato interesante es que hay más de 100 aspirantes que ya tienen el aval para adoptar y al mismo tiempo cerca de 400 chicos en condición de adoptabilidad. ¿Por qué no se juntan? El tema es que esos 100 aspirantes no quieren a ninguno de los 400 porque la realidad es que aspiran a tener un recién nacido y no chicos que ya son adolescentes o que tienen alguna discapacidad. Y allí el que queda eternizado en las listas de espera es el niño más grande”, dijo. “Ese es el nudo que sigue igual”, agregó.

    Información Nacional
    2022-02-09T22:41:00