Importadores de alimentos cuestionan controles que “agregan costos” y dudan de la “imparcialidad” del Latu; proponen crear una agencia reguladora

REDACCIÓN  

La falta de una regulación uniforme y coherente que establezca controles sanitarios y de calidad “más eficientes” es un problema “estructural” que se arrastra hace muchos años en la importación de alimentos. Pero ahora, en un momento en que los precios internacionales de los commodities están en alza y eso deja menos espacio para absorber demoras, la duplicación de procedimientos y altos costos en la estructura operativa de las empresas, la vieja problemática resurge. Y, con ello, otras alternativas para resolverla.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.