• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    Inac analizará contratar una consultoría que evalúe la autorización del uso de hormonas en la ganadería

    La iniciativa es del vicepresidente del organismo, Guido Machado; hay posiciones firmes a favor y en contra

    El vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (Inac), Guido Machado, adelantó a Agro de Búsqueda que va a proponer la contratación de una consultoría al más alto nivel para estudiar la utilización de hormonas en la producción de carne vacuna, para saber si es conveniente o no el uso de esta tecnología.

    Esta iniciativa va de la mano del notorio aumento de la faena de ganados de corral. “Si la carne con hormonas no me afecta el ingreso a ciertos mercados, creo que tengo que darle la libertad a quienes quieran utilizarlas”, dijo el jerarca.

    Por su parte, el presidente de la Mesa Nacional de Alimentación a Corral, Daniel Miranda, fue enfático al señalar que “es momento de rever la prohibición del uso de hormonas”.

    Machado explicó que el tema aún “no está” sobre la mesa del Inac, pero adelantó que lo propondrá, porque “ha aumentado notoriamente el nivel de faena de ganado de corral en Uruguay, y los números del corral con o sin hormonas son bien diferentes”.

    El vicepresidente del Inac consideró que “Uruguay tiene que hacer un estudio muy profundo de los mercados, de los procesos y de los sistemas que tiene. Se tiene que hacer con absoluta objetividad ese estudio”. Señaló que en Uruguay “estamos consumiendo carne brasilera, y en Brasil se utilizan factores de crecimiento, también en la carne porcina y en la de ave, y las importamos”.

    El representante del Ministerio de Industria en la junta de Inac consideró que ese instituto “es el ámbito adecuado”, porque allí están representadas todas las gremiales agropecuarias y la industria. “Encarar un estudio muy profundo, con absoluta seriedad como lo hace Inac siempre, me parece que en este momento tiene lugar”, dijo.

    El integrante del Partido Colorado enfatizó que el sistema de trazabilidad obligatoria de todo el ganado “es un activo del Uruguay, que lo puede utilizar para este tipo de cosas”. Consideró que “si un pequeño segmento de la producción se tiene que hacer con esta herramienta perfectamente lo podemos hacer, identificando plenamente a esos animales y estableciendo en los protocolos que debe realizar el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) a nivel de la industria (frigorífica) y de campo, como se realiza. Tener leyes laxas de cumplimiento muy estricto”.

    Machado destacó la credibilidad de Uruguay frente al mundo. “Los servicios oficiales del Uruguay, si algo tienen, es una enorme credibilidad en el mundo, y la tenemos que utilizar. No me estoy poniendo ni a favor ni en contra, digo que hay que estudiarlo y evaluarlo desde el punto de vista de los mercados y de su conveniencia económica. Evaluar profundamente el tema para luego tomar una definición”, aclaró.

    Más adelante analizó que Uruguay está compitiendo con Estados Unidos, país que produce carne corral y utiliza hormonas. “Hay una gran diferencia en términos de eficiencia de conversión debido al uso de hormonas. Eso es mucha plata. Tenemos muchos problemas arancelarios, de distancia. Antes no había prácticamente carne de corral en Uruguay y en este momento es un 20% de la faena de novillos”, remarcó.

    Por otra parte, dijo que Australia es un ejemplo claro de “cómo tenemos que trabajar”. Señaló que muchos países dividen la producción con y sin hormonas, y lo hacen de un modo muy estricto. “Obviamente no se puede vender carne con hormona a un mercado que no lo acepta. Por eso el protocolo debe de ser muy estricto y con penalizaciones muy fuertes, porque en eso va la credibilidad del país”, opinó.

    El vicepresidente del Inac confirmó que “hay antecedentes” de estudios sobre este tema pero son de hace “dos años”, e insistió en la necesidad de volver a evaluarlo, porque “todo cambia”.

    “Mi idea es contratar una consultoría al más alto nivel y analizar cómo afectaría a los mercados del Uruguay este tipo de tecnología. Si es una posibilidad importante para la economía de la cadena cárnica, un plus a favor de la producción de carne, vamos adelante. Analizar con rigurosidad como es la tradición de Inac”, concluyó.

    A favor

    Daniel Miranda, presidente de la Mesa Nacional de Alimentación a Corral, consideró que la prohibición por ley del uso de hormonas en la producción ganadera de carne se hizo correctamente en su momento, pero después de tantos años “es tiempo de repensar” el tema.

    Miranda recordó que en Uruguay el sistema del engorde a corral “prácticamente nació con la prohibición de hormonas, entonces para nosotros es algo natural”.

    Agregó que los integrantes de la gremial “hemos viajado y comparamos nuestros indicadores de producción con los de otros países, como Estados Unidos, Australia, Brasil o Argentina, y vemos una gran diferencia. En esos países está habilitado el uso de hormonas y hay mucha más eficiencia de producción que las nuestras”.

    También apuntó a que la población de Uruguay “es muy chica” y que “nuestro gran mercado es el externo”, y esa “es la primera gran diferencia” con esos países. Pero también señaló que “esos países llegan a los mejores precios y eso se suma a la mayor eficiencia. Por eso nos tenemos que preguntar ¿por qué nosotros no? Nosotros podemos hablar desde el punto de vista de la producción, del comercio y las habilitaciones, otros podrán ir dando mayores respuestas. Es un buen momento para empezar a rever este tema”.

    Si bien el tema se ha tratado informalmente dentro de la gremial, “no está dentro de las prioridades, porque entendemos que hay otros temas internos a solucionar”. De todos modos, consideró que la habilitación del uso de esa herramienta “tiene conveniencias productivas en los corrales”.

    A propósito, sostuvo que actualmente hay soluciones tecnológicas, como el sistema de trazabilidad que integra a toda la cadena cárnica. “Parecería que es algo posible y además demostrable. Vivimos gracias al comercio exterior y tenemos que demostrar la conveniencia de este uso”, opinó.

    En contra

    El empresario cárnico Pablo Carrasco, director de Conexión Ganadera y de la carne Stradivarius –que se ofrece en el mercado interno y también se exporta–, afirmó que la prohibición del uso de hormonas en la producción ganadera favorece a la exportación de carne uruguaya.

    Consideró que en caso de habilitarse esa posibilidad, se generaría una alerta entre los compradores del producto, que impondrán mayores controles para asegurarse que la carne que están comprando es libre de hormonas, y que eso entorpecería el camino de la venta de carne natural.

    Carrasco desarrolló su razonamiento diciendo que a la cadena cárnica se la puede mirar “hasta el embarque del ganado a frigorífico o pensando en ofrecerle al mundo lo que el mundo quiere”. Consideró que “el 99,99% de los productores uruguayos piensa en la cadena hasta el frigorífico, y su lógica es producir la mayor cantidad de kilos en el menor tiempo posible, y comparto ese razonamiento. Ahí se vuelven lógicas cosas como las hormonas, antibióticos, aunque no lo tengo tan claro desde el punto de vista de los corrales”.

    Pensando en la eficiencia, dijo que “si tengo que criar una raza para ser el que vende más kilos por hectárea en Uruguay elijo Braford, pero si quiero la raza que más se valoriza en el mundo elijo Angus”.

    Por otra parte comentó que “estamos en un proceso donde el valor agregado en la estancia, porteras adentro, lo estaban cosechando los frigoríficos y nunca los productores”.

    Pero Carrasco pronosticó que “se viene un mundo donde el bienestar animal, la ganadería regenerativa, es donde se agrega valor. Estamos entrando a un mundo donde el valor se agrega antes del frigorífico y la etapa industrial pasa a ser más una herramienta que el protagonista de la venta y producción de carne”.

    Sostuvo que “hoy el consumidor pide todo eso y el 20% está dispuesto a pagar más, eso es muchísimo y alcanza”. Señaló que “existen productores que están haciendo todas las cosas bien, pero no se están encontrando con el consumidor porque en el medio hay una cordillera: el comprador de carne del supermercado y el distribuidor”. Y consideró que “esa situación se va a terminar, porque la digitalización hará que productores y consumidores se encuentren y los valores serán otros”.

    Afirmó que “el consumidor que está dispuesto a pagar más pide productos naturales, bienestar animal, poco procesamiento, productos libres de hormonas y de antibióticos”. Carrasco sostuvo que “el alto valor de la carne no va a estar en los corrales”, sino “pagando el costo de hacerlo en el doble de tiempo y con mucho más riesgo, que es lo que hacemos los que engordamos ganado a pasto. Eso determinará el precio de las cosas. Por eso creo que la carne a pasto va a valer 50% más que la carne a corral, más allá de que existan nichos que pidan otra cosa”.

    El empresario opinó que “si el valor está por ese lado, Uruguay tiene una oportunidad brutal, donde no tiene competencia”. Analizó que “Argentina abandonó el pasto, Nueva Zelanda se dedica a la leche, Australia tiene carne a pasto falsa y con antibióticos, lo que hace es vender como carne a pasto vacas viejas y al 20% le da hormonas; y en el hemisferio norte no hay nada”.

    Sin embargo, subrayó que Uruguay “tiene razas británicas, las mejores pasturas templadas del mundo, una genética adaptada a engordar a pasto en el año redondo, sin nieve ni trópico”, y por eso “Uruguay pasa a ser uno de los mayores jugadores del mundo en carne a pasto auténtica”.

    Comentó su experiencia en vender ese tipo de carne en Estados Unidos. Destacó “el valor que tiene llevar la copia de un decreto o una ley que prohíbe la alimentación con subproducto animal, la prohibición del uso de antibióticos en las comidas y la prohibición de las hormonas. Y el USDA confirma que es verdad que la carne de Uruguay es así”.

    Sobre la posibilidad de utilizar la trazabilidad para segregar la carne con hormonas de la que es libre de ese producto, Carrasco dijo que “será un enorme obstáculo para el país”.

    Por último, comentó que a través del sistema de producción de carne a pasto “podemos perder negocios, de kilos de carne embarcada a frigorífico durante unos años más”, pero en el futuro “tendremos una mina de oro, una fábrica de caviar en todo el Uruguay”.

    Trazabilidad

    El director del Sistema Nacional de Identificación Ganadera (SNIG), Gabriel Osorio, confirmó a Agro de Búsqueda que es posible utilizar la trazabilidad para identificar a los animales tratados con hormonas. “Es solamente aplicarle un evento sanitario, que hoy por hoy no lo tiene. Esto exige un desarrollo, pero es posible”, dijo.

    Explicó que, en caso de aprobarse el uso de hormonas, se consideraría “evento sanitario” a los animales identificados, que requerirán de un protocolo y control “mucho más importante” que la carga del evento mismo.

    “Hay que evaluar el costo-beneficio, porque exige un desarrollo importante y una certificación. Requiere de un protocolo que es mucho más significativo que la propia lectura del sistema”, dijo.

    Afirmó que el sistema de trazabilidad “fue estudiado para agregarle todos estos aspectos sanitarios, pero el tema es que a veces no tiene el retorno ni se puede hacer el control a fondo. En este caso sería difícil. Se puede hacer pero exige controles y un desarrollo”.

    Agro
    2023-05-24T11:32:00