Interior y Fiscalía atraviesan un pico de tensión, con críticas recurrentes de policías ante una “mayor exigencia de resultados”

escribe Macarena Saavedra 

Los fiscales molestan. Son quienes tienen la tarea de llevar ante un juez a presuntos ladrones, rapiñeros, violentos, asesinos y corruptos e intentar reunir las pruebas suficientes. Durante las investigaciones cuentan con el auxilio del trabajo de los policías, que deben seguir sus órdenes. La relación institucional entre la Policía y la Fiscalía atraviesa un momento de alta tensión. En las últimas semanas, el Ministerio del Interior criticó pública y reiteradamente el trabajo de los fiscales. Sucedió al menos seis veces entre el 7 de octubre y el 12 de noviembre.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.