• Cotizaciones
    martes 23 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    La Conmebol dice que es “irónico” que Casal denuncie en la Justicia las mismas prácticas que él utiliza en Uruguay

    El empresario Francisco Paco Casal está tratando de involucrar a los tribunales de Estados Unidos “en una guerra de décadas por acaparar los beneficios” del fútbol sudamericano. Y pretende sacar provecho de la propia “víctima” al reclamar que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) lo indemnice con cientos de millones de dólares por los supuestos “daños y perjuicios” que le provocó el esquema de coimas montado para mantener los derechos de televisación de los torneos en manos de sus competidoras T&T y Full Play.

    Así lo aseguró la Conmebol en su contestación a la demanda que inició Casal en el estado de Florida, Estados Unidos.“Literalmente se han escrito libros sobre las amargas luchas por poder y dinero” en torno “al deporte favorito de América del Sur”, dijeron los abogados de la Conmebol en el escrito presentado el 24 de julio y al que accedió Búsqueda. “Incluyendo crisis dentro de la Conmebol atribuidas a la interferencia de Casal, y denuncias contra él por parte del gobierno uruguayo, algunas de las cuales, irónicamente, han involucrado acusaciones de que Casal bloqueó a sus competidores de ofertar por los derechos televisivos de los partidos de la Asociación Uruguaya de Fútbol”, añade el escrito, que pide que se desestime el caso.

    Casal presentó su demanda en la corte del Distrito Sur del estado de Florida en octubre de 2016. Demandó a la Conmebol, a los expresidentes del organismo Eugenio Figueredo y Juan Ángel Napout, a empresas vinculadas a Fox Sports, a sus directivos, a Torneos & Competencias y su extitular Alejandro Burzaco, y a Full Play y sus exdueños Hugo y Mariano Jinkis con el fin de obtener una compensación económica por los “daños” de “cientos de millones de dólares” que les provocaron a sus negocios. La denuncia, corredactada por la exembajadora de Estados Unidos en Uruguay Julissa Reynoso, sostiene que los denunciados “participaron intencionalmente en un esquema” de coimas para favorecer a algunas empresas en la asignación de los derechos de televisación de los torneos de fútbol en la región y perjudicar a las de Casal (Búsqueda Nº 1.894).

    La víctima.

    Según la respuesta de la Conmebol, Casal realizó, a través de su compañía Global Sports, “ofertas astronómicas” para adquirir los derechos de transmisión de tres torneos, y ahora inició una demanda porque la organización no rompió “sus contratos existentes” con otras compañías para acordar con él. La denuncia —prosigue el escrito— se basa en la premisa de que la Conmebol declinó de aceptar las propuestas de Global Sports (más abultadas) debido a que sus dirigentes fueron sobornados por la compañía que poseía los derechos, lo que provocó enormes pérdidas para la organización. “En otras palabras —razonó la Conmebol— los demandantes, según sus propias acusaciones, culpan a la víctima”.

    “En la medida en que los exfuncionarios de la organización hayan aceptado efectivamente pagos ilícitos a cambio de acuerdos para asignar derechos comerciales, su conducta ilegal fue adversa a la Conmebol, y le privó de ingresos significativos”, prosigue el escrito, presentado por las firmas de abogados Carey Rodríguez Milian Gonya LLP, de Miami, y Amsterdam & Partners LLP, de Londres.

    Para reforzar ese argumento de que la Conmebol fue, en todo caso, víctima de los sobornos, y no responsable, el escrito señala que en el juicio que está llevando adelante la Justicia de Nueva York —en el megacaso que investiga la corrupción en las altas esferas del fútbol mundial— la organización está cooperando con las investigaciones y no figura como perpetradora de los hechos.

    “Los demandantes, sin embargo, buscan obtener su propio pedazo de carne de la víctima”, cuestionó la Conmebol. A su juicio, la demanda pone a Casal en la “incómoda posición de alegar ser una víctima, mientras al mismo tiempo busca ser reparada por otra presunta víctima”.

    El escrito añade que la denuncia de Casal “deja en claro que las supuestas acciones ilícitas eran secretas y se realizaban a escondidas de la Conmebol, que no tenía ningún conocimiento de ellas y que por lo tanto obviamente no las autorizó, aprobó o ratificó”.

    Por tanto, argumentaron los abogados, “la Conmebol no puede ser considerada responsable del comportamiento claramente no autorizado y adverso de funcionarios desleales”.

    La Conmebol también se defendió ante la Justicia diciendo que todos los miembros de su Comité Ejecutivo están obligados por el Código de Ética de la FIFA y su Código Disciplinario, que prohíben conflictos de interés, sobornos y otras actividades corruptas. “Además, en 2013 y 2014, la Conmebol adoptó su propio Código de Ética”, que “prohíbe aceptar sobornos o regalos indebidos”, afirmó.

    No en Florida.

    Casal presentó la demanda en Florida bajo el argumento de que los perjuicios fueron sufridos en ese estado, donde está ubicada la sede de GolTV (en Miami). Además, los representantes de Full Play mantuvieron reuniones y discutieron el pago de coimas en ese estado, afirmó.

    La Conmebol, en cambio, sostuvo que Florida no tiene jurisdicción sobre el caso y que por eso debe desestimarlo. Alegó, entre otras cosas, que la empresa que ofertó por los derechos de televisación no fue GolTV, sino Global Sports, alojada en Uruguay; que no hubo fondos de los torneos de la Conmebol que se movieran a través de Florida o de los Estados Unidos, que la organización no tiene oficinas, funcionarios o negocios en ese estado, y que los demandantes no lograron probar que algún ilícito ocurriera allí.

    Burzaco, por su parte, también presentó un pedido para que se desestime el caso, pero bajo el argumento de que no corresponde que se tramite allí, sino en el juzgado de Nueva York, donde se están investigando los hechos de corrupción en la FIFA y las confederaciones regionales. “Cualesquiera sean los méritos de la demanda, no pertenece aquí. Como los demandantes admiten libremente, sus denuncias son objeto de una de las actuaciones transfronterizas de mayor alcance llevadas adelante por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos en la última década, y las pruebas y las personas y el foco de la toma de decisiones judiciales pertinentes a esa persecución han estado, por más de dos años, en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el distrito este de Nueva York”.

    En el marco de esa investigación, Burzaco se declaró culpable de pagar coimas para obtener los derechos de televisación del fútbol y está detenido en su domicilio, con vigilancia y monitoreo por GPS, mientras dura el juicio.

    La semana pasada, durante el discurso de apertura del Taller de Desarrollo para las Asociaciones Miembro de la Conmebol, el actual presidente de la organización, Alejandro Domínguez, se refirió al rol de Casal: “Acá ya no hay lugar para trampas, no hay lugar para los Burzacos, los Jinkins o los Casales. Acá vamos a hacer las cosas de forma abierta y transparente, con procesos competitivos basados en méritos, y diseñados por profesionales para optimizar los ingresos del fútbol sudamericano y asegurar que la plata llegue al desarrollo del fútbol en lugar de quedar en manos de intermediarios inescrupulosos como antes”.

    Información Nacional
    2017-08-03T00:00:00