• Cotizaciones
    martes 04 de junio de 2024

    La EMAD inauguró nueva sede en la antigua casa de la Comunidad Israelita

    La Intendencia de Montevideo compró el edificio en enero y algunas clases de la escuela ya están funcionando en sus nuevos espacios

    Tiene más de 3.500 metros cuadrados distribuidos en cinco plantas y una fachada que da a la calle Canelones y otra que mira hacia el río. El enorme edificio diseñado especialmente para la Comunidad Israelita del Uruguay Kehilá por los arquitectos Isidoro Singer y Enrique Besuievsky, a fines de los años 60, fue destinado desde su origen a albergar la vida religiosa y cultural de la Kehilá, que en hebreo significa “comunidad”.

    En enero de 2024, la Intendencia de Montevideo (IM) adquirió por US$ 2,5 millones este edificio patrimonial como nueva sede para la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático (EMAD), que lleva el nombre de su fundadora, Margarita Xirgu. La escuela no tenía un lugar propio y estaba funcionando desde 2007 en Mercedes y Eduardo Acevedo, en un espacio que quedaba pequeño para desarrollar su oferta académica.

    Fachada del nuevo edificio con retratos de diferentes generaciones de la EMAD. Foto: Javier Calvelo, adhocFOTOS

    El lunes 27 fue la inauguración y se sintió la alegría de estudiantes, egresados y docentes de la EMAD que se manifestaron durante la ceremonia con cánticos de tribuna. Los discursos estuvieron a cargo de María Inés Obaldía, directora de Cultura de la Intendencia de Montevideo, del intendente interino, Mauricio Zunino, y de la directora de la EMAD, Laura Pouso. Especialmente ovacionadas fueron dos de las figuras más representativas de la escuela y del teatro uruguayo: Levón, exdirector, docente y egresado de la EMAD, y Estela Medina, integrante de la primera generación de la escuela, discípula de Xirgu y primera actriz de la Comedia Nacional. Ellos fueron invitados a cortar la cinta junto con la exintendenta de Montevideo Carolina Cosse, Zunino y Pouso.

    “Hoy es un día de emociones, inauguramos nuestra casa propia. Es un reconocimiento justo para nuestra comunidad artística y educativa y para la educación pública en nuestro país”, dijo Pouso en una parte de su discurso. Señaló como algo simbólico que una de las caras del edificio dé hacia el río por donde llegaron tantos inmigrantes que escapaban del horror y por donde llegaron Xirgu y los padres de Levón. “Ese río que nos define y nos abraza nos enseña que las cosas van y vienen, que las tormentas pasan, que los cielos se encapotan y se despejan. Nos enseña, como el teatro, la calma y la furia. Es un horizonte, es todos los horizontes posibles, chiquilines”, dijo dirigiéndose a los estudiantes. Y de nuevo estallaron los aplausos.

    La inauguración siguió con un recorrido por el lugar, mientras los nuevos estudiantes iban representando personajes por escaleras, pasillos y salas.

    Pasada la emoción del momento, Pouso conversó con Búsqueda sobre esta nueva etapa para la EMAD, que el 14 de noviembre cumple 75 años. “La escuela estuvo solo tres años cerrada en época de la dictadura. En 75 años de vida tuvo 72 promociones. Tenemos todavía vivos egresados de la primera generación que dialogan con los jóvenes. Hay un orgullo de pertenecer a esta comunidad. Algunos de los egresados que estuvieron en la inauguración decían que les gustaría volver a hacer la escuela”.

    Levón y Estela Medina cortaron la cinta junto con las autoridades. Foto: Javier Calvelo, adhocFOTOS

    La mudanza se está haciendo por etapas. En febrero comenzaron con reparaciones y adaptaciones, que aún se continúan, y ahora están funcionando algunas clases de las carreras de Actuación y de Diseño Teatral. En julio probablemente se muden oficinas y la directora espera que a fin de año se haya mudado el 90% de la escuela.

    Con esta sede se ganaron un espacio valiosos y dos salas. Una pequeña, en homenaje a Levón, y otra enorme, que es la sala María Azambuya, destinada a espectáculos teatrales con una capacidad para 350-400 localidades. Es la que llevará más tiempo en las reformas. “Queremos que sea un teatro con escenario, luces y butacas. Los estudiantes podrán representar allí sus exámenes, que son espectáculos, pero cuando esté libre podrá haber otros con escenografía liviana sin que distorsionen los cursos”.

    Lo particular de esta sala es su cúpula, que llevará más tiempo de reparar, además de una escultura de grandes dimensiones que la artista Águeda Dicancro (Montevideo, 1938-2019) realizó especialmente para esa ubicación. “Cuando se transforme en un teatro, no siempre la escultura, que es hermosa, podrá estar a la vista. Por ahora se está exhibiendo y se verá con las autoridades de la IM si permanece en el edificio para el que fue concebida o si tendrá otro destino”, explica Pouso.

    La arquitecta Gabriela Macellaro de la IM, con el asesoramiento de Singer, es quien está llevando adelante la obra estructural que debe respetar la protección patrimonial del edificio. Para la directora, la sede va a modificar el tipo de profesional de escenografía, vestuario, iluminación, dramaturgia. “Trabajar en pequeños espacios genera producciones para pequeños espacios”, dice.

    La EMAD ofrece títulos en rubros técnicos que solo allí se enseñan. Este año para todas las formaciones ingresaron unos 250 estudiantes, eso incluye tanto las carreras tradicionales de Actuación y Diseño Teatral como la de docencia y formación continua, que se da presencial y virtual para el interior. En total están cursando 563 personas. También recibe a estudiantes internacionales mediante Erasmus, un programa de intercambio. “Tenemos un convenio con la Universidad Montpellier de Francia. En el marco de ese programa, de 12 estudiantes, seis eligieron la EMAD. Que elijan Montevideo como plaza de estudio teniendo tanta oferta internacional nos pone muy contentos”.

    En la fachada de la nueva sede grandes retratos de figuras emblemáticas de la escuela reciben a los visitantes. Con diseño de Nelson Mancebo y del equipo de Comunicación de la IM, se seleccionaron a quienes marcaron la escena en diferentes generaciones. “La idea es que sea rotativa, que cambie cada año, y que tenga un fin pedagógico. Los chiquilines empezaron a googlear a ver quiénes eran. Una cosa es que en las clases se hable de ellos, otra es que vean sus rostros cada vez que ingresan. Es un reconocimiento a los grandes del teatro”. Esos rostros, retratados por los fotógrafos Robert Yabeck, Luis Alonso y Nicolás Pereyra, son los de Xirgu, Medina, Levón, Azambuya, Victoria Césperes (actriz que murió en 2021 a los 41 años), Andrea Davidovics, Osvaldo Reyno (fundador de la carrera de Diseño Teatral) y Thelma Biral.

    “Tenemos un enorme agradecimiento hacia los fotógrafos que nos donaron esas fotografías. Hay muy pocas fotos de artistas. Que la escuela tenga esta galería en su fachada puede ser un proyecto muy lindo”.

    Dramaturgista, traductora, docente y productora, Pouso es egresada de la EMAD y vivió en París durante 10 años, donde trabajó en diversas áreas culturales. Desde febrero de 2022, es la directora de la EMAD y quedará en ese cargo hasta diciembre de 2025. “Este edificio fue creado con un espíritu solidario e inclusivo. Por eso me gusta decir que es un edificio con alma”, dice sobre la nueva sede que posiblemente el público podrá conocer el Día del Patrimonio.

    Vida Cultural
    2024-05-29T23:56:00