La Suprema Corte de Justicia revocó la sentencia que condenaba a Antel a indemnizar con más de $ 4 millones a Petinatti

4 minutos Comentar

Nº 2125 - 3 al 9 de Junio de 2021

Pese a que la demanda del comunicador Freddy Nieuchowicz —conocido como Orlando Petinatti— llegó con ventaja a la Suprema Corte de Justicia, el máximo tribunal falló a favor de Antel y anuló la indemnización de más de $ 4 millones que debía pagarle por no concretar un acuerdo publicitario.

En una sentencia firmada el 27 de mayo y notificada el miércoles 2, la Corte resolvió por unanimidad hacer lugar al recurso de casación presentado por la telefónica estatal contra la sentencia del Tribunal de Apelaciones Civil de 2º turno, que había confirmado una sentencia de primera instancia favorable al reclamo del comunicador.

En el fallo los ministros afirmaron que Petinatti no probó que la expectativa de concretar un acuerdo con Antel lo privó de realizar un contrato similar con la empresa Claro. La pérdida de ese trabajo fue uno de los argumentos centrales de Petinatti para reclamar una indemnización millonaria a la estatal.

“La inexistencia” de la propuesta de Claro

El juicio se inició en 2016 cuando Petinatti —conductor de los programas Malos pensamientos (Azul FM) y Quién quiere ser millonario, y jurado de Got Talent Uruguay (ambos transmitidos por Canal 10)— presentó una demanda contra la estatal por daños y perjuicios. El comunicador reclamó una indemnización de más de $ 8,6 millones por la no concreción de un contrato publicitario que se encontraba en una etapa avanzada de las negociaciones, pero que no obtuvo la aprobación final.

En mayo de 2019 el juez Gabriel Ohanián le dio la razón al comunicador y condenó a la estatal a pagarle $ 4,7 millones (más reajustes e intereses) por lucro cesante y daño moral. La empresa apeló y, en un fallo dividido con tres votos a favor y dos en contra, el Tribunal de Apelaciones confirmó parcialmente la condena. En la sentencia, firmada en junio de 2020, la sala redujo la indemnización a $ 3,1 millones, suma que con los ajustes e intereses superaría los $ 4 millones (Búsqueda Nº 2.123).

La estatal aseguró que no hubo mala fe ni una “ruptura intempestiva de las tratativas”, sino que el acuerdo no se concretó por restricciones presupuestales, y presentó un recurso de casación ante la Corte para que revoque la condena.

El máximo tribunal dio la razón a los agravios de Antel contra la sentencia de segunda instancia y se plegó a la posición de las dos ministras del tribunal que habían votado en forma discorde.

En su fallo la Corte coincidió con el tribunal en cuanto a que la estatal actuó de forma “desleal”. Antel “creó una razonable confianza en la conclusión del contrato a favor del actor, a la que siguió una injustificada ruptura de las negociaciones”, en una instancia en que “prácticamente ya gozaban de definitividad y concreción”, indicó.

Cuando ya estaba acordado incluso lo que cobraría el comunicador, “el contacto fue interrumpido por Antel, que dejó de contestar los requerimientos e inquietudes del actor por suscribir el acuerdo. Existió silencio, evasivas y ruptura no justificada de la negociación, por lo menos al final del tramo”, evaluó. Silencio que se mantuvo aun “a pesar de los reiterados —y suplicantes— reclamos por parte de Nieuchowicz”.

No obstante, pese a estas consideraciones, la Corte evaluó que el comunicador “no probó” un daño que lo haga merecedor de una indemnización por responsabilidad precontractual, porque “no ofreció prueba útil que acredite la oferta cursada por la empresa Claro”.

Mensajes de WhatsApp con una funcionaria de esa empresa, que “llamativamente” no fue citada a declarar, y testigos “de oídas” que relataron lo que les había contado el propio Petinatti no son suficientes para demostrar el interés real de Claro en contratarlo, evaluó la Corte. Además, no se ofició a la empresa para que “pudiera ilustrar acerca del contenido de la pretendida propuesta”.

Incluso los ministros señalaron como un hecho relevante que el comunicador estimó la oferta de Claro (es decir, el monto que dejó de percibir por esperar a Antel) en el número que le había ofrecido inicialmente la estatal. “Tal forma de intentar probar la procedencia y monto del daño revela la inexistencia de la supuesta propuesta caída, porque de haber existido (con nota de seriedad) el accionante habría fijado su precio sin recurrir a los parámetros fijados por Antel”, concluyeron.

Información Nacional
2021-06-03T01:37:00