• Cotizaciones
    domingo 14 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    La cárcel más poblada de Uruguay tendrá una clínica para adictos

    Las autoridades buscan atender a 200 presos en Santiago Vázquez

    Desde que en marzo de 2020 comenzó el gobierno, en las cárceles uruguayas hay 3.300 reclusos más. La semana pasada las personas privadas de libertad en Uruguay eran 14.961. El número ya estuvo por encima de 15.000 y antes de fin de año va a superar definitivamente esa barrera. Alrededor del 80% tiene problemas de adicciones con drogas. La cifra es aproximada porque no hay estudios generales de todo el sistema penitenciario, únicamente un monitoreo que la Administración de los Servicios de Salud del Estado realizó en 2021 a dos módulos de la Unidad 4. En su último informe anual, el comisionado parlamentario penitenciario, Juan Miguel Petit, asegura que “los datos y la evidencia indican que entre las personas que transitan una ejecucio´n penal es muy alto el consumo problema´tico de drogas”, pero que “sin embargo son totalmente insuficientes los programas y mecanismos desplegados en las unidades para dar tratamiento a quienes efectivamente desean superar su adicción”.

    Un diagnóstico similar tiene el Ministerio del Interior. “Estas carencias suponen un problema fundamental para la seguridad pública, dado que el uso problemático de drogas explica gran parte de las transgresiones delictivas y de las dificultades de los liberados para no reincidir”, dice la Estrategia de Seguridad Integral y Preventiva presentada en julio por Diego Sanjurjo, asesor del ministro Luis Alberto Heber. El documento, discutido entre todos los partidos políticos, propone medidas para mejorar la seguridad del país. Una se enfoca específicamente en la atención a penados con adicciones. Y se pondrá en marcha en breve.

    “La estamos concretando con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que seguramente se firme en octubre. Hace muchos meses que venimos trabajando en esto”, dijo Sanjurjo a Búsqueda.

    La propuesta implica transformar un módulo de la Unidad 4 de Santiago Vázquez —ex-Comcar— en una clínica que atenderá a 200 reclusos. “Vamos a seleccionar a los internos con más problemas de droga y a tratarlos dentro del Comcar. Tendrán un espacio, con personas especializadas, con técnicos en la materia, para trabajar en las adicciones”, afirmó Luis Mendoza, director del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR).

    Mendoza participó el miércoles 9 en la Cámara de Senadores en un evento organizado por el Consejo de Política Criminal y Penitenciaria, un órgano asesor del Ministerio del Interior creado en 2021. La actividad debatió la utilización de drogas en las prisiones y el jerarca del INR fue tajante sobre la situación. “La droga para nosotros es un flagelo. Tenemos adictos, presos de la droga, que los lleva a cometer delitos. Muchas veces llegan al sistema penitenciario por robar, por delinquir para conseguir droga. Los recibimos pero tenemos que trabajar en las adicciones, en la causa que los llevó a que estuvieran privados de libertad”.

    La nueva clínica del Comcar está pensada a partir de la estrategia impulsada por Sanjurjo, quien con la llegada de Heber asumió más preponderancia en las políticas de seguridad del gobierno. La iniciativa plantea “reducir el uso problemático de drogas y sus riesgos asociados entre personas privadas de libertad, así como la reincidencia delictiva asociada al mismo”, con la “creación de un dispositivo multifuncional de tratamiento residencial en una de las unidades penitenciarias de la zona metropolitana, con espacios de internación, espacios para intervenciones individuales y grupales, y espacios para el equipo técnico”.

    No se dan detalles concretos acerca de la atención y de los métodos, más allá de puntos generales como la realización de diagnósticos, la incorporación de recursos humanos y materiales y la capacitación de personal. En enero, durante un evento del INR, Heber afirmó que el ministerio iba a adaptar a Uruguay una iniciativa de la Unión Europea que enfoca el tema de manera “muy sólida y muy concreta”.

    Como referencia se puede tomar la Estrategia de la UE sobre Drogas 2021-2025, a cargo del Consejo de la Unión Europea, que explica que el internamiento en un centro penitenciario es una oportunidad de control y rehabilitación para la persona. “Es necesario prestar servicios de tratamiento de la drogodependencia —con inclusión de las terapias con agonistas opiáceos—, rehabilitación y recuperación a los delincuentes consumidores de drogas”, sugiere. El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías también produjo un estudio sobre el tema que analiza las distintas intervenciones que se hacen en los países de la UE: evaluación de la salud del prisionero y su desintoxicación al ingresar a la cárcel; tratamiento en reclusión mediante comunidades terapéuticas, asesoramiento psicosocial y sustitución de opiáceos; reducción de daños con programas de agujas y jeringas limpias y seguras, y preparación para la liberación y la reintegración social con capacitaciones sobre prevención de sobredosis que incluyen la distribución de naloxona, un medicamento que revierte rápidamente los efectos de opioides.

    En Uruguay el abordaje público contra el uso de drogas en cárceles está diseñado por la Junta Nacional de Drogas y es ejecutado por funcionarios de la Red Nacional de Drogas (Renadro), el INR y el Sistema de Atención Integral para las Personas Privadas de Libertad (SAI-PPL) de ASSE. En 2022 este programa atendió a 344 presos. Organizaciones no gubernamentales también trabajan en el tema y el año pasado se ocuparon de 149 personas, por lo que los pacientes en monitoreo son menos del 4% del total de la población carcelaria. “Es un gran porcentaje de la población carcelaria que nos queda por trabajar, porque nuestra obligación no es solo aplicar medidas de seguridad y darles trabajo y estudio, sino tratarlos en salud mental y en adicciones”, dijo Mendoza.

    Links

    En enero, durante un evento del INR, Heber afirmó que el ministerio iba a adaptar a Uruguay una iniciativa de la Unión Europea que enfoca el tema de manera “muy sólida y muy concreta”.

    https://www.busqueda.com.uy/Secciones/El-Ministerio-del-Interior-apelara-a-un-programa-internacional-para-combatir-la-adiccion-a-las-drogas-dentro-de-las-carceles-uc55373

    Información Nacional
    2023-08-27T08:57:00