• Cotizaciones
    sábado 22 de junio de 2024

    La gran película uruguaya que busca ser salvada

    El colectivo Cine Casero presentó su investigación sobre la Colección Carlos Alonso

    El propósito, se cree, fue el de filmar una película para cada uno de los 19 departamentos del país. Un registro frente a cámara que retratase los paisajes, ciudades, pobladores y costumbres a lo largo del territorio y que, en conjunto, formara una obra sin igual. Bajo el nombre de El gran film del Uruguay, el histórico cineasta uruguayo Carlos Alonso (1886-1953) capturó, entre 1920 y 1940, una serie de imágenes que revelarían la transformación hacia el futuro de un Uruguay en construcción.

    Gracias a la labor reciente de un grupo de investigadores dedicados a la recuperación, preservación y difusión del audiovisual nacional, la obra de Alonso, desperdigada en una colección de 40 latas de película, puede ser ahora estudiada bajo una nueva mirada que, por lo pronto, exige una especial atención a su resguardo y cuidado futuro.

    En el marco del Día del Patrimonio Audiovisual, se presentaron en la Universidad Católica del Uruguay (UCU) los resultados de la investigación El gran film del Uruguay, un proyecto dedicado a la inspección y puesta en valor de la Colección Carlos Alonso que toma el nombre del posible magnus opus del realizador.

    La investigación fue encabezada por Felipe Bellocq, Carolina Curti, Macarena Fernández Puig y Julieta Keldjian, docentes e investigadores en el área audiovisual que integran Cine Casero, un colectivo abocado a la preservación y difusión de registros audiovisuales familiares.

    Considerada la colección fílmica “más numerosa, temprana y abarcativa en términos territoriales del país en clave documental”, según lo establece el reporte de los investigadores, la Colección Alonso está compuesta por cuatro decenas de latas de película que no habían sido estudiadas en profundidad hasta ahora. El material es propiedad del Archivo Nacional de la Imagen y la Palabra (ANIP) del Sodre y ha sido conservado dentro del Archivo Fílmico de Cinemateca.

    Como colectivo, Cine Casero emprendió, en un trabajo de cuatro años, la inspección técnica y un registro fotográfico del material con el fin de diagnosticar el estado de conservación de las películas, abogar por su preservación, preparar los rollos para su futura digitalización y confirmar si esas piezas formaban parte del puzzle perdido llamado El gran film del Uruguay.

    “Queríamos hacer una fotografía completa de la colección”, resume, en diálogo con Búsqueda, Keldjian, profesora e investigadora del Departamento de Humanidades de la UCU y mentora del trabajo liderado por Bellocq, Curti y Fernández Puig.

    Antecedentes

    Los orígenes de la investigación se encuentran en otro proyecto de recuperación de Cine Casero que los llevó hasta el litoral del río Uruguay.

    Paysandú: bella y heroica ciudad del litoral es una película documental sobre la ciudad cuyo origen se remonta a la década de 1940 y que está compuesta por ocho rollos de nitrato. Las latas fueron encontradas por Cine Casero en 2015 en la casa del editor televisivo Nilsen Viazzo. Fue durante la investigación y recuperación de Paysandú: bella y heroica, realizada entre 2015 y 2017, que los investigadores dieron con un recorte de diario que los lanzaría a su próxima aventura.

    En una nota publicada en el diario El Telégrafo de Paysandú de 1938, se leía lo siguiente: “Nos visitó el señor Carlos Alonso, quien nos informó que en breve iniciará la filmación de los aspectos más interesantes de Paysandú; (...) ha filmado ya una gran parte de los departamentos de la República para el ‘Gran Film del Uruguay’”.

    Alonso ocupa un lugar de peso dentro de la cinematografía nacional debido a su labor como realizador de El pequeño héroe del Arroyo del Oro, película muda de 1929 que reconstruye la tragedia de Dionisio Díaz y que es considerada una de las primeras ficciones dentro del cine uruguayo.

    Tras verlo nombrado en aquel artículo de El Telégrafo, los investigadores se preguntaron si Paysandú: bella y heroica podría formar parte del titánico proyecto mencionado por Alonso. Sabían que dentro del Archivo Fílmico de Cinemateca se encontraba una serie de latas guardadas bajo el nombre Colección Alonso y que varias de ellas estaban etiquetadas con los nombres de diferentes departamentos del interior del Uruguay.

    Como puntapié fundamental para su trabajo, la investigación obtuvo un fondo económico del Programa de Archivos Modernos en Peligro de la Biblioteca de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), así como el apoyo de instituciones y organismos nacionales como el Sodre, la UCU y el Laboratorio de Preservación Audiovisual del Archivo General de la Universidad de la República.

    Fue en una habitación especialmente creada dentro de la ANIP donde se armó una estación de trabajo para la inspección física del material, que requiere de condiciones especiales para su tratamiento. El proyecto implicó la evaluación del estado de conservación de las películas, así como el desarrollo de un plan de jerarquización de prioridades para su conservación Durante el trabajo se fotografió una selección de los fotogramas capturados de los rollos que resultó en 8 GB de fotografías.

    “El muestreo nos permitió tener un soporte visual mientras no se digitalice”, señaló Keldjian. “Fotografiar varios fotogramas e incluir las perforaciones nos da información sobre el tipo de material en el que se filmó, la marca del fabricante, el año de fabricación y hasta permite detectar cómo se ha manipulado. Son metadatos útiles para tener un control de estos materiales en el futuro”.

    Los datos muestran filmaciones que Alonso realizó en nueve departamentos: Tacuarembó, Flores, Artigas, Soriano, Colonia, Durazno, Treinta y Tres, Río Negro y Rivera.

    “Empezamos a ver imágenes de un rigor estético impresionante de todo lo que se podía documentar en aquella época en esos parajes”, detalló Bellocq. “Se ven las cosas más increíbles a nivel de paisajes, establecimientos rurales, la vida en el campo, actividades ganaderas, gauchos, plantación de árboles y creación de infraestructura. Se ve la modernidad llegando al interior”.

    Keldjian agregó que se ve una voluntad en retratar a un Uruguay avanzado que es pujante. “Las ciudades del interior están mostradas con su arquitectura en pleno esplendor, con su vida urbana y con las calles pobladas de personas”.

    La experiencia también llevó al equipo a Treinta Tres, departamento originario de Alonso. Fue allí, y bajo la invitación a la ciudadanía de participar de las experiencias colectivas de Cine Casero, que dieron con el historiador Gerardo González, quien al estar en contacto con un descendiente de Alonso les dio un álbum familiar realizado por su hija que incluía un relevamiento de toda la prensa uruguaya por donde Alonso iba pasando y promocionando sus proyectos fílmicos. “Nos dio un caudal de información riquísimo para entender mejor la dinámica de producción de estas películas y su contexto histórico”, apuntó Bellocq.

    La investigación estipula como hipótesis que durante tres años Alonso realizó una gira en Uruguay exhibiendo El pequeño héroe del Arroyo del Oro, que llevaba en sus latas. Una vez arribado a los departamentos, visitaba los medios de prensa local para anunciar su llegada e invitar a instituciones y negocios a participar, y financiar, el registro documental que propuso con cada visita.

    “La película que él anunciaba en El Telégrafo no está referenciada en los materiales, ni en sus títulos ni en los créditos de la película porque creemos que el emprendimiento en sí no terminó siendo un proyecto cerrado, sino uno que atravesó varios cambios durante su desarrollo”, señaló Bellocq.

    A futuro, el equipo de Cine Casero advierte que la Colección Carlos Alonso afronta el peligro de un deterioro gradual si se mantiene bajo sus condiciones actuales. En ese sentido, el equipo espera que desde el Sodre se utilice la investigación para emprender una segunda etapa de trabajo de digitalización que permita ver las filmaciones de Alonso como fueron creadas. “La colección se va a seguir deteriorando. Se tienen que planificar acciones de preservación en el futuro para una de las colecciones fílmicas más importantes de nuestro país”, aseguró Keldjian.

    Vida Cultural
    2022-10-26T23:52:00