• Cotizaciones
    domingo 14 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    La lluvia y las declaraciones de Fernández y Mujica le dan un respiro al gobierno, en medio de la emergencia hídrica

    Una oportunidad en el medio de la crisis. Y también un alivio, un pequeño respiro, en la batalla política con la oposición. Así evaluaron en la Torre Ejecutiva las repercusiones que tuvieron dos declaraciones casi que a la misma vez del presidente argentino, Alberto Fernández, y del exmandatario José Mujica sobre la situación del agua potable en Montevideo y su zona metropolitana. Por distintos motivos, los dichos de ambos desviaron por un rato el incómodo foco que tiene encima el oficialismo en este asunto. La discusión fue para otro lado. Y eso sirve para descomprimir mientras los reportes meteorológicos anuncian más lluvias.

    El domingo 9, durante la inauguración del primer tramo del gasoducto Presidente Néstor Kirchner, al oeste de Buenos Aires, Fernández habló sobre los “desafíos del cambio climático” y dirigió su mirada hacia Uruguay. “Ya está visto. Lo vivimos en la sequía y lo vive Uruguay, donde en Montevideo abren las canillas y el agua no sale”, dijo. Y entonces, la oportunidad. Porque el sistema político local salió casi en bloque a cuestionar la imprecisión en las palabras del mandatario argentino.

    El que empezó la reacción fue el propio presidente de la República, Luis Lacalle Pou. “Puede ser por dos razones: mala intención, que la descarto, o por ignorancia, simplemente”, respondió en rueda de prensa. Y le agregó, con algo de sorna, a su par argentino que basta con “leer en Internet” sobre este asunto y allí se va a “enterar enseguida, si quiere tener la información correcta”.

    Además, dijo que ya le había trasladado sus comentarios al embajador de Argentina en Uruguay, Alberto Iribarne. Y que el canciller Francisco Bustillo también había hecho gestiones diplomáticas para aclarar los tantos. Fernández le dio al gobierno la oportunidad de pasar a la ofensiva en una emergencia que lo tiene en jaque. A Lacalle Pou le siguieron otras reacciones. El senador blanco Sebastián da Silva aprovechó para chicanear a la oposición. “Internacionalizaron la militancia por la sequía. Ahora es el ídolo de (Yamandú) Orsi el que miente”, escribió en su cuenta de Twitter. El ministro de Turismo, Tabaré Viera, dijo ayer miércoles que le daba “mucha pena que un presidente diga una fake news”. “Todos sabemos que tenemos dificultades con el agua, estamos preocupados, pero el abastecimiento de agua está asegurado”, señaló en declaraciones recogidas por Montevideo Portal. Una fuente del gobierno comentó a Búsqueda que tanto las declaraciones de Fernández, así como una serie de informes “sensacionalistas” que vienen llevando a cabo distintos medios argentinos sobre la crisis hídrica, despierta un sentimiento de “unidad” y “patriotismo” que le da un “respiro” al oficialismo en medio de la emergencia. “Está equivocado, le erró”, señaló el presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, sobre los dichos de Fernández. En el gobierno hay quienes comparan esta situación con la fractura, con puentes cortados, por la instalación de las papeleras en Fray Bentos.

    El embajador argentino dijo a Búsqueda que pese a este cortocircuito binacional, las relaciones entre Argentina y Uruguay “continúan siendo muy buenas”. “Más allá de las conversaciones mantenidas en los últimos días, el vínculo entre los dos países encuentra sus bases en los tradicionales lazos de hermandad, que continúan vigentes y se replican tanto a nivel nacional como subnacional”, destacó. “La relación entre los pueblos es muy profunda y se evidencia en el permanente intercambio en el ámbito comercial, artístico, educativo, turístico, deportivo”, añadió.

    Unos días antes de la salida en falso del mandatario argentino, el expresidente José Mujica hizo mea culpa. Y subrayó que la situación de crisis con el agua es de responsabilidad compartida con los gobiernos frenteamplistas. “Tendríamos que haber arrancado antes. Se me van a enojar, nos dormimos todos, compartamos la responsabilidad. (...) Podríamos haber hecho a tiempo Casupá”, dijo a la prensa.

    Las administraciones del Frente Amplio anunciaron las obras en 2013 y 2016. Pero quedó casi en la nada, excepto algunos avances en estudios técnicos y un préstamo de US$ 80 millones gestionado ante el Banco de Desarrollo de América Latina. Y entonces, otra oportunidad para el gobierno. Porque la autocrítica de Mujica derivó en una discusión interna en la oposición.

    “No comparto lo que dijo Mujica. El problema es pensar que Mujica es Dios. Discrepo profundamente con lo que dijo”, señaló Pereira, presidente frenteamplista, en entrevista con Viva la tarde de Radio Sarandí.

    “La pelota quedó en la cancha del Frente”, reflexionó un informante de la Torre Ejecutiva.

    La lluvia, la reserva y Montero

    “Llueve, va a seguir lloviendo, y eso es lo importante”, señaló a Búsqueda una fuente de OSE, que no podía ocultar cierta sensación de alivio después de semanas muy estresantes. Las reservas en Paso Severino aumentaron más de un millón de metros cúbicos en una semana. Y a lo lejos, todavía no tan nítidamente, se puede empezar a ver el fin de la emergencia. ¿Y después? Hay cierta unanimidad en la Torre Ejecutiva y también en los legisladores oficialistas en el Parlamento en que la gestión del presidente de OSE, Raúl Montero, deja un retrogusto amargo. “Cuando Lacalle Pou se pone al frente de una situación es por algo. Este es un tema sensible. No es que no tenga confianza, pero no hay conformidad. Es un buen técnico pero se sostiene que ha tenido problemas en el relacionamiento político. Y que no ha estado a la altura de la gestión de la crisis”, dijo a Búsqueda un informante del gobierno.

    Según pudo saber Búsqueda, Montero ha comentado informalmente en distintas reuniones de directorio, incluso antes de la crisis hídrica, que muchas veces se iba a dormir con la idea de renunciar y que en la mañana se despertaba asumiendo su rol con firmeza. “Me parecería una cobardía de mi parte presentar la renuncia en este momento con la problemática que tenemos”, dijo el jerarca semanas atrás. Pero agregó: “Me levantan una ceja y estoy presentando la renuncia”.

    Información Nacional
    2023-07-12T23:36:00