• Cotizaciones
    domingo 23 de junio de 2024

    La navegabilidad y el transporte por el río Uruguay

    Sr. Director:

    El panorama que ofrece la navegación por nuestro río epónimo, en el tramo en que nuestro país es ribereño, es variado. Desde el límite norte hasta las proximidades de Paysandú, es muy poco lo realizado para mejorar la navegabilidad. Más al sur,nos encontramos con el plan de dragado acordado en el seno de la Comisión Administradora del Río Uruguay hace unos 6 años, que irrogó un monto aproximado a los US$ 50 millones de dólares y que se ha renovado, previo proceso licitatorio, en términos convenientes. La profundización alcanzada fue de 23 pies, más 2 de revancha, es decir una profundidad total de 25 pies en el tramo comprendido entre el Km 0 y el Km 187.1 del río Uruguay, que comprende el puerto de Concepción del Uruguay y el de Fray Bentos, y de allí hasta el Km 206.8, que comprende el puerto de Paysandú a 17 pies más 2 de revancha, es decir, un total de 19 pies.

    Recientemente, la OPP ha promovido el dragado del río Uruguay desde el kilómetro 0 hasta el kilómetro 207 (Paysandú) a una profundidad de 34 pies, es decir, a 10 metros 36, lo que implicaría una inversión de aproximadamente US$ 120 millones, más alrededor de 11 millones anuales de mantenimiento, más las obras civiles que se deberán hacer en los puertos de Paysandú y Fray Bentos que no permiten esa profundidad a pie de muelle. Y no lo permiten porque esos muelles tienen un pilotaje inferior a los 10 metros 36 de profundidad que tendría el canal, ya que el de Fray Bentos tiene una fundamentación de 9 metros y el de Paysandú de 7. Si se draga, a pie de muelle, a mayor profundidad, se erosiona la base del mismo y pierde estabilidad corriendo el riesgo de un derrumbe, por lo que se requerirían importantes obras civiles para permitir esa operativa.

    En cuanto a Salto, según el intendente Dr. Lima y el presidente de la delegación uruguaya ante la CTM de Salto Grande Dr. Albisu, la palanca del desarrollo del transporte por el río se obtendrá a través de la terminal portuaria en el arroyo Itapebí. Se trata de un emprendimiento que considero inviable por las mismas razones que la hidrovía sobre el río Uruguay.

    Personalmente, estimo que la escasa operativa de esas terminales no se va a solucionar con la profundización del río. La solución no pasa por allí, la solución está en la captación de las cargas que podrían ser transportadas por esa vía y que, en la actualidad, se trasladan por carretera por el tratamiento discriminatorio que existe a favor de los camiones, la falta de beneficios al transporte por agua, el papeleo y los trámites burocráticos, la carencia de subsidios, la ausencia de negociación con las navieras y con los productores y la falta de una acción coordinada por la ANP, entre otras razones. A los armadores les sirve el transporte carretero, pero eso no le sirve al país. Se debe estimular el transporte por barcazas y seguir el ejemplo de las empresas UPM y Montes del Plata, esta última utiliza una barcaza que permite una carga de 5.000 toneladas, que equivale a 200 camiones. Creo que se debe encarar de otro modo el transporte por el río Uruguay y que ha llegado el momento de adaptar los buques a las profundidades del mismo, antes que las del río a los buques. El río Sena tiene una profundidad que va de 3 metros a 6 y es navegado profusamente por embarcaciones de poco calado que llegan a París, el principal puerto fluvial de Francia. Hace 120 años, llegaban, a la ciudad de Salto, buques de pasajeros y carga de manera fluida y periódica y en aquellos tiempos las profundidades eran las naturales del río.

    Dr. Edison González Lapeyre

    Cartas al director
    2022-10-05T22:35:00