• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    La subasta 5G dejó satisfacción en el gobierno y, sin sorpresas, un bloque para cada una de las telefónicas instaladas

    Luego de meses de discusión sobre las condiciones de la convocatoria con los principales interesados y de quejas públicas de Dedicado por no poder participar, la subasta de espectro para el despliegue de la tecnología 5G no representaba mayores incertidumbres. El martes 9 en el segundo piso de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec), representantes de Movistar y Claro estaban en dos habitáculos separados, con la comisión asesora del proceso en el medio.

    En el edificio la dotación de funcionarios se había reducido al mínimo y se habían accionado inhibidores de celulares para evitar comunicaciones internas. Y en la planta baja, mientras en un televisor se emitía un magazine mañanero, en otro se mostraban los resultados de las rondas de la subasta, siete en total. La primera se desplegó a las 10.19 y la última a las 12.27, casi como si fuera un partido y alargue. Sus apariciones sacudieron la modorra del escaso público presente, en su mayoría periodistas y fotógrafos.

    El resultado fue el previsible. En la primera ronda Claro ofertó US$ 28.100.000 por el bloque entre 3.300 y 3.400 Mhz, uno de los dos en juego; Movistar ofreció US$ 28.051.000 por el otro, el de 3.700-3.800 Mhz. Nada cambió en las seis rondas siguientes. Como Antel ya tenía reservado el bloque de 3.600-3.700 Mhz, la única novedad para la estatal era el precio que tendría que pagar por este, 28.075.500 dólares, valor promedio de los dos pagos anteriores, según indicaba el decreto 112/023, que establecía las bases para la subasta.

    Antel fue notificada de forma oficial del resultado de la subasta ayer miércoles 10. “Inmediatamente se contestó al regulador solicitando que se le asigne la frecuencia correspondiente”, dijo su presidente, Gabriel Gurméndez, tras una consulta de Búsqueda.

    Así, con la participación de las tres empresas telefónicas ya existentes en el mercado, terminaba un proceso lleno de rispideces que supo de postergaciones, impugnaciones por la exclusión de Dedicado (Búsqueda Nº 2.212), recursos administrativos y de revocación, convocatorias al Parlamento de autoridades de la Ursec y del Ministerio de Industria, Energía y Minería y tensiones internas (el representante de la oposición en el directorio de la reguladora, Pablo Siris, ha dicho en más de una oportunidad que se trataba de un “simulacro” de subasta). La previa estuvo bastante más picada que el partido, por eso desde el gobierno se valoró muy favorablemente la jornada.

    En rueda de prensa, la presidenta de la Ursec, Mercedes Aramendía, hizo una evaluación “muy positiva” del desenlace del proceso. “Estuvo dentro de lo esperado y estamos contentos con el resultado”, dijo. Destacó la participación de las dos multinacionales y recordó que la reserva previa de un bloque para Antel es algo que “se ha realizado en los últimos 20 años”. Valoró la recaudación para el Estado “en el entorno de 84 millones de dólares” y la posibilidad de promover “investigación, innovación y desarrollo en el país” con el despliegue de la tecnología 5G, que implica más velocidad, menos latencia y una puerta de entrada para la llamada Internet de la producción (Búsqueda Nº 2.165).

    Desde el Ministerio de Industria señalaron a Búsqueda que la subasta “fue un éxito”, que se adjudicó “todo el espectro ofertado” con ingresos a las cajas estatales “por más de 84 millones” de dólares y con ofertas “por encima de la base”, que había quedado fijada en 28 millones de dólares. También dijeron que “quienes reclamaron”, en referencia a Claro y Movistar, al final “compraron bloques”. Esos recursos, agregaron, “seguirán el camino administrativo normal”.

    El después

    Ese camino administrativo primero los ha llevado al Poder Ejecutivo y luego, en caso de ser rechazados, que es el escenario más probable, al Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA), que puede declarar nulo o no el procedimiento (o parte) impugnado.

    Nadie da por terminadas las rispideces. Al salir de la Ursec, el director de Asuntos Regulatorios de Claro para la región, Alejandro Quiroga López, afirmó que si bien las quejas de esta multinacional respecto a la subasta “ya quedan superados con lo de hoy” (habían cuestionado duramente el precio base, al que cálculos propios cifraban en US$ 8 millones), han reclamado al gobierno que todas las empresas del mercado puedan salir a ofrecer el servicio 5G al mismo tiempo.

    “Hoy tenés un operador que como hace meses ya sabía en qué banda se situaba, trajo los equipos y los montó”, dijo, en referencia a Antel. “Los otros operadores no sabíamos si íbamos a tener espectro y si nos tocaba (el bloque de) abajo o arriba”, agregó para fundamentar su pedido.

    Esto puede generar una controversia más. Aramendía señaló que “la voluntad del gobierno” es que el desarrollo del 5G empiece cuanto antes, sin considerar una fecha conjunta de salida entre las empresas. Según el decreto, una vez pago el 25% del precio por los bloques (para lo que hay 30 días corridos de tiempo), el gobierno tendrá 30 días hábiles para autorizar el uso de la frecuencia. Ahí comenzaría el turno de las telefónicas, que incluye exigencias de despliegue de antenas en el territorio (Búsqueda Nº 2.206). Es aquí donde Claro —que según Quiroga López deberá invertir entre US$ 40 y US$ 50 millones— cuestiona la ventaja que le atribuye a Antel.

    Los representantes de Movistar —que además de haber criticado “prácticas monopólicas” de Antel y reclamado poder arrendar fibra óptica al ente para su despliegue— no hicieron declaraciones al término de la subasta y sí enviaron una gacetilla donde se indicó que con lo ofertado la empresa ya “totaliza 139 millones de dólares por el total del espectro del que dispone”, que es parte de “un plan de inversión ambicioso” que incluye “despliegue de infraestructura específico” para el 5G.

    Por su parte, Gurméndez dijo que Antel “ya tiene sus estrategias, planes e inversiones realizadas, y se encuentra listo para el momento en que se haga efectiva la habilitación de la banda asignada por Ursec”, absteniéndose de dar más información sobre la estrategia comercial a emplear.

    Siris, representante del Frente Amplio en el directorio de la Ursec, dijo a Búsqueda que no cree que la tecnología 5G esté habilitada este año. Esto se debe a que el despliegue de antenas exigido por el decreto de acá a tres años puede ser tanto en 4G como en 5G. “Las empresas van a ir apechugando con lo que tienen”, dijo.

    También indicó, en sintonía con Claro, que “recién a partir de ayer (por el martes) las empresas que subastaron pueden plantearse la importación de equipos, lo que lleva tiempo”. Justamente el tiempo para los pagos y la entrega de la autorización, “solo eso ya lleva el proceso a junio y julio”. También indicó que las acciones administrativas “y eventualmente judiciales” que hagan las empresas —Siris considera indiscutible que se llegará al TCA— pueden condicionar “qué tanto están dispuestas a invertir”.

    Información Nacional
    2023-05-10T22:11:00