• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    Lima propone utilizar recursos de la caja militar para financiar la reforma de la seguridad social

    El intendente asegura que no se amparará en eventuales fueros si llega a ser juzgado por la denuncia que recibió, y dijo que no renunció porque en Salto “el Frente Amplio no está tan consolidado” como en Montevideo o Canelones

    Las internas frenteamplistas tienen en competencia a los únicos tres intendentes que sobrevivieron a la debacle de la coalición de izquierda en 2019-2020. Y mientras Yamandú Orsi (Canelones) y Carolina Cosse (Montevideo) se disputan qué lugar tendrán en la fórmula presidencial, la batalla que da el salteño Andrés Lima corre por otros carriles. El jerarca de Salto apuesta a ser la voz en el interior que el Frente Amplio no tuvo en las últimas elecciones, aspira a liderar un sector de carácter nacional y a revitalizar la militancia en lugares recónditos del país en los que la oposición está en franca minoría. Su postulación, una cuña entre dos candidaturas fuertes, ha tomado un impulso aunque sea tímido, según las últimas encuestas. El intendente aspira a que ese proceso continúe y así alcanzar 10% de los votos en junio.

    Lo que sigue es un resumen de la entrevista que Lima mantuvo con Búsqueda.

    —En una interna cada vez más polarizada, ¿cómo se explica su precandidatura?

    —Al Frente Amplio en su momento se le planteó que además de en la zona metropolitana, debe crecer al norte del río Santa Lucía, donde vivimos un millón y medio de personas. Se le planteó al Frente Amplio una precandidatura desde el norte, desde el interior profundo, para tratar de crecer en ese territorio que nos ha sido tan difícil y que al Frente Amplio siempre le ha costado. Sobre todo porque hay cuestiones que son propias de la política en el interior. En nuestra militancia, sin perjuicio de que recorro Montevideo y sobre todo su periferia, seis días de la semana los distribuyo entre Salto y los departamentos del interior. Ahí está nuestra militancia. Somos conscientes de que estamos haciendo militancia política donde menos frenteamplistas existen. Pero es un trabajo militante que hay que hacer. Vas a La Teja y de cada ocho, siete son frenteamplistas. Pero en mi caso, la militancia está concentrada en aquellos lugares donde capaz que de 10 uruguayos, siete u ocho votan coalición. De todas formas, y aunque esto ha sido paulatino, en febrero del año pasado no marcaba en las encuestas. En marzo aparezco con una votación, por primera vez, con una intención de voto de 1%. Hay tres encuestas nacionales que nos están posicionando con 6% de intención de voto. Intentaremos seguir creciendo y nos hemos puesto un objetivo: alcanzar los dos dígitos. Y esa votación es fundamentalmente desde el interior, o va a ser del interior del país.

    —¿Usted es el único precandidato del Frente Amplio que defiende la reforma constitucional de la seguridad social?

    —En mi caso, firmé y además de eso invité en las recorridas por el país a otros uruguayos a que votaran. Los que estaban convencidos, a que lo hicieran, y los que estaban en duda, a que habilitaran el instrumento del plebiscito. Es una decisión que afecta a trabajadores, jubilados, pensionistas, y por tanto está bueno que como en otras ocasiones y oportunidades se defina de esta forma. Todo el sistema político uruguayo debe tomar postura sobre el tema.

    —Mientras que el precandidato Yamandú Orsi dijo que no estaba a favor, la otra contendiente, Carolina Cosse, firmó pero no fijó postura sobre el fondo del asunto. ¿Cree que no está defendiendo la iniciativa?

    —El Frente Amplio dejó en libertad de acción, y al hacerlo cada uno puede asumir la actitud que le parezca. Hay quienes no están de acuerdo, hay quienes sí. Y yo considero que en este escenario, que implica que hasta el 30 de junio no va a tomar postura, quizás no quede otra que volver a dejar en libertad de acción a todos después de esa fecha. Da la sensación de que no va a ser sencillo generar una única postura sobre esto. En lo que todo el Frente Amplio está de acuerdo es que la reforma que introdujo el gobierno a través de una ley no la compartimos. Aumentó la edad para jubilarse, modificó la forma de liquidación y cálculo de las jubilaciones y en eso hay unanimidad. Luego las diferencias están en cuanto al procedimiento. Por eso hay que extender lo resuelto para después del 30 de junio, mantener esta decisión.

    —¿Como precandidato, no se siente solo impulsando la reforma?

    —Lo importante es que uno está convencido. En política las posturas que se toman pueden ser mayoritarias en un momento y en otro no tener el respaldo de la mayoría. Lo importante cuando se toma una postura es estar convencido, más allá de si termina siendo acompañado o no por la mayoría de los uruguayos.

    —¿Cómo se financiaría la reforma en caso de aprobarse?

    —Hoy la seguridad social funciona. Hoy el BPS asume todas las obligaciones que tienen que ver con la seguridad social. Las AFAP en realidad no están asumiendo esas obligaciones. Estamos hablando de las asignaciones familiares, empresas fúnebres, subsidios transitorios por enfermedad, subsidios por maternidad, etcétera. Son todas, en definitiva, prestaciones que las está asumiendo casi en su totalidad el BPS. En ese sentido, no vemos que signifique o vaya a significar una modificación sustancial en el BPS.

    —Pero la reforma también busca igualar las jubilaciones más bajas con el salario mínimo, y eso sí implicaría un gasto más grande.

    —Sí. Habrá que ver dentro de lo que es el funcionamiento mismo del Estado trasposiciones, pero hay cuestiones que son fundamentales, como es en este caso las jubilaciones. Tengamos en cuenta que según el INE, la línea de la pobreza son 19.000 pesos, y la jubilación mínima en Uruguay está por debajo de los 19.000 pesos. Además de eso, estamos hablando de más de 100.000 jubilados y pensionistas en Uruguay que ganan menos de 19.000 pesos por concepto de jubilaciones o pensiones. En ese sentido, habrá que priorizar en materia de funcionamiento del país y habrá que tomar en cuenta estas situaciones que son difíciles de sostener: que alguien después de 30 o 35 años de trabajo se jubile con menos de 19.000 pesos.

    —¿Y se puede financiar esto sin subir impuestos? Porque esto aumentaría el déficit. ¿Hay otro camino?

    —Subir impuestos está claro que nadie lo está planteando. En este tipo de situaciones hay que hacer trasposiciones: buscar en otros sectores del Estado desde donde puedan destinarse recursos para estas prioridades.

    —¿Dónde ve que puede haber un espacio?

    —Una de las propuestas que quedó ahí pero que habría que pensarlo es con el resto de las cajas, sobre todo la caja militar. No estoy hablando del soldado, sino fundamentalmente de las jubilaciones vinculadas con la oficialidad. Creo que ese es un lugar donde perfectamente pueden generarse recursos con destino al BPS.

    ¿Instalar este tema ahora no le puede dar luz verde al presidente Luis Lacalle Pou para meterse en la campaña?

    —Lo hizo siempre. Lo hizo cuatro años. ¿Qué va a cambiar que lo haga ahora en estos meses? Acá en Salto estuvo hace tres días inaugurando las casas de la citricultura. El presidente va a estar en campaña, de forma más o menos directa, pero va a participar. No debería ser esa la preocupación del Frente Amplio, sino por sobre todas las cosas sostener la unidad dando libertad de acción, que permita a todos moverse en un escenario donde se sienta cómodo, para trabajar con el objetivo de octubre y al mismo tiempo expresarse sobre este tema particular del plebiscito.

    —Usted recibió acusaciones muy fuertes del diputado Rodrigo Albernaz, de Cabildo Abierto. ¿Cómo ha tomado esa denuncia, que ahora está en la Justicia?

    —Se ha dicho mucha cosa, pero lo cierto es que todos los hechos mencionados en esa denuncia de una u otra manera se han planteado a lo largo de esta gestión. Pero quien nos debe controlar, y que de hecho lo hace, no ha encontrado lo que se menciona en esta denuncia. Y eso que recibimos pedidos de informes permanentemente; hemos tenido llamadas a sala y hemos ido, como también solicitudes de información, convocatorias a las distintas comisiones y más. Acá la oposición tiene 14 ediles, entre el Partido Nacional y el Partido Colorado. Todo esto que se está mencionando en la denuncia ha sido respondido e informado a las dos bancadas que tiene la coalición en el departamento. Sin perjuicio de eso y como ha sucedido en todo este tiempo, la información que el Poder Judicial solicite se va a brindar.

    —Y si mañana tiene un cargo que le dé fueros, ¿va a estar dispuesto a renunciar a ellos para acudir a la Justicia?

    —Sí. Pero no soy de esos que dicen que sí y después hacen otra cosa.

    ¿Usted cree que le ocurrió un fenómeno similar al que vivió Orsi con esta denuncia?

    —Vivimos una campaña, por lo menos en este inicio de 2024, distinta a otras campañas, sobre todo porque lo judicial está muy presente. No comparto esto de judicializar la política. Hay muchos temas que son políticos y deben dirimirse en el ámbito político.

    Pero tampoco es lo mismo ser denunciado por Romina Celeste a serlo por un diputado nacional. 

    —Lo importante es que haya fundamentos más que el denunciante.

    ¿Y en caso de demostrar su inocencia le hará un juicio por difamación e injurias a Albernaz?

    —No se descarta nada. Ninguna posibilidad. Ahora quedamos sujetos a lo que el Poder Judicial decida y la información que se pueda solicitar, que se va a poner a disposición de Fiscalía.

    —¿Lo llamó a Orsi luego de que se supiera que la denuncia en su contra había sido falsa?

    —Tanto con Yamandú como con Carolina nos vemos muy seguido en las actividades en conjunto que hacemos.

    ¿No lo llamó por esto en particular?

    —No. Me lo he encontrado. Se ha hablado del tema y fue también una de las cuestiones de las que se hizo mención en el acto en Maldonado. Incluso el Frente Amplio, que lo ha planteado como una preocupación.

    —Hubo precandidatos incluso del oficialismo que lo llamaron…

    —Capaz que será por la misma periodicidad de que nos vemos bastante seguido. Y aparte, desde hace nueve años coincidimos en el Congreso de Intendentes, y eso se ve que ha hecho un vínculo bastante fluido.

    —¿Por qué no hizo como Cosse, que se pidió licencia a la intendencia, u Orsi, que directamente renunció para hacer campaña?

    —Porque son realidades distintas. Canelones y Montevideo son dos procesos políticos en donde el Frente Amplio está muy consolidado. Nada hace prever que vaya a cambiar. Uno no ve factible o probable que el Frente Amplio deje de ser gobierno en ambas intendencias. Salto es distinto. El interior es distinto. Y sobre todo teniendo en cuenta que la coalición lo venía anunciando y finalmente se confirmó que el primer departamento donde va a haber Coalición Republicana es Salto. Y de hecho ya se está planteando un candidato por cada partido. Es un escenario distinto. Por primera vez vamos a tener coalición departamental. Por tanto, en ese escenario está claro que en el Frente acá en Salto nos jugamos muchísimo en mayo de 2025. Entonces no hay que descuidar junio, octubre, pero tampoco mayo, y tener presente esa instancia departamental en el mes de mayo. Y bueno, en el mes de junio, en el último mes, pediré licencia para poder, sí, abocarme a la campaña, y luego de las internas volveré a ejercer el cargo de intendente. Sí estamos convencidos de que después de dos períodos consecutivos, si hay un tercero enfrentando a una coalición, y aun así el Frente Amplio conserva el gobierno departamental, eso sí terminaría de consolidar este proceso frenteamplista en Salto, pero para eso falta un tramo importante de campaña.

    —¿Y qué candidato apoyará para su sucesión en Salto?

    —Acá hay muchos nombres. Si la Coalición Republicana plantea tres candidatos, el Frente Amplio debe ir con tres candidatos, ampliar el abanico. Vamos a ir con un único programa, pero cada candidato pondrá énfasis en determinados aspectos. Si hay un votante del Frente que no le gusta un candidato, puede votar a otro, pero siempre dentro del lema, y capaz que alguno de estos candidatos tiene la posibilidad de traer votantes desde fuera del Frente Amplio, que naturalmente va a ser necesario para mayo.

    ¿Y usted va a apoyar a alguien específicamente?

    —Creo que hay dos instancias importantes: junio y octubre. Los candidatos tienen que tener respaldo, más allá de las aspiraciones, y ese respaldo se debe ver reflejado en junio y en octubre. Por tanto, un candidato a diputado es un candidato natural en cualquier departamento a intendente. Pero para llegar a ser diputado es porque la gente te acompañó y te dio su confianza. A este tipo de cuestiones me refiero cuando, más allá de las aspiraciones personales de cada uno, tiene que haber un respaldo popular. Hay que esperar los resultados de junio y octubre y en función de eso armar la propuesta con ese abanico de tres candidatos del Frente.

    Parte de la interna frenteamplista quiere rediscutir la posibilidad de apoyar un plebiscito para que el ingreso de funcionarios a los gobiernos departamentales sea por concurso o sorteo. ¿Está de acuerdo con este posible plebiscito?

    —Sería bueno un único estatuto para las 19 intendencias. Daría mayor seguridad y creo que así como se ha avanzado en un sistema único de patentes, o se está avanzando en un único sistema de expedición de libretas o de bromatología, sería bueno tener un único estatuto, y no como hoy, que tenemos 19 estatutos. Si es por vía legislativa o constitucional, no importa, pero sí que se genere el acuerdo a nivel político como para poder tener las cosas más claras.

    Información Nacional
    2024-05-15T23:31:00