Los roces en la coalición por el perfilismo de Cabildo son todavía manejables y pueden dar réditos electorales al oficialismo en 2024

REDACCIÓN  

El gobierno todavía no llevaba un año y su figura clave amenazaba con renunciar. El Poder Ejecutivo estaba negociando el contenido del proyecto de Presupuesto y el entonces ministro de Economía, Danilo Astori, no estaba dispuesto a que le impusieran un porcentaje fijo para la educación. El Frente Amplio supo procesar el conflicto antes de que todo estallara por los aires, el ministro ganó la pulseada y la coalición de izquierdas quedó pronta para la siguiente discusión interna. El Partido Comunista hablaba de un gobierno “en disputa”.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.