Para el agro “no sería del todo catastrófico” si llegan las lluvias, pero hay “luces naranjas” por el “atraso cambiario”

entrevista de Ismael Grau 

Por estos días de calor y pocas lluvias Carlos María Uriarte va de un campo a otro, entre Río Negro y Cerro Largo. Como agrónomo y productor rural está preocupado por la seca. Piensa que la situación es “grave”, aunque no de catástrofe, ya que si aparece el agua algunos cultivos están a tiempo de recuperarse y el ganado todavía mantiene buenos estados; la lechería y la granja sí están más complicadas. Lo que ayuda, sostiene, es que los precios internacionales de hoy no son malos, a diferencia de episodios similares anteriores.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.