• Cotizaciones
    domingo 09 de junio de 2024

    Pepe Vázquez se despide de los escenarios con Beckett y dirigido por su gran amigo Jorge Denevi

    La vida en un casete

    La despedida de Pepe Vázquez. Eso es lo que se anuncia con el estreno de La última grabación de Krapp, obra teatral de Samuel Beckett que dirigirá Jorge Denevi desde el jueves 18 al domingo 28 en la sala Delmira Agustini del Teatro Solís. Las ocho funciones de este unipersonal titulado originalmente Krapp’s Last Tape (La última cinta de Krapp), que dura unos 40 minutos, serán la última oportunidad de ver en escena al actor de 83 años y casi 70 de carrera. Las entradas se venden en Tickantel.

    En 2021, tras actuar en la obra Papel de viento, Vázquez había manifestado que algunos trastornos de salud lo habían empujado a decirle adiós al escenario. Pero poco después su amigo y compañero artístico de toda la vida Jorge Denevi lo convenció de hacer un rol secundario en su obra La violación de Artemisia, basada en la historia de la célebre pintora romana Artemisia Gentileschi. “Pensé en no actuar más pero el escenario es más fuerte. Yo disfruto los aplausos. Los necesito. No te voy a meter el verso que hacen muchos de ‘a mí no me interesa el aplauso’. ¡Dejate de joder! Yo no trabajo para que me aplaudan, pero sí para que la gente se conmueva y le llegue lo que hago. Me encanta recibir esa ovación cuando las cosas salen bien, y cuando me equivoco me caliento”, dijo Pepe a Búsqueda en una entrevista publicada en diciembre de 2021. La pieza continuó durante 2022 y bajó de cartel con tres funciones el último fin de semana.

    El monólogo escrito por Beckett y estrenado en el Royal Court Theatre de Londres en ?1958 surgió del vínculo entre el dramaturgo irlandés y el actor Patrick Magee, quien en los años 50 leyó varias novelas de Beckett en programas literarios de la BBC. De hecho, en su etapa embrionaria, la obra se tituló Monólogo de Magee. Krapp es un anciano que registra su diario en un grabador y un día encuentra una vieja cinta, la escucha y reniega de su yo joven: lo considera ególatra y desenfocado y la experiencia de revivir sus peripecias amorosas le resulta irritante, por lo que decide, impulsivamente, grabar una nueva cinta sobre esa tortuosa sensación que acaba de experimentar. Ese cruce entre pasado, presente y futuro es el eje conceptual de la obra, que configura una potente reflexión sobre el paso del tiempo, sus sentidos y sus paradojas.

    Consultado por Búsqueda sobre su versión, en cuyo título cambia la palabra cinta por grabación, Denevi marca sus discrepancias con la percepción predominante de Beckett como un nihilista: “Siempre se ha interpretado su obra como la de un desesperanzado, alguien que ve al ser humano como algo irremediablemente solo y la vida como algo cerrado, negro y sin esperanza. Yo siempre he discrepado con esa visión. Si analizamos su vida, que va en paralelo con lo que cualquier autor escribe, no es la de un hombre encerrado y sin contacto con el mundo. Beckett luchó contra los nazis y fue miembro militante del movimiento clandestino, hasta que fue reconocido y tuvo que huir. Poco después escribió Malone muere. Su obra es una especie de protesta contra las condiciones en que vive el hombre en todos los planos en el mundo actual”.

    Para Denevi, la pieza habla en forma muy clara de las diferencias sociales entre ricos y pobres. Pero reconoce que el literato ganador del Nobel en 1969 ve sin remedio las posibilidades del amor en las condiciones extremas en que llegó a vivir el ser humano en el siglo XX: “Lo que ve sin esperanzas es el futuro de la humanidad, tal como está. Mal diseñada. Pero en lugar de analizarlo es más fácil colocar a Beckett en la posición de un nihilista sin remedio. No es así. Esta obra que vamos a hacer con Pepe y que él eligió para despedirse es la más clara, la menos cerrada en cuanto a su posible interpretación”.

    Consultado sobre qué le genera este estreno respondió: “Con Pepe tomamos esta despedida con mucha naturalidad. Sabemos que nuestras carreras, de actor él y yo de director, tienen un límite. Pepe tiene casi 70 años de teatro y si las fuerzas le dieran, seguiría y seguiría. Hay que aceptar las etapas de la vida con optimismo. Yo seguiré un tiempo más porque aún tengo cuentas pendientes”.

    En estos días Pepe cuida sus energías para este estreno tan especial. Por las tardes ensaya en la casa de Denevi, en Malvín, y por las mañanas repasa letra en su casa, junto con su hija y sus nietos, y ha dado algunas entrevistas. En un breve pero muy entrañable mensaje de audio, resumió a Búsqueda sus sensaciones con esta obra y por qué la eligió para bajarse de las tablas:

    “Le sugerí al Flaco trabajar este material porque Beckett es un autor tan generoso… Siento que esa historia de amor que él analiza tiene que ver con las mías, con el amor que tuve por Imilce (Viñas). La obra dice: ‘¡Qué ojos tenía esa mujer!’ y en la traducción que hizo el Flaco eligió poner ‘ojos verdes’, porque este texto representa un abanico de posibilidades y una fuente de energía que entra a mi espíritu, a mi corazón, a mi alma. Para construir este personaje es fundamental la dirección de Jorge. Pienso que es uno de los grandes, si no el gran director que tenemos en este país; sobre todo director de actores. He trabajado muchos años junto a él, somos como hermanos. Entonces lo entiendo y aprecio su inteligencia. El trabajo que hicimos en Artemisia para mí fue hermosísimo, lleno de energía. Es un hombre que cuando estás actuando de pronto te detiene y te dice: ‘Ojo, ojo, mirá que me estás diciendo la letra del texto, está bien, decila, pero… ¿y lo que va por debajo de eso?’. La emoción nace, y me estoy tocando la cabeza, nace en la cabeza del actor, del intérprete, y después baja al corazón. Y sí, es así. Beckett es un autor impresionante. En eso estoy con el Flaco. Como él, no creo que Beckett sea un nihilista, un tipo que nunca creyó en nada. Al contrario, como decimos con Jorge, si hubiera sido un descreído de las cosas no hubiera agarrado el fusil para combatir a los nazis. Eso creo. Estoy contento de hacerla. Me preguntan por qué es la última. Y bueno… (ríe) es algo que siento en la biología personal”.

    Vida Cultural
    2023-05-10T23:01:00