• Cotizaciones
    sábado 13 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Persiste la polémica entre el gobierno y hoteleros sobre la rentabilidad, que se mantuvo pese al aumento de turistas

    La idea surgió un año atrás, casi de la nada. El ambiente en aquella reunión de mayo de 2017 había comenzado a crisparse a medida que los empresarios turísticos se acercaban al micrófono para quejarse por la falta de rentabilidad del sector. Tanto que la ministra Liliam Kechichian interrumpió el listado de oradores para anunciar que su cartera crearía una comisión para analizar el tema “más científicamente”.

    Ya entonces se cerraba un año de repunte en la cantidad de visitantes del exterior y, sin embargo, los hoteleros aseguraban que sus ganancias no aumentaban. Pedían rebajas o subsidios en las tarifas de los servicios públicos, entre otros puntos. Pero la ministra recalcaba que “algo” no estaba cerrando.

    Finalmente, la semana pasada esa comisión dio su primer fruto: un estudio de la consultora PwC analizó, a pesar de varios obstáculos, la rentabilidad de los hoteles uruguayos. Pero tanto el gobierno como los empresarios consideran que ese trabajo no zanja la discusión. Y, de hecho, algunos emprendimientos de Carrasco están cambiando de manos o modificando su modelo de negocios.

    Consultada por Búsqueda, la ministra de Turismo opinó que existe “una clara postura” del gobierno “para darle respuesta” al problema de la rentabilidad del sector. “Tenemos la voluntad política decidida de analizar el tema, poniendo nuestros recursos. Pero no se zanjan los temas de rentabilidad, porque este estudio tuvo algunas debilidades, como la falta de respuesta del sector privado. Creemos que es el inicio de un camino para seguir estudiando algo que efectivamente a todos nos importa”, señaló Kechichian.

    Más turistas, menos ganancias.

    En los últimos años el incremento de la oferta hotelera en Montevideo llevó a una mayor competencia a través de las tarifas. Esta situación, dijeron fuentes del sector a Búsqueda, trajo problemas de rentabilidad y para los empresarios del sector el cierre de hoteles “es hoy una preocupación”.

    A fines de 2016 el grupo argentino Fën vendió sus emprendimientos a Wyndham Hotel Group que opera en Uruguay, entre otras marcas, el Dazzler. Esto significó un cambio de manos en la administración del hotel Howard Johnson de Carrasco. Además, Belmont, ubicado en ese mismo barrio, se encuentra en proceso de venta. El hotel se mantiene operativo pero, una vez confirmada la transacción, se anexarían edificios de oficinas y salas para eventos, informaron fuentes empresariales. También en Carrasco, Regency está siendo reformado, mientras define un nuevo plan de negocios, señalaron.

    Analizando los balances de más de 200 hoteles, la consultora PwC encontró que el 12% presentó un resultado operativo negativo en 2016; la mitad eran empresas de baja facturación mensual. Otro 23% tuvo pérdidas en su resultado neto (luego del pago de impuestos y amortizaciones, entre otros), sobre todo en firmas en los extremos de facturación (hoteles de menores y mayores ingresos).

    “Todo eso hay que compararlo con lo que pasó en el turismo. Subieron los visitantes pero no se vio reflejado”, acotó Juan Martínez, de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay (AHRU). Para ese empresario, que es dueño de un hotel en Piriápolis, el informe “no zanja en absoluto” el debate sobre la rentabilidad del sector.

    “Es un primer paso, con una metodología para trabajar. Pero hay que ampliarlo. No se tomó 2011 y 2012, cuando hubo pérdida de rentabilidad. Las tarifas públicas se mantuvieron pero hubo subas de salarios reales mucho más fuertes. Las empresas achican el personal pero aumentan el gasto en el rubro salarios. En algún momento se dijo que no había pérdida de rentabilidad y este informe demuestra que la hubo. Pero hay que seguir analizando”, agregó.

    Martínez adelantó a Búsqueda que se trabajará para que los empresarios brinden mayor información sobre sus negocios. Esto en el marco de un observatorio hotelero que incluya datos de ocupación (recopilados también por la consultora).

    Problemas de rentabilidad.

    Inicialmente PwC pretendía encuestar a 96 establecimientos representativos entre los casi 500 registrados ante el Ministerio de Turismo. Pero, por la falta de respuesta, optó por analizar los balances que 268 hoteles presentaron ante la Dirección General Impositiva entre 2014 y 2016. Eso no le permitió segmentar los datos según la categoría del establecimiento (basada en el sistema de estrellas) y tuvo que descartar los hoteles familiares que liquidan sus impuestos de forma ficta (sin presentar balances), pero que son importantes en el entramado empresarial del rubro.

    Finalmente, la segmentación se hizo en cuartiles de facturación (y en un mismo nivel puede estar un hotel tres estrellas de muchas habitaciones junto con uno boutique). Además, la información solo es estadísticamente representativa para las regiones de Montevideo, Maldonado, Rocha y Colonia. Los balances tampoco aclaran si el hotel fija sus tarifas en dólares o pesos, lo que puede provocar alteraciones en los resultados finales.

    “La mayor deficiencia es que el corte fue por rango de facturación”, explicó a Búsqueda Mercedes Comas, directora de PwC. “Pero es un punto de partida y un puntapié inicial para profundizar el análisis. La idea es continuar, incorporando datos para 2017 e insistir con el sector privado. No pudimos medir la incidencia de socios hoteleros, como lo son las plataformas de Booking o Despegar, que cobran comisiones, así como las tarjetas de crédito”, agregó.

    Sobre todo en los establecimientos de mayor facturación (más de $ 22.000 mensuales) se observa una caída de la rentabilidad medida como las ganancias antes del pago de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (Ebitda por su sigla en inglés) sobre los ingresos. La media para el sector oscila entre 24% (nominal) en 2014 y 22% entre 2015 y 2016. Los hoteles de mayores ingresos pasan de 23% a 18%.

    El mismo indicador marca caídas en Montevideo (donde se pasa de 24% en 2014 a 18% en 2016) y Colonia (de 20% a 19%). Rocha muestra un ligero incremento y Maldonado una cierta estabilidad. Todo esto ocurre, sin embargo, en años de crecimiento en la cantidad de turistas y en un período donde el país recibió un promedio de 1,8 millones de visitantes.

    “La principal conclusión es que a pesar de un aumento importante de turistas la rentabilidad hotelera se mantuvo pareja excepto en los establecimientos de facturación más alta y en Montevideo, donde están las mayores caídas nominales. Hemos chequeado con hoteles de la capital y se aprecia que el aumento grande de la competencia redujo las tarifas”, explicó Comas.

    El informe encontró también una cierta estabilidad en la incidencia de las tarifas públicas en la estructura de costos de los hoteles (en torno a 8% en el período) pero un aumento de la mano de obra (que pasó de 31% en 2014 a 33% en 2016). La consultora pidió información al Banco de Previsión Social para conocer la cantidad de empleos generados por el sector y concluyó que esa tendencia se explica por una suba en los salarios reales.

    Economía
    2018-05-17T00:00:00