• Cotizaciones
    martes 11 de junio de 2024

    Pine Valley, la joya de 1918 que se mantiene como la mejor cancha de golf de Estados Unidos entre nuevas inversiones millonarias

    Cada año se inauguran cientos de nuevos campos de golf en distintas partes del mundo. Muchos de ellos están emplazados en lugares paradisíacos, con inversiones millonarias que por lo general implican hermosos y desafiantes trazados. Aun así, cuando se publica el ranking de las mejores canchas del mundo que elabora la revista especializada Golf Digest desde 1966, la antigua cancha de Pine Valley es considerada aún la número uno de los Estados Unidos.

    Este campo ubicado en un pequeño pueblo llamado Clementon en el estado de Nueva Jersey fue inaugurado en 1918 con diseño de George Crump y Harry Colt. El artículo de Golf Digest se basa en el trabajo de 1.800 panelistas que consideran seis criterios básicos para presentar sus evaluaciones: desafíos, tiros valorados, estrategia de juego, condiciones del campo, estética y carácter del trazado.

    El informe, que destaca las 100 mejores canchas de Estados Unidos, se complementa con otro llamado Planet Golf, que comenzó a realizarse en la década de los 90. En este otro ranking se lista las 100 mejores canchas fuera de los Estados Unidos. El trabajo se presenta cada dos años y contiene además un ranking individual que abarca a 206 países, donde se destaca el mejor campo en cada uno de ellos. Con respecto a nuestro país, el último informe de Planet Golf destaca a la del Club de Golf del Uruguay como la mejor de Uruguay.

    Una verdadera joya

    Asesorados por el reconocido arquitecto de canchas de golf A. W. Tillinghast, en 1918 Crump y Colt diseñaron el trazado de Pine Valley. El criterio principal fue que cada hoyo de la cancha fuera una parcela aislada defendida por bunkers y rough, con densos montes de pinos y puntualmente algún hazard de agua.

    Otras premisas que siguieron fue que ningún hoyo debía ser paralelo a otro ni que hubiera dos hoyos consecutivos en el mismo sentido. El diseñador incluso llegó a proponer que quienes fueran jugando un hoyo no tuvieran ninguna posibilidad de ver a otro grupo. Otro objetivo buscado fue que en esta cancha el golfista debiera usar los 14 palos de la bolsa a lo largo del recorrido.

    “Todo el mundo aprende a aceptar el fracaso con calma en Pine Valley”, dice el artículo de Golf Digest. La publicación señala que una de las formas de evaluar la calidad de una cancha la determina la cantidad de hoyos buenos que tiene. En ese sentido, afirma que “Pine Valley no tiene hoyos monótonos”, que por lo menos 15 de ellos “son muy buenos” y en algunos casos son “sublimes”.

    “Uno puede jugar en Pine Valley todos los días durante años y no se aburrirá nunca ante la variedad de tiros y diferentes opciones que presenta”, dice el artículo, que destaca además del diseño las “formidables” condiciones actuales.

    El club es extremadamente exclusivo, no supera el millar de socios, y además es difícil de localizar. Está ubicado en una zona rural de Nueva Jersey y no hay carteles indicadores en la cercanía. No hay en el predio instalaciones para otros deportes, allí se juega al golf y a nada más. Las mujeres solo pueden jugar allí los domingos y la presencia de espectadores se admite únicamente el último día de juego de la Crump Cup, un torneo para aficionados establecido en homenaje al creador de la cancha.

    Todo este hermetismo aumenta la leyenda de esta cancha entre los golfistas. No son muchos los que la conocen y son todavía menos quienes tuvieron la posibilidad de jugar en ella. Mientras tanto, Pine Valley desde 1985 nunca bajó del segundo puesto en el ranking de Golf Digest.

    Las mejores cinco

    Las canchas que siguen a Pine Valley en el listado tienen una característica en común, y es que son campos antiguos. Esta prevalencia revela la preferencia de lo clásico para el jurado.

    En segundo lugar, de acuerdo al artículo, se encuentra la cancha del Augusta National Golf Club, sede del Masters en abril de cada año, con diseño de Alister MacKenzie y Bobby Jones. El tercer lugar corresponde a Cypress Point, un paradisíaco campo ubicado en la península de Monterrey, también con diseño de MacKenzie.

    Shinnecock Hills, en las afueras de Nueva York y con diseño de William Flynn en 1930, es la cuarta elegida. En el quinto lugar aparece Oakmont Country Club, diseñada por Harry Fownes.

    Deportes
    2023-05-17T19:13:00