Policía se integra a centro de inteligencia en Río de Janeiro ante creciente influencia del crimen organizado brasileño en el país

escribe Juan Pittaluga 

En junio de 2014, a semanas del Mundial de Fútbol de la FIFA, la Policía Federal de Brasil inauguró en su sede de Brasilia el Centro de Cooperación Internacional (CCPI), pensado para dar seguridad al evento con policías de los 32 países participantes del torneo, y miembros de Naciones Unidas, Ameripol e Interpol. En ese ámbito las agencias compartieron datos sobre terroristas, narcotraficantes, explotadores de menores e hinchas violentos. En agosto de 2016, días antes del comienzo de los Juegos Olímpicos, una segunda sede del CCPI fue abierta en Río de Janeiro con el mismo objetivo. Costó casi US$ 10 millones. “El centro tiene todos los elementos más modernos en materia de seguridad y es el mayor de cooperación internacional jamás instalado en Brasil”, valoró en la inauguración Alexandre de Moraes, entonces ministro de Justicia brasileño.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.