• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    Rosanna de Olivera es promovida como compañera de fórmula de Manini

    La expresidenta del Inisa, impulsada por Eduardo Radaelli, suma adeptos como profesional con experiencia en gestión pública y “desligada” de la familia militar

    Guido Manini está dispuesto a integrar una fórmula presidencial paritaria, aunque “no necesariamente” esa sea la decisión final que tome Cabildo Abierto, según dijo a Búsqueda el senador y líder cabildante, al ser consultado como precandidato en el marco del Día Internacional de la Mujer. El ex comandante en jefe del Ejército señaló que el nombre de quien lo acompañe como vice- surgirá del próximo Congreso Nacional de su partido, cuyos integrantes se elegirán el 30 de junio de este año.

    Ante ese panorama, un nombre que circula con fuerza entre las filas cabildantes como eventual compañera de fórmula de Manini es el de Rosanna de Olivera, la expresidenta del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa), quien antes se había ganado la confianza del líder de Cabildo como encargada de comunicaciones del partido en la campaña electoral del 2019.

    De Olivera integra el Espacio de los Pueblo Libres, una de las cuatro corrientes cabildantes, y es promovida políticamente por el referente de esa agrupación, el teniente coronel retirado Eduardo Radaelli, fundador del Movimiento Social Artiguista (MSA), embrión de Cabildo Abierto. Este sector cabildante surgió como expresión del descontento con algunas decisiones adoptadas por la conducción del partido de Manini.

    La foto y el juego

    La nominación de De Olivera es “un secreto a voces” en Cabildo Abierto. Se trata de una figura “en construcción”, explicaron informantes partidarios, que dieron su postulación como un hecho. “Radaelli está lanzando la candidatura natural de Rosanna para acompañar a Manini”, señaló una fuente próxima a los dirigentes.

    No obstante, Radaelli no quiere apresurar las negociaciones. La posibilidad de que De Olivera sea finalmente la compañera de fórmula presidencial de Manini saldrá “después de las internas” de junio, se limitó a decir el militar retirado entrevistado días atrás en el programa Bajo la lupa. “Eso lo va a elegir la gente. No sé si es Rosanna o será otra. Nosotros queremos posicionarnos en las internas (…). No hay que apurarse. El candidato a la presidencia hoy por hoy es Manini. Esa es la foto”.

    Los promotores de la designación de la extitular del Inisa como candidata a compartir cartel electoral con Manini señalan entre sus condiciones la de ser “mujer”, “joven” y “académica”, con “credenciales profesionales” y “experiencia” en gestión pública. Aparece así como “desligada” de la llamada familia militar, aunque su esposo es el coronel retirado del arma de caballería Daniel Bonelli, otro activo político del partido de Manini.

    Rosanna de Olivera. Foto: Javier Calvelo, adhocFOTOS

    Bonelli fue director del Instituto Nacional de las Personas Mayores del Ministerio de Desarrollo Social, en el lugar que había dejado vacante la también cabildante Malva Torterolo. Forma parte del núcleo de exuniformados que militaron desde el primer día en las filas cabildantes. En la actualidad, es quien coordina la labor programática electoral de las subcomisiones del nuevo espacio encabezado por Radaelli. La primera subcomisión creada por el sector fue la de seguridad pública, el área que lidera De Olivera.

    Socióloga recibida por la Universidad de la República, con un máster en Marketing y Dirección Comercial, De Olivera adhirió a Cabildo Abierto en 2019, durante la pasada campaña electoral. Participó en la elaboración del programa y se ocupó del vínculo con la prensa. Exhibe un currículum asociado al ámbito de la pequeña y mediana empresa y al sector rural. Trabajó en el área social, “con especial énfasis en las mujeres”, y dictó talleres “promocionando la equidad de género” entre los más jóvenes.

    Su nombre, empero, no genera unanimidades en el partido ni en su propio espacio. Sus críticos le achacan “falta de carisma y de liderazgo político”, y hay quienes se oponen a su designación por creerla impuesta. “Esto es una especie de dedocracia encubierta”, definió una de las fuentes, que advirtió que los dirigentes del sector no aceptarán “más verticalazos”.

    Manini dio como “muy probable” que finalmente integre una fórmula paritaria. “Pero no necesariamente estamos atados”, dijo días atrás a El Observador.

    Preguntado por el futuro político de Daniel Salinas, el líder cabildante informó que el exministro de Salud Pública está “muy abocado” a su vida privada y al decanato de Medicina en la Universidad Católica. “No es una persona que le guste la política, que es a veces lo que se necesita para estar en este juego”. Manini reconoció en Salinas “un capital político” para su partido. No obstante dijo no verlo “muy convencido” y agregó: “No lo vamos a presionar”.

    Chisporroteos

    Desde el Inisa, De Olivera apalancó su proyección política. Su gestión pública tuvo algunos chisporroteos en los primeros años, cuando se hizo notoria la mala relación dentro del directorio del instituto. En particular con la entonces vicepresidenta Sandra Etcheverry (Partido Nacional), acusada por la titular de “boicotear” las resoluciones y de “alinearse” en muchos casos con la directora designada por el Frente Amplio, Andrea Venosa.

    Por estas diferencias, el senador y presidente de Cabildo Abierto, Guillermo Domenech, llegó a pedir públicamente la desvinculación de la representante nacionalista en el directorio y debió interceder el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, para descomprimir la interna del Inisa. Etcheverry pasó a cumplir funciones en la Secretaría de Derechos Humanos de Presidencia y Rosario Pérez la reemplazó en el instituto.

    En el Inisa, De Olivera tuvo como asesor al mayor retirado Jorge Lewis, egresado en 1980 de la Escuela Militar en la misma promoción que Bonelli, su marido. Lewis también es socio de Paola Clavarino (directora de Protocolo y Relaciones Públicas del Poder Legislativo) en la empresa de seguridad Cips Ltda., vinculada en concubinato a Radaelli, según informó Brecha.

    Tras su salida del Inisa —renunció el 26 de octubre de 2023 para volcarse a la política partidaria—, De Olivera se abocó a aportar ideas a la seguridad pública. Una de sus propuestas consiste en darles mayor participación a las Fuerzas Armadas en las tareas de inteligencia para apoyar a la Policía en el combate al crimen organizado, el narcotráfico y el lavado de activos, según dijo a Búsqueda.

    “La nueva Capillera”

    Desde filas partidarias observan que Radaelli promueve la figura política de De Olivera como antes lo hizo con la diputada Elsa Capillera, que recientemente abandonó esta colectividad para apoyar la precandidatura del colorado Andrés Ojeda. La salida de Capillera causó “dolor” tanto en Manini como en Radaelli.

    Capillera entró a Cabildo convencida por Radaelli y atraída por el discurso de Manini, que se había “jugado por la tropa” como comandante en jefe del Ejército. Nunca imaginó encabezar una lista para la Cámara de Diputados y mucho menos ser electa representante nacional con la lista más votada por Cabildo en Montevideo. Pero el vínculo con las autoridades del partido se desgastó. Y hoy De Olivera asoma, según coinciden varios dirigentes cabildantes, como “la nueva Capillera”, aunque “sin la militancia social” de la diputada catequista.

    La salida de Capillera obedeció, en parte, al hecho de verse relegada políticamente ante la figura ascendente de De Olivera en el espacio de Radaelli, tras fracasar en su intento de liderar una agrupación nacional propia. A diferencia de Capillera, De Olivera no está enfrentada a la senadora Irene Moreira —esposa de Manini—, que también tenía aspiraciones de lanzar una agrupación nacional propia, aunque luego desistió de la idea.

    Información Nacional
    2024-03-13T19:02:00