• Cotizaciones
    domingo 14 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Tabaré Viera logró imponer a su sucesor en el Ministerio de Turismo

    El jerarca llegó a plantear en una reunión interna una posible renuncia a su precandidatura para desactivar el nombramiento de Julio Luis Sanguinetti

    “Hoy Tabaré Viera se va a acostar con un músculo nuevo”, resumió un dirigente de su sector, Batllistas, en la noche del miércoles 21, luego de que el secretario de Estado lograra que quien lo sucediera en Turismo fuera el nombre que él proponía, el abogado Eduardo Sanguinetti.

    Horas antes, su sucesor iba a ser otro, con el mismo apellido: Julio Luis Sanguinetti, exdiputado, exvicepresidente de UTE e hijo del expresidente y secretario general colorado, Julio María Sanguinetti, quien había pujado para su designación. El tema ya había sido discutido la semana pasada en dos reuniones en las que participó el exmandatario: una fue con Viera y la otra con Luis Lacalle Pou. El presidente se había limitado a decir que la sucesión era una decisión del Partido Colorado, y que acataría lo que este resolviera.

    Pero la noticia sobre la designación de Julio Luis al frente de Turismo –difundida por Ámbito en la tarde del martes 20 y confirmada en la mañana del miércoles por Radio Sarandí– daría un giro inesperado a la situación. Su nombre como posible nuevo ministro hizo arder no solo la interna colorada sino la de Batllistas. Es que la dirigencia de ese sector sabe que el hijo del expresidente es uno de los principales impulsores de la precandidatura de Andrés Ojeda, uno de los rivales de Viera en la interna, pese a que el postulante lo ha negado públicamente.

    Además, Sanguinetti logró instalar el nombre de su hijo, que ya contaba con el visto bueno de Lacalle Pou, pese a la posición de Viera, que buscaba un sucesor de corte “técnico” y que diera continuidad a su gestión.

    En la semana el hecho había causado suficiente preocupación entre la dirigencia de Batllistas. En una reunión de dirigentes el martes 20, previa a un encuentro de Viera con Julio María, el ministro dijo que incluso manejaría la posibilidad de renunciar a su precandidatura como mecanismo para desactivar la designación de Julio Luis.

    No obstante, según dijeron fuentes del sector a Búsqueda, en el encuentro con el expresidente, el ministro y precandidato no llegó a plantear esa posibilidad. Consultado por Búsqueda, Viera aseguró que en ningún momento amenazó con renunciar, pero algunas fuentes del sector dijeron que ese camino sí fue planteado en algunas ocasiones, aunque solamente como forma de presión en la interna.

    Reunión y desistimiento

    Horas después de que se conociera la noticia, Julio Luis mantuvo una reunión con la cúpula de Batllistas, según pudo saber Búsqueda. El encuentro con Viera y el senador Germán Coutinho, en el despacho del legislador en el Palacio, fue de carácter privado y duró más de dos horas. Consultado, Coutinho declinó hacer declaraciones sobre lo que se discutió en esa instancia.

    No obstante, dirigentes del sector dijeron a Búsqueda que allí Julio Luis dijo que asumiría el ministerio como representante de todo el Partido Colorado y no de Batllistas. A la par del encuentro, comenzaron a aparecer las críticas internas, que tuvieron carácter público. Una de ellas provino del también precandidato colorado Gabriel Gurméndez, que escribió en la red X que se trataba de una “mala decisión”, ya que el partido por el que trabajaba debía estar “al servicio de los uruguayos y del futuro del país”, y no transferir “el poder de padre a hijo”.

    El exsenador y excandidato Pedro Bordaberry, que ocupó el Ministerio de Turismo durante parte del gobierno de Jorge Batlle, también escribió en la misma red: “Un error muy grande, una mala decisión; inexplicable”. En respuesta, Julio Luis le respondió horas más tarde: “Pedro, ¿lo decís por tu huida política que dejó al partido en banda?”. El precandidato Guzmán Acosta y Lara también cuestionó la decisión.

    La publicación de Gurméndez provocó una llamada telefónica del propio Julio María, que mantuvo un intercambio tenso con el precandidato. Según fuentes cercanas a Gurméndez, el secretario general le justificó la designación, le dijo que se trataba de un ministro “en transición” e incluso le habló del perfil académico de su hijo. Además, le reprochó que su actitud no era “buena” para el Partido Colorado. El precandidato respondió que no se trataba de un ataque personal, pero sí a la “forma” y al “modo” en que se había realizado la designación, que además implicaba directamente a parientes.

    La crisis, sin embargo, se desactivaría rápido. Poco después de la reunión en el Parlamento, Julio Luis comunicó en la red X que a pesar de sentirse “honrado” por el “ofrecimiento” de Batllistas, no aceptaría el cargo, ya que se dedicaría de lleno a trabajar para que la coalición vuelva a ganar las elecciones este año.

    Horas más tarde, Julio María y Viera acordaron la designación de Eduardo Sanguinetti. El expresidente hizo circular un comunicado en el que dejó en claro que la propuesta a su hijo “efectivamente existió pero fue desistida por él”, ante lo cual Batllistas le ofreció el cargo a Eduardo, que ya fue aceptado por el presidente de la República. El futuro ministro es sobrino segundo del expresidente Julio María.

    El ministro de Viera

    El entorno del precandidato celebró que Viera haya podido colocar a su actual asesor legal como futuro ministro. Pero más aún que haya evitado la designación de Julio Luis, a quienes en el sector ven como un rival en las internas, y que lógicamente no responde a Batllistas. “Hubiera sido una mala noticia para el país, para el gobierno, para el partido y para el sector”, dijo una fuente. Otro dirigente enfatizó que, de haberse concretado la designación, Viera habría salido “muy debilitado”, pero en cambio “se jugó la ropa” y logró obtener lo que quería.

    En 2021, cuando Viera fue designado ministro de Turismo, varias fuentes relataron a Búsqueda que fue él quien se impuso ante Sanguinetti y pidió tomar la titularidad de la cartera (N° 2.137). Su nombre había sido manejado a inicios del gobierno para ocupar los ministerios de Vivienda o Transporte, pero cuando el sector supo que iba a ocupar Turismo, el propio Viera declinó ocupar ese cargo, que fue a parar a manos de Germán Cardoso. El diputado renunció ese año tras haberle ocultado algunos expedientes a Lacalle Pou sobre la compra de publicidad oficial (Búsqueda Nº 2.136).

    En el entorno del expresidente Sanguinetti, en cambio, consideraron que lo que logró Viera ahora fue ubicar en el ministerio a alguien que responda totalmente a él, por lo que seguirá dominando el ministerio, mientras a la vez es precandidato y senador.

    Julio María, que anunció que respaldaría a Viera en diciembre, renunciará a la secretaría general del partido en marzo, pero en el partido hay dirigentes que dudan de su lealtad hacia el actual ministro, más aún con las diferencias que trajo aparejada su sucesión.

    Más allá de las lecturas de algunos dirigentes, lo cierto es que Viera y Julio Luis no congeniaron políticamente en los últimos tiempos. Según ha transmitido a varios dirigentes partidarios, el exvicepresidente de UTE considera que la precandidatura del ministro no va a servir para movilizar más que el aparato duro del partido. Por eso, en la medida que crecía la posibilidad de una precandidatura de Viera, el dirigente dio su visto bueno para otras posibles postulaciones: primero la de Acosta y Lara, luego la del economista Ignacio Munyo y ahora la de Ojeda.

    Con una fuerte inversión en publicidad y un intenso trabajo en redes sociales, la precandidatura de Ojeda ha logrado nutrirse de algunos exdirigentes de Batllistas. Es el caso del exdiputado José Amy, del actual vicepresidente de UTE, Pablo Ferrari, y ahora también de dirigentes de la lista 2215 de Tacuarembó, que obedecen a la vicepresidenta de OSE y exdiputada Susana Montaner, de la que Batllistas descontaba su apoyo.

    El lunes, Ojeda presentó en la casa del Partido Colorado el apoyo de la lista que supo liderar la exsenadora Martha Montaner, con la presencia de varios dirigentes que buscan encabezar la candidatura a la diputación de la lista en el departamento. A la par, Ojeda también logró obtener el respaldo del dirigente colorado de Tala Heber Duque, que integra el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Colorado, y que se prestaba a apoyar a Gurméndez.

    Información Nacional
    2024-02-22T00:39:00