• Cotizaciones
    sábado 20 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Una “agenda de cambios” debilitada y la falta de respuesta a “desencantados” fueron factores de la derrota, según sectores del FA

    En su documento de autocrítica Fuerza Renovadora señala errores cometidos en los últimos dos gobiernos, como los proyectos frustrados en la administración Mujica, mientras que Asamblea Uruguay reclama un “examen” del estatuto

    La dirigencia frenteamplista comenzó su proceso de autocrítica tras la derrota electoral y varios sectores divulgaron sus primeras reflexiones. Fuerza Renovadora, grupo que lidera el senador Mario Bergara, realizó un documento que aporta sus reflexiones a la discusión. En el texto se enumeran varios errores, entre ellos el “exceso de optimismo” del candidato a la presidencia, Daniel Martínez, informó El País el miércoles 14.

    En el documento de 15 páginas, al que accedió Búsqueda, Fuerza Renovadora dedica una primera mitad a la autocrítica identificando errores de los gobiernos frenteamplistas, de la fuerza política y de la campaña electoral.

    El sector plantea la necesidad de realizar “una profunda autocrítica” que incluya “la tendencia a la burocratización de sus cuadros partidarios y de gobierno”, así como “el desarraigo de su estructura para el trabajo político entre la gente” y “la permisividad y la lentitud para responder ante los errores y faltas cometidos por algunos de sus miembros”.

    “El Frente Amplio, máxima expresión de la unidad de la izquierda, debe hacer saber a la ciudadanía que es capaz de una clara autocrítica de sus gestiones de gobierno, de su debilitada agenda de cambios en los últimos años, de la errada perspectiva de eludir la crítica a la conducta de sus integrantes para no darle pasto a la derecha”, indica el sector liderado por Bergara.

    El balance, de acuerdo a Fuerza Renovadora, se da a raíz de dos procesos que convergen: “El debilitamiento político-cultural de la izquierda y la mayor eficacia de las derechas para generar y captar, en un espectro político amplio, formas de descontento con el Frente Amplio”.

    En relación con los logros de los tres gobiernos frenteamplistas, el sector destaca la “disminución enorme” de la desigualdad social y la pobreza, el crecimiento económico sostenido que mejoró el salario real y las jubilaciones, y la conquista de derechos para trabajadores y colectivos “vulnerados y discriminados”. Pero con desempeños diferentes en cada una de las administraciones.

    “Este proceso de transformación tuvo un particular destaque en el primer gobierno”, indica el documento, y agrega que “durante los dos últimos gobiernos frenteamplistas, incluyendo una transición en el marco de notorios inconvenientes y disputas, es posible encontrar costos en términos de respaldo de la ciudadanía”. Resalta “la consagración de una agenda de derechos”, pero se cuestiona que “las ineficiencias en la gestión y las fallas en la coordinación dejaron costos que se vislumbraron con mayor profundidad luego de finalizado el mandato”. E identifica los “importantes desacomodos” en Ancap y los “grandes proyectos finalmente frustrados” como el Puerto de Aguas Profundas, la minera Aratirí, el tren de los Pueblos Libres o la regasificadora, que “generaron expectativas desmedidas” y luego se volvieron “en contra de la imagen y legitimidad política” del Frente Amplio en el poder.

    El último período, en tanto, “padeció de un claro debilitamiento”. “Sin emprender grandes reformas, los proyectos más visibles como la instalación de UPM, el plan de cuidados o el impulso a la inclusión financiera no cobraron el vigor político necesario. La economía refrenada generó un obvio malestar, el decreto de esencialidad en la educación —herida profunda e innecesaria—, sumado a un alejamiento grande del interior y la incomprensión del fenómeno Un Solo Uruguay, conforman hitos que se reflejaron en la pérdida de adhesión partidaria”, sostiene.

    En relación con la fuerza política, el sector asegura que el Frente Amplio no logró “la cohesión política y orgánica imprescindible para ese trascendental desafío” electoral. “Perdimos porque quedamos entrampados en un contexto interno de confrontación que nos inhabilitó a la hora de elaborar y hacer política hacia afuera”.

    El proceso con duros cuestionamientos éticos que llevó a la renuncia del entonces vicepresidente Raúl Sendic fue, para el sector, algo que “terminó arrastrando a todo el gobierno y al propio Frente Amplio” y donde “una porción importante de frenteamplistas y de la ciudadanía en general reclamó sanciones partidarias más duras” que incidió “en el clima político profundizando la sensación de ‘desencanto’ en amplios grupos de votantes y militantes”.

    Por otra parte, Fuerza Renovadora —que integra la comisión de Balance, Autocrítica y Perspectiva que conformó el Frente Amplio— afirma que en la campaña electoral “resultó dificultoso identificar claramente dónde estaba la dirección y la línea estratégica” porque “faltó sintonía en el discurso de los dirigentes” y “la forma de comunicar fue débil e ineficiente”. “La falta de visión estratégica del Frente Amplio en su conjunto, sumada a un posible ‘exceso de optimismo’ del candidato presidencial colocó a la fuerza política en un escenario totalmente aislado, sin posibles aliados, a la hora del balotaje”, agrega el documento, coordinado por el exsecretario de Drogas Diego Olivera .

    Mario Bergara. Foto: Pablo Vignali / adhocFOTOS

    Un “necesario examen”

    El sector Asamblea Uruguay, liderado por el exministro de Economía Danilo Astori, también elaboró su documento propio. En las 22 páginas más anexos, a las que accedió Búsqueda, se resaltan los logros de los últimos 15 años área por área y se advierte que “atribuir la derrota a fallas en la comunicación, antes y durante la campaña, que sin duda hubo, sería simplificar la complejidad del problema e incurrir en reduccionismos que se deberían evitar”.

    Para Asamblea Uruguay es necesario “revisar” la orgánica y los procedimientos para que quienes no participan de los comités de base tengan un espacio donde militar. En este sentido, apunta a un “necesario examen” del estatuto del Frente Amplio para modificarlo “a la luz de la actual y futura situación”.

    Por otra parte, cuestiona que “tampoco fueron respondidos los planteamientos de los desencantados, que se tomaron como actitudes individuales y no como la expresión de un estado de ánimo muy extendido entre los frenteamplistas”, agrega.

    En tanto, el Partido Comunista emitió una declaración de su comité central el domingo 11 donde enumera cuatro elementos que entienden “faltó”. “Nos faltó debate ideológico, entre compañeros en la izquierda, con nuestro pueblo y con la derecha. Nos faltó abrir el espacio–estatal a superiores niveles de participación (…) Nos faltó colocar mucho más en el centro de nuestros desvelos la cuestión del poder; del poder formal y del poder efectivo. Y nos faltó avanzar en la transformación de las estructuras económicas y productivas que generan la concentración de la riqueza y la dependencia”, se afirma.

    • Noticias relacionadas

    El Frente Amplio necesita mejorar sus equilibrios internos y “fortalecer actores” como su “decaída” socialdemocracia

    Información Nacional
    2020-10-14T23:40:00