• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    Una amplia mayoría de los empresarios creen que fracasarán los eventuales plebiscitos jubilatorio y por deudas

    Nueve de cada 10 ejecutivos considera que la consulta promovida por el PIT-CNT sería rechazada en las urnas, mientras que el 74% presagia la misma suerte para el plebiscito impulsado por Cabildo Abierto

    En paralelo a la campaña electoral, están corriendo otras, también relacionadas con las urnas: una, impulsada por el PIT-CNT, recolecta firmas para someter a plebiscito la derogación de la reforma jubilatoria aprobada el año pasado; la segunda busca someter a consulta popular la inclusión en la Constitución de mecanismos para la refinanciación de deudas de las personas y un nuevo tope para la usura. Son procesos seguidos con atención o preocupación por el empresariado, en el caso de sectores que pueden ver afectado directamente su negocio, como los bancos, las financieras, los entes públicos y las administradoras de fondos previsionales (AFAP).

    La XXVIII Encuesta Anual de Evaluación y Perspectivas Empresariales de Búsqueda relevó la visión de 105 dueños, presidentes, directores o gerentes de compañías privadas que operan en el país — del agro, la industria manufacturera, la construcción, el sector financiero, el comercio y los servicios — sobre las perspectivas para sus negocios en 2024, las expectativas que tienen para algunas variables macroeconómicas domésticas, su visión acerca de los posibles impactos para Uruguay del reciente cambio de gobierno en Argentina, e incorporó la temática de estos dos eventuales plebiscitos en el cuestionario. En concreto, en la hipótesis de que se alcancen las firmas para convocar las consultas populares, preguntó si creen que los plebiscitos serán o no aprobados en las urnas en octubre de 2024.

    La opinión ampliamente mayoritaria de los ejecutivos es que ambos serán rechazados por la ciudadanía: eso dijo el 93% de los encuestados en referencia a la reforma de la seguridad social y el 74% en el caso de la propuesta de reestructuración de deudas y la usura. En contrapartida, el 7% piensa que el plebiscito acerca de la seguridad social será aprobado y una proporción bastante mayor (26%) augura lo mismo para la reforma constitucional promovida por Cabildo Abierto bajo el eslogan de “una deuda justa”.

    Por sectores empresariales, el sondeo mostró amplias mayorías en torno a la convicción de que ambas consultas serán rechazadas.

    El fracaso del plebiscito impulsado por el PIT-CNT es un pronóstico hecho por la totalidad de los ejecutivos de la construcción, los servicios y las finanzas; los encuestados del comercio son los que le dan más chances de prosperar (22% aseguró que, en caso de llegar a la instancia de las urnas, será aprobado).

    Algunas organizaciones empresariales han expresado preocupación por la eventual vuelta atrás de la reforma que instala, de manera gradual, un sistema jubilatorio común con un piso de 65 años de edad para poder retirarse y equipara al régimen general a todas las “cajas” especiales. “Pegaría en la línea de flotación de lo que es la estabilidad del país, la certeza jurídica, la seguridad del país. Confiscar los ahorros de 25 años de los trabajadores (administrados por las AFAP) para pasarlos al BPS es una cosa que va a contramano de todo lo que el país viene construyendo hace décadas” y la aprobación del plebiscito “implicaría de inmediato una pérdida del grado inversor”, opinó el presidente de la Confederación de Cámaras Empresariales, Diego O´Neill, en una reciente entrevista con Búsqueda.

    Esta papeleta de recolección de firmas propone volver a los 60 años de edad para poder jubilarse, equiparar la jubilación mínima con el salario mínimo nacional y terminar con el lucro en la seguridad social –lo que en los hechos supone eliminar a las AFAP–. Entre los precandidatos lanzados hasta ahora, solo la frenteamplista Carolina Cosse dio su adhesión a la iniciativa.

    En cuanto a la consulta para habilitar la reestructuración de deudas personales que, además, plantea fijar provisoriamente un límite máximo para las tasas de interés de 30% en unidades indexadas a la inflación (sobre préstamos, multas y recargos, también por tarifas públicas impagas), los pronósticos por sectores de actividad encuestados están más repartidos. Si bien en todos la mayoría cree que será rechazado por la ciudadanía, en torno a un tercio de los ejecutivos de la construcción, el agro —y algo menos en la industria, el comercio y los servicios— proyectan su aprobación.

    Esta eventual consulta popular hace ruido, sobre todo, en el sector financiero. En el sistema bancario entienden que no es necesario obligar a las instituciones a refinanciar deudas, ya que están dispuestas a hacerlo de manera voluntaria con los clientes que tengan problemas de pago, y consideran que el tope de usura que los cabildantes quieren incorporar a la Constitución puede tener efectos adversos para el mercado, retrayendo el crédito.

    En octubre, una fuente del sector consultada por Búsqueda había dicho que ve probable que se llegue a las firmas requeridas para convocar la consulta popular, pero confía en que la propuesta de enmienda será rechazada en un plebiscito. Cree que, llegada esa instancia, la mayor parte del espectro político será “sensata” y tendrá en cuenta la “evidencia internacional” que prueba lo inconveniente de legislar, como lo propone Cabildo Abierto, en torno a las reestructuraciones de deudas y las tasas de interés.

    Los promotores de la consulta son, en cambio, cautos. Llevan recolectadas unas 120.000, informó días atrás El Observador. El ritmo bajó en las últimas semanas, pero esperan que se intensifique, pasado el pico de las vacaciones estivales. “Es un desafío” poder llegar a las aproximadamente 270.000 adhesiones requeridas antes del 27 de abril, dijo el martes 9 el diputado Álvaro Perrone en Radio Uruguay. “Si se llega, se llega, y si no, hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance”, agregó.

    “Clima” frío y allanamientos

    Entre la dirigencia política y la población en general, “el clima está bastante frío respecto a los plebiscitos, poca gente está al tanto”, dijo a Búsqueda Ignacio Zuasnabar, director de Equipos Consultores. “Genera un poquito más de atención e interés el plebiscito de Cabildo sobre la redistribución de deudas que el de la reforma de la seguridad social. En el de la seguridad social monitoreamos todo el proceso de discusión de la reforma y a buena parte de la población ese debate no le interesó”, añadió.

    De todos modos, según este sociólogo, todavía es “muy prematuro, hay un punto de quiebre que es si se alcanzan las firmas o no. En la medida en que en Uruguay tenemos una exigencia relativamente baja para alcanzar las firmas, depende más del músculo que del ánimo de opinión pública. El segundo punto de quiebre es cómo son los posicionamientos políticos a partir de ese momento. Porque la gente sigue a partidos y sigue líderes, y si ve que tales líderes se juegan a favor o en contra, entonces ahí la gente empieza a tomar o rever sus posturas, en temas que son relativamente complejos, que no son sencillos de entender”. Entonces, la referencia de lo que los líderes hagan “va a terminar siendo una referencia decisiva”, recalcó.

    Otra campaña para propiciar un plebiscito –que no fue objeto de consulta en el sondeo empresarial de Búsqueda – está, también, en marcha: busca habilitar los allanamientos nocturnos. Y, para Zuasnabar, “parece tener un humor más claro a favor (…). Desde hace por lo menos una década las encuestas muestran una respuesta favorable a los allanamientos nocturnos”.

    Analizó: “Si uno mira hoy las encuestas, la mayoría a favor de los allanamientos nocturnos ocurre porque hay un lineamiento muy claro de los votantes de la coalición y el electorado frenteamplista está dividido, alrededor de la mitad está a favor y la mitad en contra. Entonces, la primera tarea del Frente sería lograr convencer a los propios. En otros plebiscitos ha tenido esa capacidad, como la reforma Vivir sin Miedo, que en principio tenía la adhesión de una parte de los votantes frenteamplistas, pero cuando el Frente ha salido a la cancha a explicar los porqué no, ha logrado alinear a su propio electorado. El Frente deberá hacerlo una vez más y no hay garantías de que eso vuelva a ocurrir. Pero hasta ahora ha tenido esa capacidad”.

    El director de Equipos señaló que el factor del ensobrado de las papeletas de los plebiscitos con las listas “es fuerte (…). Nosotros hacemos encuestas a boca de urna y siempre hay una proporción de gente que cuándo el encuestador pregunta si votó el plebiscito dice: ´ ¡Uy, me olvidé de votar! ´ Por más de que la gente puede estar a favor o en contra de determinados temas, muchas veces la intensidad de ese voto a favor no es tan grande como para acordarse. Nadie vota el plebiscito y se olvida de poner el voto a presidente (…). A veces la diferencia entre ganar o perder un plebiscito ha estado más vinculada a esos procesos que al clima de opinión pública”.

    Contratapa
    2024-01-10T18:06:00