Uruguay da “pasos iniciales” en el desarrollo de piel sintética y técnicas sustitutivas a la experimentación con animales

escribe Leonel García 

La inclusión quirúrgica de probetas en perros para recoger su saliva le valió en 1904 el Nobel de Medicina al fisiólogo ruso Iván Pávlov por sus estudios sobre estímulos y respuestas. Un año antes, a Tomás Alva Edison se le ocurrió fulminar a una elefanta llamada Topsy para atacar públicamente la corriente alterna que impulsaba su rival, Nikola Tesla. Hoy estos experimentos merecerían una condena social unánime.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.