• Cotizaciones
    sábado 13 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Usar el celular mientras se maneja y no respetar las cebras será considerado “temerario” y castigado con trabajo comunitario

    En 2022 hubo 431 fallecidos en accidentes de tránsito en Uruguay, tres menos que en 2021. Refleja una tendencia a la baja en la siniestralidad vial desde 2011, pero no la suficiente para el gobierno, que observa con preocupación las cifras tanto de fallecidos como de heridos. “El número de accidentes de tráfico sigue siendo inaceptablemente alto”, dice un documento del Ministerio del Interior que argumenta la necesidad de una nueva norma para sancionar irregularidades en el tránsito.

    Este cambio se pretende añadir al capítulo de faltas contra la integridad física del Código Penal, bajo el título “conducción temeraria de vehículos motorizados”. Establece la pena de trabajo comunitario de siete a treinta días e inhabilitación para conducir vehículos de uno a dos años a quien maneje con temeridad manifiesta, que se define como “la conducción con imprudencia y/o negligencia, transgrediendo las normas básicas de seguridad vial, poniendo en grave riesgo la seguridad de las personas”.

    La justificación de la nueva norma, a la que accedió Búsqueda, señala que la aplicación de las actuales medidas de seguridad vial sigue siendo insuficiente para regular ciertos comportamientos de tránsito, por lo que es necesario “aprobar una figura que comprenda aquellas situaciones que constituyen un conducir temerario”, entre las que se incluyen: utilizar teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos mientras se maneja; conducir sin respetar los carriles al “saltar” de un carril a otro para avanzar más rápidamente; conducir sin respetar las marcas viales, y no respetar las sendas peatonales o las bicisendas.

    “El tránsito y la seguridad vial en varias situaciones concretas ha dejado de ser un área únicamente regulada por el derecho administrativo y ha sido punto de tratamiento por el derecho penal, mediante la legislación de figuras penales, como resultado de violación a disposiciones normativas. No obstante, las reguladas no han permitido concretizar una correcta protección de los bienes jurídicos en riesgo, como lo son la integridad física y vida de quienes son parte del tránsito”, explica el documento.

    La nueva falta contra la integridad física fue elaborada por técnicos de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) y el Ministerio del Interior, e incluida en el artículo 154 de la Rendición de Cuentas. En su mensaje al Parlamento, el Poder Ejecutivo afirmó que de no ser aprobada se mantendrá en el ámbito vial la ausencia de un tipo penal “con el consecuente detrimento del proceso de protección jurídica que posee el Estado”.

    Fuentes oficiales indicaron que más allá de comportamientos como el uso del celular o no dar paso en las cebras, la norma pretende también reforzar el control de las picadas callejeras. “Las picadas son justamente casos de conducción negligente y temeraria”, indicó uno de los consultados.

    El Código Penal ya establece la pena de siete a treinta días de prestación de trabajo comunitario a quienes en carreteras, calles, vías de tránsito en general y en lugares no autorizados participen de carreras u otro tipo de competencia con vehículos a motor. Sin embargo, los reclamos de los vecinos son habituales por carreras ilegales que suelen darse los fines de semana en sitios como Kibón, Pocitos, Carrasco, Barra de Carrasco, Las Piedras, Santa Lucía, San Jacinto y El Pinar.

    En junio de 2021 la Junta Nacional de Seguridad Vial, formada por varias subsecretarías de Estado, se reunió para discutir una mejor sanción al problema. En ese entonces resolvió iniciar una campaña para promocionar la denuncia anónima online en la web de la Jefatura de Policía de Montevideo y facilitar a la Policía la detección de picadas en el mismo momento en que ocurren. “El fenómeno de las picadas de motos cuenta con la característica de su versatilidad para cambiarse rápidamente de lugar de convocatoria, por lo que su control es complejo, ya que al llegar al lugar los cuerpos inspectivos, las aglomeraciones se dispersan y trasladan a otra zona”, había afirmado semanas antes la Unasev en un comunicado de prensa.

    Negligencia e imprudencia.

    El Poder Ejecutivo espera que la propuesta sea votada en el Parlamento para “ponderar en su justo equilibrio el bien jurídico protegido y la capacidad punitiva del Estado”. El argumento de la norma indica que busca castigar dos conductas potencialmente peligrosas, como lo son la negligencia (“de parte del sujeto existe una omisión de cierta actividad que habría evitado el resultado dañoso”) y la imprudencia (“el sujeto obra precipitadamente o sin querer íntegramente las consecuencias en las que podría desembocar su acción, de por sí, irreflexiva)”.

    Los accidentes de tránsito ocasionados por imprudencia del conductor son una de las principales causas de muerte y lesiones graves en Uruguay, en un momento donde la movilidad alcanzó su máximo histórico registrado en el país, con 41.270.408 vehículos que pasaron por un puesto de peaje en 2022. El año pasado hubo 20.210 siniestros con 431 fallecidos, medidos como toda persona que estuvo involucrada en un accidente de tránsito y que resultó muerta en el lugar o hasta los 30 días después de producido el mismo: 206 fueron motociclistas (47,8%), 152 automovilistas (35,3%), 58 peatones (13,4%) y 15 ciclistas (3,5%). Además hubo 21.555 heridos leves y 3.178 heridos graves.

    Los datos son brindados anualmente por Unasev con base en el Sistema de Gestión de Seguridad Pública (SGSP) del Ministerio del Interior, que concentra el registro de todos los eventos con intervención policial, entre los cuales se encuentran los accidentes de tránsito.

    Ante el avance de la tecnología en los últimos años, Unasev ha advertido del peligro creciente de las distracciones del conductor para ocasionar siniestros mientras intenta manipular un GPS, sintonizar la radio o utilizar el teléfono celular.

    “El envío de mensajes aplica a otra dinámica donde hay que fijar la vista, además de, eventualmente, sostener el aparato celular (y de esta manera retirar fuerza al sostén del volante). Todas cuestiones que realizamos automáticamente y naturalizamos como si fuesen parte de una conducción segura y responsable. No obstante, todo ello tiene efectos perjudiciales en el comportamiento del conductor. Y obviamente, convierte el uso del teléfono celular en un importante problema de seguridad vial”, alerta el organismo.

    La advertencia toma como referencia un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que señala que los conductores que utilizan el teléfono celular corren un riesgo aproximadamente cuatro veces mayor de verse involucrados en un accidente. El estudio, publicado en 2011 en la revista académica Traffic Injury Prevention, analizó datos de 13 países de las Américas para descubrir que el riesgo de accidente era mayor entre los conductores que enviaban mensajes de texto mientras conducían, pero que incluso hablar por el móvil con manos libres al volante aumenta el riesgo de siniestro.

    Información Nacional
    2023-07-05T22:42:00