• Cotizaciones
    lunes 17 de junio de 2024

    Vecinos de San José denuncian que relleno masivo de terrenos hizo que inundaciones lleguen a más zonas

    Durante la sesión de la Junta Departamental de San José del 18 de marzo, una mujer presente en el público se descompensó al escuchar la lluvia torrencial que se desencadenaba afuera del recinto. Era una de las personas afectadas por las recientes inundaciones del 13 de marzo, que afectaron a la ciudad por un período de más de 10 días y generaron decenas de desplazados. Era, además, integrante de un grupo de vecinos que denuncian desde hace ya tiempo la incidencia que ha tenido el relleno de predios en la extensión de las inundaciones en el departamento, al considerar que alteran el escurrimiento natural de los ríos y cursos de agua cercanos, haciendo que el agua llegue a lugares a los que antes no llegaba.

    La polémica respecto al relleno de terrenos autorizados por la Intendencia Departamental en San José de Mayo es un tema que comenzó a trabajarse en la órbita de la Junta Departamental, que días atrás aprobó la suspensión temporal de esas autorizaciones hasta tanto no se revise el Plan de Ordenamiento Territorial aprobado en 2019, que regula esta actividad.

    Según dijo a Búsqueda la edila por el Frente Amplio, Lorena Saavedra, en San José se registró una inundación histórica en 2016 que afectó a miles de personas, escenario que volvió a repetirse en 2019 y luego a principios de este año, siendo el alcance cada vez más grave. La particularidad, agregó, fue que en marzo el agua llegó a predios que antes no entraban dentro de las zonas inundables, algo que atribuyó específicamente al relleno de terrenos para construcción, lo que “hizo que en muchas zonas de la ciudad no se permita que el arroyo Mallada escurra hacia lugares donde naturalmente escurría”.

    “El ir taponeando el departamento con relleno de terrenos hizo que el Mallada desbordara hasta otros lugares que nunca había llegado. Incluso durante su administración en 2019, el exintendente y actual ministro de Transporte, José Luis Falero, presentó un estudio que hizo Facultad de Ciencias sobre los impactos del río San José y el comportamiento durante las crecidas, pero todo quedó en la nada y se continuó rellenando”, explicó.

    Según dijo, la bancada del Frente Amplio planteó la necesidad de rever el Plan de Ordenamiento Territorial, con el objetivo de limitar las zonas donde se permiten los terrenos y que se fiscalice aquellos que no tienen los desagües correspondientes, que “están causando daño a terrenos vecinos”.

    “La intendencia incumple decretos y medidas referentes a la proximidad y calidad del relleno cerca de cursos de agua”, enfatizó Saavedra. Dijo, además, que los vecinos se quejan de que “por omisión del Área de Ordenamiento Territorial de la intendencia”, durante las crecidas el agua llega a zonas donde antes no lo hacía, lo que provoca —además de enormes percances para las familias afectadas— que los predios pierdan casi el total de su valor original.

    Por esta razón, días atrás se reunieron con los coordinadores de todas las bancadas y con el coordinador de Ordenamiento Territorial del gobierno departamental, quien les dijo básicamente que “debían acostumbrarse a vivir con esto”.

    “Acá hay una combinación de varias cosas: la omisión a la hora de ordenar lo que tiene que ver con el arroyo Mallada y el río San José, la especulación inmobiliaria que hace que se siga permitiendo ventas de terrenos y los rellenos que repercuten en la forma de circulación natural del agua, que por algún lado tiene que escurrir”, sintetizó la edila.

    Consultado al respecto, un encargado del Área de Estudios y Proyectos de la Intendencia de San José, aseguró a Búsqueda que el gobierno departamental “nunca autorizó rellenos en zonas inundables”. Sin embargo, explicó que la zona inundable “no es un borde fijo” y lo que hasta hace 20 años no era inundable hoy quizás sí lo sea. Incluso, mencionó que desde el 1997 hasta la fecha, la intendencia identificó al menos 200 terrenos inundables más dentro del departamento, número que podría seguir creciendo.

    “Las crecidas que están llegando en volumen de agua han aumentado de manera enorme y eso significa un avance en el área inundable muy grande, y esa teoría de que los rellenos afectan las inundaciones es bastante poco probada”, argumentó ese ingeniero. Según dijo, siempre que se hace referencia a inundaciones se habla de rellenos “y una cosa no tiene por qué asociarse con la otra”.

    “San José no se inunda más por los rellenos. La gente cree que porque alguien rellena un terreno para aprovechar una zona se le va a inundar el de al lado, pero en realidad las inundaciones son por el enorme volumen de agua que llega”, enfatizó.

    Para el encargado, el volumen de las últimas crecidas y lluvias fue tan impresionante que no había manera de contenerlo, por lo que “tampoco habría manera de afectarlo”. De todas formas, dijo que lo que sí podría generar alguna consecuencia es si el drenaje de un terreno da hacia otro más bajo, y este se rellena. Pero para eso, aseguró, se toman los cuidados necesarios.

    En esa línea, dijo que puede haber ocurrido que se hayan rellenado algunos que en su momento no se inundaban pero que ahora sí lo hacen. “Por más que saquemos todos los rellenos, hagamos un cráter y draguemos el río, tampoco vamos a lograr mucho. Dar vuelta esa leyenda popular es muy difícil, lo que ocurre es que la gente quiere encontrar un culpable”, comentó.

    Sobre las quejas de los vecinos respecto a que muchas familias —cerca de unas 60, según dijeron— han quedado ahora establecidas en zonas catalogadas como de riesgo o directamente inundables, el funcionario dijo que el problema es que hoy se puede autorizar una vivienda en una zona que en unos años se encuentre en un lugar al que llega el agua.

    Medidas

    Los vecinos presentaron ante la junta cerca de 4.000 firmas para que se tomen medidas respecto al río San José con el fin de evitar nuevas crecidas, para lo cual incluso se celebró una reunión la semana pasada con autoridades de la Dirección Nacional de Calidad y Evaluación Ambiental, del Ministerio de Ambiente.

    Sin embargo, desde la intendencia reconocieron que eso no va a evitar futuras inundaciones, “ni siquiera las va a aliviar”.

    “Es una medida sana en el sentido de que la ciudad tiene que relacionarse con el río, que se quiten algunos islotes que se habían formado, que se retire la basura en la zona que bordea la ciudad, pero realmente no tenemos ni los medios ni la forma de evitar las inundaciones”, señaló un jerarca municipal.

    Ciencia, Salud y Ambiente
    2024-05-15T21:58:00