• Cotizaciones
    sábado 08 de junio de 2024

    Ancap prevé “revertir” pérdidas en la segunda mitad del año; en enero-marzo dio “rojo” en US$ 48 millones

    Desde este fin de semana el ente comenzará la puesta en macha de la última unidad de servicio de la refinería; las tareas de mantenimiento, que se extendieron por 276 días, golpearon su resultado económico

    Tras perder US$ 48 millones en el primer trimestre —debido más que nada a la “parada técnica” de la refinería de La Teja—, Ancap proyecta “revertir” el resultado económico en el resto del año.

    La estimación que “razonablemente” realizan las autoridades del ente considera que aún en el segundo trimestre la espalda financiera seguirá afectada, ya que en abril y mayo el margen bruto continuó reduciéndose. Por tanto, la mejoría en el resultado de Ancap se registraría sobre todo en la segunda mitad de 2024.

    Ese panorama fue comentado ayer, miércoles 5, por las autoridades de la empresa pública en un taller con periodistas. Estas explicaron que el “componente operativo” de la pérdida de enero-marzo se basa en que Ancap viene pagando por sus importaciones valores por encima del estimado por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) y, a su vez, el Poder Ejecutivo ha fijado los precios de venta al público “sistemáticamente” por debajo del cálculo teórico que realiza el regulador (PPI). El ente importó 16 millones de barriles de derivados.

    Poniendo lupa en el resultado del primer trimestre, Ancap tuvo caída de ingresos (26% en comparación a igual lapso del año anterior) y menores costos de venta (17%). A su vez, registró pérdidas financieras de US$ 11,5 millones por los mayores intereses de los préstamos de corto plazo tomados para solventar el capital de trabajo.

    En tanto, ganó US$ 7 millones por la participación en sus empresas vinculadas. Si bien el negocio del portland le reportó pérdidas por US$ 6,3 millones (similares a las del mismo período del año pasado) y las de Alur fueron por US$ 3 millones (por la zafralidad y la parada de mantenimiento de la unidad de caña de azúcar), ello fue más que compensado con las ganancias que le reportó la actividad de distribución y la red de estaciones que gestiona su subsidiaria Ducsa.

    La parada para mantenimiento de la refinería de La Teja inició en setiembre del año pasado, lo que ya tuvo efectos en el balance de 2023. Ese proceso se completará en los próximos días, cuando la planta vuelva a producir a pleno.