BPS. Foto: Javier Calvelo/ adhocFotos

BPS aún paga jubilaciones por “ley madre”, derogada en 1979

3min 6
Nº2042 - al de Octubre de 2019

Las tareas del hogar y el cuidado de los niños eran los roles principales de la mujer durante las primeras décadas del siglo XX, mientras su pareja salía a trabajar. Algunas mujeres encontraban su lugar en el mercado laboral, pero se mantenían allí hasta el nacimiento de su primer hijo. En ese contexto se aprobó, en 1950, la llamada “ley madre” (Nº 11.495), con la que la maternidad y un mínimo de 10 años de trabajo eran suficientes para que una mujer pudiera acceder a su jubilación. Ese régimen especial estuvo vigente por casi 30 años y hasta hoy tiene beneficiarias.

La ley 11.495 establecía el acceso a la jubilación para “las empleadas y obreras madres (...) en actividad o vinculadas a las empresas”, que contaran con un mínimo de 10 años de servicio “al nacer el hijo o al cesar como consecuencia del embarazo”. La causal jubilatoria “maternidad” fue derogada por el Acto Institucional Nº 9 en 1979 y, 40 años más tarde, 6.245 mujeres cobran esta jubilación vitalicia (3% del total de jubilados), según datos del Banco de Previsión Social (BPS) publicados en un reciente informe.

Son personas de 64 a 105 años: el 0,6% es menor de 70; el 17% está entre los 70 y 79 años; 56% tiene entre 80 y 89 años; y el 27% tiene 90 o más. Según estimaciones del BPS, aplicando la tabla de mortalidad para estimar cuánto les queda por vivir, estas jubilaciones se seguirán pagando hasta 2049.

En marzo de 2019, las prestaciones por “ley madre” representaron el 1,4% del total de jubilaciones femeninas pagadas por el BPS de ese mes, un monto de más de $ 100 millones. Pero en ese monto están consideradas las primas por edad que recibe el 16% de estas mujeres, por tener más de 70 años. Si no se considera este factor, el monto se reduce a $ 84 millones mensuales.

Estas jubiladas reciben por mes, en promedio, $ 13.462. La jubilación mínima es de $ 69 y la máxima es de $ 127.760. Al analizar los tramos de ingresos, el 9% cobra menos de $ 10.000, el 85% de $ 10.001 a $ 20.000, y el restante 6% por encima de $ 20.000.

Muchas beneficiarias de la “ley madre” tienen ingresos por debajo del mínimo jubilatorio. Esto puede deberse a que algunas reciben además otra prestación, o también al modo en el que se revaluaban las pasividades en el caso de percibir más de una. El aumento que correspondía al conjunto de pasividades que se brindaba a un beneficiario determinaba que, cuando una pasividad era jubilación, sin importar el monto y las demás pensiones, el aumento correspondiente a todas se servía en la jubilación. Cuando percibían más de una jubilación, y una o más pensiones, el aumento se servía en la mayor de las jubilaciones. En el último caso, cuando recibían solo pensiones, el aumento se aplicaba a la mayor de estas.

Muchas de las jubiladas por “ley madre” son, además, beneficiarias de otra prestación. El 50% reciben una prestación adicional, y el 19% dos, provenientes de diferentes rubros de actividad.

El promedio de las beneficiarias de las prestaciones por “ley madre” se jubilaron hace 54 años. Hasta ahora, el tiempo máximo que alguna de ellas recibió la prestación es de 75 años y el mínimo de 39. La mayoría de estas mujeres (55%) hace entre 50 y 60 años que cesó su actividad laboral. El 30% lleva entre 39 y 49 años de cese; el 15% entre 61 y 70 años; y solo el 0,1% hace más de 70 años que se jubiló.

Estas mujeres están radicadas a lo largo y ancho del país, aunque algunas viven en el exterior. Montevideo concentra el 68%, los departamentos del interior el 25%, y otros países el restante 7%.

El BPS espera para los próximos 10 años una disminución de 16% en el número de estas jubilaciones, para luego extinguirse en alrededor de 30 años. Hasta entonces, las jubilaciones por “ley madre” seguirán formando parte de sus erogaciones.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.