• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    Orsi se define como “pragmático”, “omnívoro”, no “marxista” y hace guiños al centro con halagos y críticas al gobierno

    El precandidato por el Frente Amplio, Yamandú Orsi, aseguró que tendrá "la mejor" relación con Argentina, sostuvo que no hará innovaciones impositivas y ratificó la agenda comercial que Uruguay viene llevando adelante

    El precandidato presidencial frenteamplista Yamandú Orsi recuerda su voto por primera vez en las elecciones de 1989. Militaba en ese entonces en la Vertiente Artiguista, el entonces novel sector liderado por quien luego fuera dos veces intendente, Mariano Arana. La explicación de por qué eligió esa lista, que hoy es uno de los principales respaldos a su postulación, no pasó por liderazgos ni posicionamientos políticos, explicó durante el ciclo de Desayunos de Candidatos organizado por Búsqueda. "Era un tema de relaciones personales, de amigos y vínculos que tenía en el barrio y en el Comité de Base". Esas mismas relaciones hicieron que tiempo después se mudara al sector que hoy lo acobija, el Movimiento de Participación Popular ( MPP).

    Orsi reconoce que incluso llegó a militar en la orgánica del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, donde ahora "hace muchos años" que no participa, aunque lo identifica como una "gran usina de pensamiento de izquierda”, que le “enseñó mucho". Pese a haber estado allí y en tiendas políticas con notoria influencia marxista, dice que no se identifica con esa corriente de pensamiento: "Siempre entendí que el mejor aporte que me hizo el marxismo es una forma de analizar y entender la historia, que para mí es maravillosa".

    Hoy Orsi confiesa que le cuesta "encasillarse" y que ha vivido su propia "evolución" en su forma de pensar, aunque se define como "de izquierda", "demócrata" y "bastante más pragmático de lo que pensaba” de sí mismo. En eso, aseguró, incidió "la práctica de la gestión y el ejercicio del gobierno", en la que es necesario "mirar los objetivos que uno traza".

    Es más, al ser consultado sobre la división entre políticos “carnívoros” y “herbívoros” a la que recurría el expresidente Luis Lacalle Herrera, Orsi dijo que se coloca en el medio: en el grupo de los “omnívoros”, que comen tanto carne como vegetales, como “los humanos y los chanchos”.

    Ese pragmatismo que el precandidato mencionó se puede ver en varios de los temas que analizó durante su visita al ciclo. Por ejemplo, mostró una particular preocupación por aumentar la producción y el crecimiento de la economía uruguaya. "Algunos temas se roban la discusión u ocupan el centro de la discusión, como la seguridad o la pobreza infantil", enumeró el precandidato, pero luego se preguntó "cómo hacemos para aumentar la riqueza de este país, porque todas las políticas sociales que nos imaginemos, imposible llevarlas adelante si no hacemos crecer la economía de este país a un ritmo bastante más marcado que el actual". En ese aspecto, llamó a "aprender a instalar" esa discusión y preguntarse "cómo hacer para mejorar las cosas que venimos haciendo desde hace mucho tiempo". Eso, dijo, implica "dar un giro" e incluir el debate "en ese camino del conocimiento porque si no, podemos quedar al costado del camino".

    Embed - DESAYUNOS CANDIDATOS 2024 | YAMANDÚ ORSI | BÚSQUEDA

    Al ser consultado por su posible política de relaciones internacionales, Orsi ratificó la línea actual de avanzar en acuerdos de comercio con la Unión Europea y con China. "Incluso creo que hubo una línea de trabajo que empezó con Tabaré, luego Pepe, Tabaré después y ahora en este gobierno, con las relaciones con China. Hay que entender que son procesos que no son fáciles y (son) lentos, e implica que hay que meter cabeza y más cabeza. Pero lo que no podemos hacer es de la política exterior un tema de discusión en la política doméstica", sostuvo, manifestando que los problemas van a estar allí, más allá del gobernante de turno.

    También fue optimista con la eventual relación que un gobierno suyo tendría con el actual presidente argentino, Javier Milei, cuya agenda internacional ha estado permeada de una fuerte impronta ideológica, incluso cuestionando a mandatarios, como al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez. A pesar de estos antecedentes, Orsi dijo que tendrá "la mejor" relación, y que no tener óptimos vínculos con los vecinos "es un error", dado que si bien los gobiernos pasan, "el Estado queda", y Uruguay se encuentra "entre estos dos gigantes de los que dependemos tanto".

    20240605MZINA_9758.jpg
    Yamandú Orsi, durante el ciclo de Desayunos Candidatos de Búsqueda.

    Yamandú Orsi, durante el ciclo de Desayunos Candidatos de Búsqueda.

    La base de 2007

    Orsi dijo, además, que no está dispuesto a realizar mayores innovaciones ni en la política económica ni en la política impositiva respecto a lo que ha sido la tendencia en los últimos años. Cuando fue consultado sobre la política tributaria de su eventual gobierno, respondió que el Frente Amplio ya se encargó de establecer una "base" en 2007 cuando aprobó una reforma tributaria durante el primer gobierno de Vázquez. "Con esa base hay que seguir caminando", afirmó. "Capaz que alguna cosa hay que retocar pero ahora lo que es necesario es aumentar la riqueza", dijo el precandidato, que ratificó que la "filosofía" detrás del sistema impositivo tiene que seguir siendo "que pague más el que tiene más".

    "Alguna cosa creo que se puede hacer, pero no se me ocurre un cambio sustancial ni significativo. A veces hay una inflación legislativa, faltan controles y lo que importa es que las cosas se cumplan", agregó. También sostuvo que es necesario "ver para dónde apuntás" al momento de "estimular y beneficiar". En ese aspecto, dijo que trabajaría en proteger la "seguridad alimentaria" y la "granja nacional".

    El precandidato dijo que está "cansado" del "discurso de que si gana el Frente Amplio, va a poner más impuestos", y aseguró que si es presidente eso no sucederá. A su vez, resaltó que el país debe seguir el modelo macroeconómico impulsado por el exministro Danilo Astori. "En este país a nadie se le ocurre poner en riesgo la estabilidad macroeconómica. Es una lógica que atraviesa a los partidos. El déficit fiscal es un problema para todos los partidos y la baja inflación hay que mantenerla", afirmó el precandidato. No obstante, sostuvo que al gobierno "se le fue la mano" con el "atraso cambiario".

    Orsi no quiso anunciar a quién nombraría como ministro de Economía, pero admitió que consulta frecuentemente al exsocio de CPA Ferrere Gabriel Oddone y también a exjerarcas de gobiernos del Frente Amplio, como Fernando Lorenzo, Daniel Olesker, Mario Bergara y Álvaro García. "Tengo una gran primera línea y también una barra de economistas nuevos que están pidiendo pista", afirmó.

    inf-orsi2mzinaadhoc.jpg
    Yamandú Orsi, durante el ciclo de Desayunos Candidatos de Búsqueda.

    Yamandú Orsi, durante el ciclo de Desayunos Candidatos de Búsqueda.

    Corrupción, seguridad y críticas al gobierno

    En varias partes del evento, Orsi no se privó de deslizar algunas de sus críticas al actual gobierno. No obstante, aseguró que cuando hizo referencia públicamente a que se "cae a pedazos", fue respecto a la seguridad. Este fue, de hecho, uno de los puntos en los que el exintendente fue más crítico con la gestión actual. "Capaz que la expresión no es la más acertada, pero estamos haciendo agua por todos lados y no se visualiza que esto pare de crecer", valoró, y cuestionó que la LUC haya habilitado a hacer transacciones de más de 100.000 dólares en efectivo, y que los reportes de operaciones sospechosas bajen a la par de un crecimiento del narcotráfico.

    Además, criticó al gobierno por "subestimar el valor de la transparencia en la cosa pública", aunque también reconoció que el Frente Amplio tuvo problemas con la seguridad. "Que nos quedamos cortos, sin duda, se cometieron errores, pero no me olvido cómo estaba equipada la Policía antes de que llegara el Frente y los salarios que tenían".

    También dijo que el sistema político entero había incurrido en una falta: "El peor de los errores en ese tema es vanalizar la discusión y llevarla a un nivel tóxico". Así, denunció que hubo una suerte de partidización de la Policía que terminó dificultando aún más enfrentar el tema.

    A pesar de las críticas, Orsi reconoció algunos eventuales "logros" de la administración que encabeza el presidente Luis Lacalle Pou. Destacó la "confianza puesta en la ciudadanía" durante la pandemia, en el sentido de que "éramos capaces de utilizar la libertad para tomarla con responsabilidad". También mencionó la continuación del Plan Ceibal y "algunos temas de infraestructura que estaban picando y que no los pudimos resolver nosotros, como, por ejemplo, la doble vía en la Ruta 5" y la Ruta 9. "Nada es blanquísimo y negrísimo; uno tiene que reconocer cuando algunas cosas salen bien", resumió.

    Al ser consultado, Orsi evitó calificar al gobierno de "corrupto" y dijo que "en todos los gobiernos hay corrupción". No obstante, señaló que "más allá de la corrupción o no corrupción, el problema del gobierno es la forma de encarar los problemas cuando se le presentan, pensando que la mejor forma es salir corriendo para adelante". Así, señaló que al "presidente le encanta hacerse cargo de todo, pero es tanto de lo que se hace cargo que después no pasó nada".