• Cotizaciones
    sábado 13 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Listas departamentales buscan marcar perfil en la interna del Frente Amplio

    Sectores locales aprovechan la instancia electoral interna para posicionarse de cara a las elecciones nacionales y departamentales

    Las pasadas elecciones del 30 de junio no solo definieron las candidaturas a la presidencia y el peso de los sectores en los diferentes partidos políticos. También dirimieron contiendas territoriales y configuraron nuevos liderazgos departamentales.

    Esto ocurre gracias a que la elección admite poner dos hojas en el sobre: además de la lista con la precandidatura presidencial y la nómina de postulantes a la Convención Nacional, una segunda lista, más pequeña, con los candidatos a las convenciones departamentales (sin respaldo a ningún precandidato).

    En los partidos tradicionales, está última competencia es clave para la elección de los candidatos a intendentes. Eso porque es la Convención Departamental la que elige las candidaturas y se requiere un mínimo de un tercio de los convencionales del organismo para tener el respaldo requerido. Sin embargo, en el Frente Amplio la utilidad de la segunda lista es menos evidente: la izquierda no resuelve sus candidaturas a intendente ni sus órganos ejecutivos en las convenciones, ya sean nacionales o departamentales, sino en los plenarios, que se integran en otras elecciones internas que organiza el Frente Amplio.

    Por eso, la elección a nivel departamental no suele captar la atención de la izquierda, en donde la mayoría de los dirigentes están pendientes de las votaciones de los sectores para la Convención Nacional. Así, mientras que el Frente Amplio tuvo 417.934 votos a listas de nivel nacional, solo recogió 339.348 votos a listas departamentales (el 81%). En general, los sectores presentan a la Convención Departamental una lista con dirigentes que planean proyectar en el territorio, con un número y una identificación que no son fácilmente asociables a la lista nacional. Esas listas se suelen repartir o "ensobrar" de forma conjunta.

    La instancia, sin embargo, es aprovechada por algunos dirigentes locales, que —sea en acuerdo o por fuera de lo que resuelven las listas nacionales— ven esta elección como una oportunidad para mostrar su fuerza electoral a nivel departamental. Eso les permite luego posicionarse mejor para negociar lugares en las listas o eventuales candidaturas a intendencias, a municipios o incluso a diputaciones, donde la palabra final no la tiene el Frente Amplio sino los sectores que lo componen.

    Esta situación, empero, complejiza la orgánica del Frente Amplio, ya que formalmente no contempla a estos dirigentes ni tampoco a esta instancia electoral en su estructura. La situación, describió un experimentado dirigente frenteamplista, es "incontrolable", al punto que algunos integrantes de la orgánica del Frente se plantean la interrogante de cómo integrar estas expresiones electorales locales sin terminar transformando la organización a una similar a la de los partidos tradicionales.

    Además, dirigentes nacionales reconocen que a veces hay problemas en el ensobrado de listas. Por ejemplo, cuando una lista departamental decide ensobrar junto con una lista potente a nivel nacional: luego se generan problemas en la adjudicación de los votos. "Terminás sin saber si son votos de ellos o si obtuvieron esos votos porque la persona quiso votar a la lista nacional", ilustró un dirigente.

    Perfilamientos locales

    Una de las situaciones más claras de perfilamiento local ocurrió en Rocha. La lista 12, llamada Corriente para la Unidad Rochense, salió segunda a nivel departamental en el Frente y consiguió 1.810 votos, solo por detrás de la 1609, del MPP. La nómina estaba encabezada por Flavia Coelho, quien fue suplente del exintendente Aníbal Pereyra y también expresidente de la mesa departamental del Frente Amplio en Rocha, tras ser electa en las elecciones internas de 2021. Coelho se fue del Partido Socialista en 2023 y en marzo de este año renunció a su cargo en la departamental frenteamplista para encabezar la lista en las internas.

    En Lavalleja, la lista 273, del sector Ser Lavalleja, salió cuarta en la elección departamental, con 478 votos. Su cabeza de lista, Yliana Zeballos, dijo a Búsqueda que el sector no mostró un apoyo expreso a ninguno de los precandidatos frentistas como "signo de unidad".

    Menos exitoso electoralmente fue lo hecho por la lista 66 en Artigas, donde la agrupación departamental Por Más Izquierda construyó un sublema común con el Espacio Socialdemócrata Amplio, pero solo logró conseguir 122 votos (aunque superó a la lista convencional que presentó este sector nacional).

    Una situación distinta ocurrió en Salto, el único departamento en el que los votos a la Convención Departamental del Frente Amplio superaron a los de la Convención Nacional. La explicación es que en ese departamento, gobernado por el exprecandidato Andrés Lima, hubo una competencia interna dentro de su sector por la "herencia política" del intendente.

    Así, varios dirigentes locales afines a Lima o jerarcas de la intendencia abrieron listas propias y compitieron en una puja interna que hizo que esta contienda, con 28 listas bajo el sublema de Lima, tuviera incluso más votos (9.725) que los obtenidos por la precandidatura del intendente en el departamento (8.489). La lista con más votos terminó siendo la del coordinador de la Oficina de Juventud de la intendencia, Eduardo Varela Minutti, con 1.910 votos. El segundo lugar lo ocupó la lista 70, encabezada por el director del Departamento de Servicios Públicos de la comuna, Mario Furtado.

    El miércoles 10, el diario local Cambio informó que el actual diputado del Frente Amplio por ese departamento, Álvaro Lima (hermano de Andrés Lima), sería nuevamente candidato a renovar la banca por el Encuentro Federal Artiguista, con Varela Minutti como primer suplente. En mayo, el intendente Lima había dicho en entrevista con Búsqueda que los posibles candidatos a diputados debían tener "respaldo popular" y que un candidato a diputado es a la vez "un candidato natural" a la intendencia.

    En Flores, la lista 810 fue la segunda departamental más votada del Frente Amplio, solo por debajo del MPP. Con 410 votos, se trata del espacio político del actual diputado Federico Ruiz, quien es además coordinador del Espacio Democrático Avanzado, un grupo de alianzas liderado por el Partido Comunista con sectores que respaldaron la precandidatura de Carolina Cosse. En este caso, la lista departamental de Ruiz ya tenía un acuerdo político con sus socios y no causó sorpresas a nivel nacional.

    Otro que marcó votos con su propia lista a nivel departamental fue el exintendente de Maldonado Óscar de los Santos. El dirigente postuló su propia lista, la 2031, que con 2.400 votos fue la segunda más votada en su departamento, solo por detrás del MPP. Pese a que De los Santos había manifestado afinidad por la precandidatura de Cosse en la contienda interna, su lista recibió el apoyo expreso de los sectores que componen Convocatoria Seregnista Progresistas y que respaldaban la precandidatura de Yamandú Orsi (Asamblea Uruguay, Fuerza Renovadora y Partido Demócrata Cristiano).

    En Río Negro, el sector Frente Río Negro apoyó al bloque Progresistas a nivel nacional, de Álvaro García y Christian di Candia, pero a nivel departamental presentó su propia lista, la 2150998908. Ambas listas tenían a la actual diputada Sylvia Ibarguren y a su antecesor en la banca, Constante Mendiondo, como integrantes, pero mientras la departamental sacó 714 votos, la misma nómina a nivel nacional apenas consiguió 289. La lista departamental incluso tuvo el respaldo de Asamblea Uruguay, del Partido Demócrata Cristiano y de sectores que no estaban encuadrados en la precandidatura de Orsi, como el Nuevo Espacio.

    En tanto, un acuerdo entre sectores hizo que en Treinta y Tres la lista departamental más respaldada, con 849 votos, fuera encabezada por el actual diputado Nino Medina, de Asamblea Uruguay, y cerrada por el exdiputado Sergio Mier, exintegrante de la Liga Federal Frenteamplista y actualmente dirigente de La Patriada. La lista nacional que presentó este último sector en el departamento también fue la más votada en el Frente Amplio, con 919 votos.

    En general, los departamentos que tuvieron un mayor perfil en sus listas departamentales propias fueron los que más votos marcaron en esa contienda. Mientras que en Montevideo, donde los perfilamientos locales suelen estar alineados con la política a nivel nacional, la participación de los votantes en la elección de la Convención Departamental apenas rondó el 75,2% de los votos que recibieron las listas a nivel nacional, en otros departamentos, como Salto (102%), Flores (92%), Rivera (92%) o Treinta y Tres (90%), la competencia local tuvo mucho más adhesión.