Áreas científico-tecnológicas no tienen suficiente “relevancia” en la agenda educativa; MEC reconoce que hay un “problema”

escriben Federica Chiarino y Juan Pablo Mosteiro 

La sigla STEM empezó a hacerse conocida en el mundo en la década de los 90. En Estados Unidos se usaba para envolver en un solo concepto a la ciencia (science, en inglés), tecnología (technology), ingeniería (engineering) y matemáticas (maths). Pero pasó más de una década para que ese país empezara a incluir a STEM como elemento fundamental dentro de sus programas educativos y se hiciera referencia a ella a nivel de políticas de Estado.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.