Baja del combustible despierta desconfianza y “llega tarde” para el sector arrocero, el que consume más gasoil del agro

REDACCIÓN  
5 minutos Comentar

“¡El sistema funciona!”, apareció escrito en la diapositiva del Ministerio de Industria, Energía y Minería al respecto de la evolución del Precio de Venta al Público (PVP) de los combustibles en relación con el Precio de Paridad de Importación (PPI) a surtidor. Durante la conferencia de prensa en la que se mostró esa imagen, llevada a cabo el martes 29 de diciembre, se anunció la baja de gasoil y nafta para el comienzo del año. El evento contó con la presencia del ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, y de la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche. Paganini expuso las razones detrás de la baja y convino que “durante la crisis energética” mundial “el aumento internacional fue fuerte”, pero se pudo “contener”.

Con respecto a la noticia de la baja de los combustibles, el presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA), Alfredo Lago, afirmó a Búsqueda que es “bienvenida”, pero “llega tarde”. Según Lago, “el 65% del combustible que se gasta” —en una zafra que va desde julio de un año hasta julio del siguiente— se consume en el “segundo semestre del año”, por lo que los gastos “mayores” de gasoil y nafta ya fueron “consumidos” en los meses de octubre y noviembre.

En base a lo analizado por la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa) y publicado en su anuario edición 2022, el sector arrocero es el que más consume gasoil dentro de todo el sector agropecuario. Según la Opypa, la producción de arroz tiene un coeficiente técnico de consumo de gasoil elevado —190.6, calculado en base a litros de gasoil por hectárea—. A pesar de esto, otros sectores que tienen coeficientes altos, como las hortalizas, “no son representativos en el consumo nacional”, remarcó la Opypa.

La Opypa aseguró además que los sectores agropecuario, minero y pesquero constituyen el 4% del consumo total de la matriz energética de Uruguay. La actividad agropecuaria, en especial, es la que genera mayor consumo (85%). Por otra parte, el gasoil es la fuente energética más usada en todo el sector; representa el 66% del consumo total agropecuario. En segundo y tercer lugar le siguen la electricidad (15%) y la leña (10%). Esta última fuente de energía fue sustituyendo el uso de gas licuado de petróleo desde 2019.

Los sectores agropecuarios que más utilizan gasoil son la producción de arroz, de soja, de fruta y de leche. Conforme a la información presentada por la Oficina de Estadísticas Agropecuarias (Diea) en su Anuario estadístico agropecuario 2022, en 2021 el sector arrocero necesitó 873 kilogramos de producto para adquirir 200 litros de gasoil.

Sobre la importancia de los combustibles en la cadena productiva del arroz, el presidente de ACA afirmó que es casi 25%, donde “15% es de gasoil directo” y “10% de transporte”. Lago también sostuvo que el precio de los combustibles es parte “del costo logístico de cualquier producto en el país” y que la baja del gasoil y la nafta “llega tarde” porque “si uno analiza” la desenvoltura reciente del mercado del petróleo, “hace meses que baja el valor internacional”.

El presidente de la asociación criticó, por otra parte, los cálculos del PPI realizados por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea). “Estamos utilizando una fórmula que sale de la LUC (Ley N° 19.889, de Urgente Consideración). Es un invento para generarle comodidad a Ancap. El PPI se termina haciendo por la inversa. Es un cálculo teórico donde un supuesto importador agarra el teléfono y consulta cuánto vale el combustible refinado. Es tan irreal que no da certezas y mucho menos seguridad”, señaló.

Lago agregó que lo que habría que saber es “cuánto ingresó a Ancap y cuánto le costó el proceso” porque “todo lo otro es novela”.

Frutas

La fruticultura ocupa el tercer lugar, luego del arroz y la soja, dentro de las actividades agropecuarias que más gasoil consumen. El sector frutícola en Uruguay presenta un coeficiente técnico de consumo de gasoil —660.6, litros de gasoil por hectárea— más elevado que el arroz y la soja, pero estos últimos se posicionan más arriba debido a su “extensión sobre el territorio nacional” y no por su consumo por hectárea, aclaró la Opypa. El cálculo del coeficiente de la producción de frutas toma en cuenta “viñedos, cítricos, frutales de hoja caduca y olivos”.

Según Grisel Moizo, presidenta de la Confederación Granjera del Uruguay (CGU) y empresaria de Domingo Moizo, para el sector la baja del gasoil es “bienvenida” porque se encuentran “con rentabilidades muy bajas y cualquier ayuda viene bien”.

Moizo aclaró que el gasoil es solo el “4% o 6%” del total de gastos, pero que depende del tamaño de la producción y el tipo de maquinaria que se utilice. Dentro de la estructura de costos de la fruticultura, el gasoil es el tercer gasto más importante, luego de la mano de obra y los agroquímicos.

En este período del año el principal uso de gasoil en la producción de frutas está relegado a la cosecha —que aún no ha comenzado—, afirmó la presidenta de la CGU.

Campo
2023-01-04T16:33:00