• Cotizaciones
    viernes 12 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Cabildo Abierto reaviva discurso sobre seguridad y Manini busca sumar a sus asesores a la Policía

    El líder cabildante le propuso al ministro Heber que comisarios retirados de su confianza asuman tareas de responsabilidad

    La primera reunión fue con Jorge Larrañaga, apenas meses después de que el líder nacionalista asumiera como ministro del Interior. Aunque la gestión del gobierno en seguridad pública daba sus primeros pasos, Guido Manini Ríos le planteó a Larrañaga que tenía “muchas diferencias” respecto a la conducción de esa política. Le dejó un documento con una serie de ideas de Cabildo Abierto para “mejorar en serio” en la materia y algunos nombres de integrantes de su partido para ocupar cargos en el ministerio y en la Policía Nacional. “Hemos propuesto gente nuestra para determinados lugares y eso no ha sido tenido en cuenta hasta ahora. Pero vamos a insistir”, dijo Manini Ríos en junio de 2020 durante una charla partidaria transmitida por Zoom.

    Cumplió su palabra más de un año después, cuando Luis Alberto Heber pasó al frente de Interior, tras el fallecimiento de Larrañaga. Manini Ríos le entregó a Heber el documento de Cabildo Abierto, mostró disposición a ayudar, pese a que señaló lentitud en las acciones, y también insistió con una pequeña lista de asesores de su confianza que creía idóneos para ocupar puestos de jerarquía ministerial y policial. Pero entonces tampoco tuvo suerte.

    Ahora, con el número de los homicidios en aumento y la seguridad como punto débil de la administración Luis Lacalle Pou, Manini Ríos reavivó sus críticas al gobierno por considerar que los resultados en esta materia “no están siendo halagüeños”, afirmó la semana pasada en Informativo Sarandí. En la entrevista, el senador dijo desconocer el plan del gobierno y reiteró cuestionamientos como la falta de personal en las comisarías que en campaña electoral prometió reforzar con un “cuerpo de serenazgo” integrado por funcionarios policiales y militares.

    El jueves 1°, Heber volvió a recibirlo para explicarle, junto con sus colaboradores, las medidas de su cartera ante el aumento de asesinatos; entre otras, enumeró: más efectivos y turnos de patrullaje, redespliegue de las fuerzas policiales en función de inteligencia y datos de investigaciones.

    Participantes de ese encuentro dijeron a Búsqueda que Manini Ríos avaló la estrategia oficial, apoyó la actuación de la Policía en lo que es la prevención y combate del delito, y dijo irse conforme con las explicaciones ministeriales. Pero, más allá de coincidencias en ciertas acciones de seguridad pública encaminadas por Heber, lo que el líder cabildante quiere es que personal de su máxima confianza pase a integrar la Policía.

    El Oso y el Gallego

    Dos nombres que propuso Manini Ríos a Heber son los de los comisarios retirados Jorge Gómez Arbiza y Gustavo Sánchez Paleo, quienes migraron de filas del Partido Nacional a Cabildo en las pasadas elecciones y se convirtieron en voces expertas y autorizadas en materia de seguridad como la del coronel retirado del Ejército Antonio Romanelli.

    Según confirmaron a Búsqueda fuentes cabildantes, básicamente lo que Manini quiere es “llevar al ministerio a su gente”, entre ellos a varios comisarios retirados de la fuerza hace más de una década.

    Gómez Arbiza y Sánchez Paleo, apodados el Oso y el Gallego, respectivamente, son considerados en la interna policial como “dos veteranos” comisarios retirados. Sus salidas durante los gobiernos del Frente Amplio lleva a que tengan una óptica “algo desactualizada” respecto a la seguridad, porque fueron “formados en otra época”, evaluaron diversas fuentes.

    El inspector mayor retirado Sánchez Paleo, el Gallego, es un hombre conocido en la interna como perteneciente al grupo de “los nostálgicos”. Tiene 66 años y cumplió funciones en dependencias de la Jefatura de Policía de Montevideo, en Canelones y también fue funcionario de cárceles. Perteneció a la Lista 404 del Partido Nacional y luego se sumó a filas cabildantes.

    Uno de los enfoques principales de los asesores de seguridad de Cabildo Abierto es el reforzamiento de las comisarías, algo que fue dejado de lado en las administraciones del Frente Amplio en favor de policías en acción permanente en la vía pública. “Hay que llevar a la Policía cerca del vecino, las comisarías han sido vaciadas. Con suerte, en ciertos lugares se encuentran uno o dos policías que lo máximo que pueden hacer es anotar una denuncia”, dijo Manini Ríos en julio, entrevistado por el programa El ojo blindado del Canal 8 de Durazno. Lamentó que se haya neutralizado la eficacia “del policía de barrio que sabe quién es el malandra, el ratero”, y, aunque valoró que el gobierno multicolor haya inaugurado seccionales y destacamentos cerrados años atrás, no lo hizo con la agilidad requerida.

    Unos días antes el semanario La Mañana, afín a Cabildo, consultó a Gómez Arbiza por otra de las propuestas policiales de Cabildo Abierto: la reforma del sistema de ascensos en el Ministerio del Interior para que el personal superior ascienda por antigüedad calificada como primer ítem y el concurso de oposición y méritos como segunda opción, destinada a “dignificar la carrera”.

    Por su parte, Romanelli es de la idea de ejecutar una “fuerte reorganización” del Ministerio del Interior para que los jefes de Policía sean oficiales de carrera y que toda la estructura ministerial recupere la verticalidad. Además, alienta la creación de una guardia de seguridad integrada por civiles, retirados policiales y militares, entre otras medidas.

    Información Nacional
    2022-09-07T22:48:00